Devociones y Promesas, crecimiento espiritual

El Evangelio de Hoy
Sabado 08 de Junio de 2013
Devociones y Promesas, crecimiento espiritual
Evangelio según san Lucas 2, 41-51

Los padres de Jesús solían ir cada año a Jerusalén para las festividades de la Pascua. Cuando el niño cumplió doce años, fueron a la fiesta, según la costumbre. Pasados aquellos días, se volvieron; pero el niño Jesús se quedó en Jerusalén, sin que sus padres lo supieran. Creyendo que iba en la caravana, hicieron un día de camino; entonces lo buscaron, y al no encontrarlo, regresaron a Jerusalén en su busca.

Al tercer día lo encontraron en el templo, sentado en medio de los doctores, escuchándolos y haciéndoles preguntas. Todos los que lo oían se admiraban de su inteligencia y de sus respuestas. Al verlo, sus padres se quedaron atónitos y su Madre le dijo: «Hijo mío, ¿por qué te has portado así con nosotros? Tu padre y Yo te hemos estado buscando llenos de angustia». Él les respondió: «¿Por qué me andaban buscando? ¿No saben que debo ocuparme de las cosas de mi Padre?». Ellos no entendieron la respuesta que les dio. Entonces volvió con ellos a Nazaret y siguió sujeto a su autoridad. Su Madre conservaba en su corazón todas aquellas cosas.

Oración
Señor, ante la angustia por los hechos tristes que se suceden en el mundo, ante mi perplejidad por lo que permites que suceda y yo no acabo de entender, es un gran gozo que me concedas hoy la gracia de poder contar con este tiempo para mi oración. Sé que Tú me estás esperando para enternecer mi corazón, para darme luz y fuerza para continuar con fe, aunque no comprenda muchas cosas mi camino hacia la santidad.

Petición
María, intercede ante Dios por mí, para que aumente mi fe.

Meditación de El Evangelio de Hoy
Devociones y Promesas, crecimiento espiritual

«En la oración, Jesús vive un ininterrumpido contacto con el Padre para realizar hasta el final el proyecto de amor para los hombres. Sobre el trasfondo de esta extraordinaria oración, está la entera existencia de Jesús vivida en una familia profundamente ligada con la tradición religiosa del pueblo de Israel. Lo demuestran las referencias que encontramos en los Evangelios: su circuncisión y la presentación en el templo, así como la educación y la formación en Nazareth, en la Santa Casa. Se trata de “casi treinta años”, un largo tiempo de vida escondida, aunque con experiencias de participación en momentos de expresión religiosa comunitaria, como las peregrinaciones a Jerusalén. Narrándonos el episodio de Jesús que, a los doce años de edad, va al templo y se sienta a enseñar a los maestros, el evangelista Lucas deja entrever que Jesús, quien reza después del bautismo del Jordán, tiene una larga costumbre de oración íntima con Dios Padre, radicada en las tradiciones, en el estilo de vida de su familia, en las experiencias decisivas vividas en ella. La repuesta del niño de doce años a José y a María indica ya esta filiación divina, que la voz celestial manifiesta después del bautismo: “¿Por qué me buscabais? ¿No sabíais que yo debo ocuparme de los asuntos de mi Padre?”»

Reflexión
«Ningún cristiano puede sentirse solo, desamparado o abandonado; María le acompaña y le anima con su aliento y su calor de madre. A Ella acude en los momentos de peligro; Ella le conforta ante las dificultades; y le anima con la sencillez y sublimidad de su testimonio. Ella le asiste siempre con su poderosa intercesión» (

Diálogo
Jesús, ayúdame a vivir siempre cerca de tu Madre María y que en mi familia crezca la devoción por Ella. Permite que podamos experimentar en primera persona la fuerza y el aliento que da su presencia en la vida de una familia. Ella es forjadora de grandes discípulos misioneros, contemplativos y orantes, por eso es la Reina de los apóstoles y de las familias.

Propósito
Hoy, o el próximo sábado, organizar una peregrinación familiar a un santuario mariano.

«Nadie mejor que ustedes puede enseñar a sus hijos a conversar con Cristo y su Madre Santísima. Cuando les enseñan las primeras oraciones, rezando junto a ellos; cuando les ayudan a hablar con Dios con la espontaneidad con que se habla con un Padre o un Amigo… están realizando la más fecunda catequización»

El Evangelio de Hoy
Sabado 08 de Junio de 2013
Devociones y Promesas, crecimiento espiritual
Evangelio según san Lucas 2, 41-51

2 Comments

  1. Iliana E Castro Responder
    • admin Responder

Reply

Responder a Iliana E Castro Cancelar respuesta