Cristo es la respuesta

 

Ante la sed y el hambre de trascendencia, Cristo es la respuesta.
El Evangelio de Hoy
Sabado 05 de Enero de 2013
santo Evangelio según san Juan 1, 43-51

En aquel tiempo, determinó Jesús ir a Galilea, y encontrándose a Felipe, le dijo: “Sígueme”. Felipe era de Betsaida, la tierra de Andrés y de Pedro.

Felipe se encontró con Natanael y le dijo: “Hemos encontrado a aquel de quien escribió Moisés en la ley y también los profetas. Es Jesús de Nazaret, el hijo de José”. Natanael replicó: “puede salir de Nazaret algo bueno?” Felipe le contestó: “Ven y lo verás”.

Cuando Jesús vio que Natanael se acercaba, dijo: “Este es un verdadero israelita en el que no hay doblez”. Natanael le preguntó: “¿dónde me conoces?” Jesús le respondió: “Antes de que Felipe te llamara, te vi cuando estabas debajo de la higuera”. Respondió Natanael: “Maestro, tú eres el Hijo de Dios, tú eres el rey de Israel”. Jesús le contestó: “Tú crees, porque te he dicho que te vi debajo de la higuera. Mayores cosas has de ver”. Después añadió: “Yo les aseguro que verán el cielo abierto y a los ángeles de Dios subir y bajar sobre el Hijo del hombre”. Palabra del Señor.

Oración introductoria
Jesús, aquí estoy. Te estoy buscando. Ten misericordia de mí y ayúdame a dejar a un lado todo lo que pueda distraer mi atención. Yo creo que estás aquí ahora conmigo, que nunca estoy solo, pero sé que necesito aumentar mi fe y mi amor, a Ti y a los demás.

Petición
Santísima Madre, acompáñame en esta oración para saber ser dócil a las inspiraciones del Espíritu Santo.

Meditación de El Evangelio de Hoy
Ante la sed y el hambre de trascendencia, Cristo es la respuesta.

«Cuando llama a Natanael, Jesús se da a conocer como el nuevo y más grande Jacob:
Jacob había visto, durante una visión nocturna, cómo por encima de una piedra que utilizaba como almohada para dormir subían y bajaban los ángeles de Dios. Jesús anuncia a Natanael que sus discípulos verán el cielo abierto y a los ángeles de Dios subir y bajar sobre Él. Aquí, junto al pozo, encontramos a Jacob como el gran patriarca que, precisamente con el pozo, ha dado el agua, el elemento esencial para la vida. Pero el hombre tiene una sed mucho mayor aún, una sed que va más allá del agua del pozo, pues busca una vida que sobrepase el ámbito de lo biológico.

Volveremos a encontrar esta misma tensión inherente al ser del hombre en el capítulo dedicado al pan: Moisés ha dado el maná, pan bajado del cielo. Pero sigue siendo “pan” terrenal. El maná es una promesa: el nuevo Moisés volverá a ofrecer pan. Pero también en este caso se debe dar algo que sea más de lo que era el maná. Nuevamente aparece la tensión del hombre hacia lo infinito, hacia otro “pan”, que sea verdaderamente “pan del cielo”. De este modo, la promesa del agua nueva y del nuevo pan se corresponden. Corresponden a esa otra dimensión de la vida que el hombre desea ardientemente de manera ineludible» (Ratzinger Joseph, Benedicto XVI, Jesús de Nazaret, primer parte, p. 98).

Reflexión apostólica
«honrar de manera especial al Inmaculado Corazón de María los primeros sábados de mes, rezando el rosario con particular fervor. La contemplación de los misterios de la vida del Señor, a través de los ojos y del corazón de su Madre, anima a todos los miembros del Movimiento a cumplir sus deberes ordinarios, también con sentido de reparación y de desagravio por los pecados de los hombres, y a seguir el ejemplo de María en su colaboración generosa en la obra de la redención»

Propósito
Prepararme espiritualmente para la celebración eucarística de mañana domingo.

Diálogo con Cristo
Señor, qué ciego y sordo se puede volver el corazón, por eso te doy gracias porque en esta oración, de la mano de tu Madre santísima, puedo encontrar el verdadero sentido que debe tener mi vida. Tengo contigo una deuda imposible de saldar. Me has dado la vida y tantas oportunidades de conocerte: el don de la fe, mi bautismo, los sacramentos, la gracia de formar parte de esta gran obra de Dios que es el Regnum Christi. Soy un privilegiado tuyo. Ayúdame a saber cómo debo corresponderte.

«Sostenido en y por la fe, ayuda a tus hermanos, confírmalos también a ellos en la fe»

Ante la sed y el hambre de trascendencia, Cristo es la respuesta.
El Evangelio de Hoy
Sabado 05 de Enero de 2013
santo Evangelio según san Juan 1, 43-51

Reply