Crecer en el Amor y en la Fe

El Evangelio de Hoy san Juan 1, 29-34
Crecer en el Amor y en la Fe
Testimoniar nuestra fe en Cristo, Hijo de Dios.
Del santo Evangelio según san Juan 1, 29-34

En aquel tiempo, vio Juan el Bautista a Jesús, que venía hacia él, y exclamó: «Éste es el Cordero de Dios, el que quita el pecado del mundo. Éste es aquel de quien yo he dicho: «El que viene después de mí, tiene precedencia sobre mí, porque ya existía antes que yo». Yo no lo conocía, pero he venido a bautizar con agua, para que él sea dado a conocer a Israel».

Entonces Juan dio este testimonio: «Vi al Espíritu descender del cielo en forma de paloma y posarse sobre él. Yo no lo conocía, pero el que me envió a bautizar con agua me dijo: «Aquel sobre quien veas que baja y se posa el Espíritu Santo, ése es el que ha de bautizar con el Espíritu Santo». Pues bien, yo lo vi y doy testimonio de que éste es el Hijo de Dios».

Palabra del Señor.

Oración
Ayúdame, Señor, a crecer en el amor y en la fe en Ti. Te ofrezco esta oración con la absoluta confianza en que tu providencia infinita la hará agradable a tus ojos.

Petición
Jesús, no dejes que nada me distraiga y ayúdame a no convertir mi oración en un monólogo egoísta.

Meditación El Evangelio de Hoy san Juan 1, 29-34
Crecer en el Amor y en la Fe
Testimoniar nuestra fe en Cristo, Hijo de Dios.

«El amor de Dios es más fuerte que la muerte, que el perdón de Dios es más fuerte que todo pecado, y que vale la pena emplear la propia vida, hasta el final, para dar testimonio de este gran regalo.

La fe cristiana cree esto: que Jesús es el Hijo de Dios que vino a dar su vida para abrir a todos el camino del amor. Por lo tanto tiene razón, querido doctor Scalfari , cuando ve en la encarnación del Hijo de Dios la piedra angular de la fe cristiana. Tertuliano escribía: “caro cardo salutis”, la carne (de Cristo) es la base de la salvación. Porque la encarnación, es decir, el hecho de que el Hijo de Dios haya venido en nuestra carne y haya compartido alegrías y tristezas, triunfos y derrotas de nuestra existencia, hasta el grito de la cruz, experimentando todo en el amor y en la fidelidad al Abbà, testimonia el increíble amor que Dios tiene respecto a cada hombre, el valor inestimable que le reconoce.

Cada uno de nosotros, por lo tanto, está llamado a hacer suya la mirada y la elección del amor de Jesús, para entrar en su manera de ser, de pensar y de actuar» (S.S. Francisco, carta del papa al director del diario ´La Repubblica´, 11 de septiembre de 2013).

Diálogo
«La santidad no es un estado, sino una vida; algo dinámico, que crece y se desarrolla»

Propósito
Hoy, voy a hablar con alguien acerca del amor de Dios, y de cómo el hecho de experimentarlo me anima a vivir mi vida cristiana con ilusión y compromiso.

El Evangelio de Hoy san Juan 1, 29-34
Crecer en el Amor y en la Fe
Testimoniar nuestra fe en Cristo, Hijo de Dios.
Del santo Evangelio según san Juan 1, 29-34

Reply