Dios dejó

Dios dejó una semilla
en el alma del hombre,
a ver cómo la cultiva…
hasta dónde crecen sus raíces…
qué clase de flores tienen…
¡y qué clase de frutos llevan sus cosechas!

Pero también le dejó fracasos…
a ver cómo los sufre.
Debilidades y tentaciones…
a ver como las supera.

Pasiones fuertes…
para ver cómo las contiene.
Y una fiera para ver…
cómo la somete,
cómo la amansa,
¡y cómo la doma!

Luego en el hombro dejó una cruz…
¡A ver cómo se salva!

(Autora: Zenaida Bacardí de Argamasilla)

Reply