El Evangelio de Hoy san Lucas 10, 13-16

El Evangelio de Hoy san Lucas 10, 13-16
Dios nos invita a todos a creeer, porque Dios nos ama
Santo Evangelio según san Lucas 10, 13-16

En aquel tiempo, Jesús dijo: «¡Ay de ti, ciudad de Corozaín! ¡Ay de ti, ciudad de Betsaida! Porque si en las ciudades de Tiro y de Sidón se hubieran realizado los prodigios que se han hecho en ustedes, hace mucho tiempo que hubieran hecho penitencia, cubiertas de sayal y de ceniza. Por eso el día del juicio será menos severo para Tiro y Sidón que para ustedes. Y tú, Cafarnaúm, “¿crees que serás encumbrada hasta el cielo? No. Serás precipitada en el abismo”».

Luego, Jesús dijo a sus discípulos: «El que los escucha a ustedes, a mí me escucha; el que los rechaza a ustedes, a mí me rechaza y el que me rechaza a mí, rechaza al que me ha enviado». Palabra del Señor.

Oración
Dame, Señor, ese espíritu de humildad y de amor a toda la creación que caracterizó la vida de san Francisco de Asís, cuyo ejemplo nos presenta la Iglesia el día de hoy. Señor, haz que busque amarte tanto como él, pues el amor a ti, sobre todas las cosas, es el único camino cierto para la auténtica felicidad.

Petición
Dios mío, hazme un instrumento de tu paz; donde haya odio o rencor, pueda yo llevar amor.

Meditación El Evangelio de Hoy san Lucas 10, 13-16
Dios nos invita a todos a creeer, porque Dios nos ama

«Les doy las gracias por haber participado tan numerosos en este momento de intensa oración. Y doy las gracias también a todos los que se han unido a nosotros a través de los medios de comunicación social, especialmente a las personas enfermas o ancianas.

No quiero añadir muchas palabras. En esta noche debe permanecer sólo una palabra, que es la Cruz misma. La Cruz de Jesús es la Palabra con la que Dios ha respondido al mal del mundo. A veces nos parece que Dios no responde al mal, que permanece en silencio. En realidad Dios ha hablado, ha respondido, y su respuesta es la Cruz de Cristo: una palabra que es amor, misericordia, perdón. Y también juicio: Dios nos juzga amándonos. Recordemos esto: Dios nos juzga amándonos. Si acojo su amor estoy salvado, si lo rechazo me condeno, no por él, sino por mí mismo, porque Dios no condena, Él sólo ama y salva.

Queridos hermanos, la palabra de la Cruz es también la respuesta de los cristianos al mal que sigue actuando en nosotros y a nuestro alrededor. Los cristianos deben responder al mal con el bien, tomando sobre sí la Cruz, como Jesús» (S.S. Francisco, 29 de marzo de 2013).

Reflexión El Evangelio de Hoy san Lucas 10, 13-16
¡Ay de ti, que has visto muchos milagros y no te has convertido! Son muy duras las palabras de Cristo contra estas dos ciudades, ciudades que nos pueden representar si no creemos en los milagros que Cristo va cumpliendo cada día de nuestra vida.

¿Qué milagros ha hecho y no he creído? Cada uno en su vida personal puede decir cuántos son los milagros que Dios ha hecho en su propia vida, pero los más comunes son la Eucaristía, la conversión de nuestros corazones, las casualidades que no tienen otro fundamento que el querer de Dios, nuestra propia vida cuando hemos estado en riesgo de morir…

Lo que nos pide Cristo en este evangelio es que reflexionemos sobre todos esos milagros, esas gracias que Dios nos va dado, para que se las agradezcamos como verdaderos hijos, que aman a su Padre. Seamos agradecidos y pidamos la gracia de ver todo lo que Dios nos ha dado.

Propósito
Rezar el Viacrucis con la intención de ofrecer a Cristo el aceptar el camino que disponga en mi vida.

El Evangelio de Hoy san Lucas 10, 13-16
Dios nos invita a todos a creeer, porque Dios nos ama
Santo Evangelio según san Lucas 10, 13-16

Reply