DIOS NUNCA DESAMPARA A LOS QUE CONFIAN EN EL.

Deja de preocuparte por tus necesidades y problemas y camina hacia adelante que Dios tienes cosas grandes y maravillosas que no conoces, en tu siguiente paso.
Deposita tu esperanza en Dios aunque pierdas la salud, el dinero, el trabajo o se afecten tus relaciones más importantes, tu familia o el futuro.
¡Esperar en el Señor es lo único que te sostiene cuando todo falla!
Porque te angustias, tu futuro en Dios está garantizado. El tiempo del sufrimiento ya pasó, ahora es el momento de disfrutar del mar de bendiciones que el Señor ha preparado para ti.
El Padre sabe de tus tristezas y fracasos y quiere levantarte porque El se regocija en restaurar al afligido, en estar cerca del corazón quebrantado y en salvar a los de contrito corazón.
Recuerda que los justos pueden experimentar incontables aflicciones; empero, Dios los libra de todas ellas con el poder de su fuerza.
Tienes que marcar en tu corazón el pensamiento inequívoco de que no importa el tamaño de las pruebas y tribulaciones que enfrentes, Dios siempre tiene el poder para restaurarte.
Aférrate a la Palabra de Dios, ella es suficientemente poderosa para darte esperanza y liberación en medio de los a veces incontables días de angustia.
Con el Poder de la Palabra de Dios, enfrentarás con una fuerza sobrenatural a aquellos enemigos que batallan contra ti para destruirte.
Cuando la angustia y la agonía inunden todo tu ser, no pierdas la esperanza, aférrate a las promesas de Dios, ¡Dios nunca desampara a los que confían en El!
“Bienaventurado aquel cuyo ayudador es el Dios de Jacob, cuya esperanza está en el Señor, su Dios”. (Salmo 146,5).
Cuando tu cuerpo y tu alma parezcan no tener fuerzas para enfrentar los problemas diarios, cuando las decepciones y el desánimo empañen los cristales de tus sueños, eleva tu mirada hacia los cielos y recuerda que Dios es tu ayudador y tu esperanza en todo tiempo.
No te asustes cuando casi no puedas caminar por el dolor de los días tristes, ¡Dios llegará a tu vida con su fuerza y poder y te levantará una vez más!
Dios quiere bendecirte hoy, El quiere darle aliento a tu ser y fortalecer tu espíritu quebrantado.
¡Eres bienaventurado si tu esperanza está depositada completamente en el Dios Todopoderoso!
Quien hizo los cielos y la tierra no solo te ofrece hoy ser tu ayudador, sino también tu esperanza, cuando todo parezca perdido.
“Esforzaos todos vosotros los que esperáis en el Señor, y tome aliento o esperanza vuestro corazón”, (Salmo 31,24).
Nunca debes anclar tu esperanza en las cosas temporales de esta vida, sino en Dios quien es la roca eterna de los siglos.
No pierdas la esperanza, ¡Dios está de tu lado aunque no lo sientas!
Dios te bendiga

Reply