Desde un principio los hizo hombre y mujer

El Evanglio de Hoy
Viernes 16 de Agosto de 2013
Desde un principio los hizo hombre y mujer
Santo Evangelio según san Mateo 19, 3-12

mas reflexiones del matrimonio CLICK

En aquel tiempo, se acercaron a Jesús unos fariseos y, para ponerle una trampa, le preguntaron: «¿Le está permitido al hombre divorciarse de su esposa por cualquier motivo?».

Jesús les respondió: «¿No han leído que el Creador, desde un principio ‘los hizo hombre y mujer,’ y dijo: “Por eso el hombre dejará a su padre y a su madre, para unirse a su mujer, y serán los dos una sola cosa?” De modo que ya no son dos, sino una sola cosa. Así pues, lo que Dios ha unido, que no lo separe el hombre».

Pero ellos replicaron: «Entonces ¿por qué ordenó Moisés que el esposo le diera a la mujer un acta de separación, cuando se divorcia de ella?»

Jesús les contestó: «Por la dureza de su corazón, Moisés les permitió divorciarse de sus esposas; pero al principio no fue así. Y yo les declaro que quienquiera que se divorcie de su esposa, salvo el caso de que vivan en unión ilegítima, y se case con otra, comete adulterio; y el que se case con la divorciada, también comete adulterio».

Entonces le dijeron sus discípulos: «Si ésa es la situación del hombre con respecto a su mujer, no conviene casarse». Pero Jesús les dijo: «No todos comprenden esta enseñanza, sino sólo aquellos a quienes se les ha concedido. Pues hay hombres que, desde su nacimiento, son incapaces para el matrimonio; otros han sido mutilados por los hombres, y hay otros que han renunciado al matrimonio por el Reino de los cielos. Que lo comprenda aquel que pueda comprenderlo».

Oración
Señor, permite que te encuentre en esta oración; enséñame a comprender tu ley del amor para abrazarla con fe, confianza y humildad.

Petición
Padre bueno, lléname de tu gracia para que pueda cumplir con tus mandamientos, camino seguro de salvación.

Meditación El Evangelio de Hoy
Desde un principio los hizo hombre y mujer

«Con todo, mientras la Iglesia compara la familia humana con la vida de la Santísima Trinidad —primera unidad de vida en la pluralidad de las personas— y no se cansa de enseñar que la familia tiene su fundamento en el matrimonio y en el plan de Dios, la conciencia generalizada en el mundo secularizado vive en la incertidumbre más profunda a ese respecto, especialmente desde que las sociedades occidentales legalizaron el divorcio. El único fundamento reconocido parece ser el sentimiento o la subjetividad individual que se expresa en la voluntad de convivir. En esta situación disminuye el número de matrimonios, porque nadie compromete su vida sobre una premisa tan frágil e inconstante, crecen las uniones de hecho y aumentan los divorcios. Con esta fragilidad se consuma el drama de muchos niños privados del apoyo de los padres, víctimas del malestar y del abandono, y se dif(Benedicto XVI, 25 de septiembre de 2009).unde el desorden social»

Reflexión
«El pecado de la soberbia, por ser contrario a la verdad y a la justicia, introduce una honda separación entre el hombre y Dios. Según una infalible ley de su beneplácito, Dios excluye a los soberbios y se revela a los humildes. La persona soberbia no puede ser amiga de Dios ni unirse a Él. Dios y el alma soberbia están separados, como el agua y el aceite, como el día y la noche»

Diálogo
Jesús, gracias por este tiempo de oración. Humildemente te suplico irradies sobre mí la luz de la fe para confiar plenamente en que tu gracia es lo único que necesito para seguir el camino que me señalas. Quiero estar siempre abierto a la experiencia transformante de tu amor.

Propósito
Hoy me voy a olvidar de mí mismo para crear un ambiente propicio para que estén alegres los que me rodean.

«Ya sabemos que hoy abundan los ejemplos contrarios. Matrimonios deshechos a los pocos años, rupturas, separación, divorcio. Pero el matrimonio cristiano requiere fidelidad mutua, fidelidad que sólo se entiende desde la perspectiva del amor»

El Evanglio de Hoy
Viernes 16 de Agosto de 2013
Desde un principio los hizo hombre y mujer
Santo Evangelio según san Mateo 19, 3-12

Reply