El Evangelio de Hoy san Lucas 10, 17-24


El Evangelio de Hoy san Lucas 10, 17-24
Dichosos los ojos que ven
Dios nos guia con su espiritu y alegria
Santo Evangelio según san Lucas 10, 17-24

En aquel tiempo, los setenta y dos discípulos regresaron llenos de alegría y le dijeron a Jesús: «Señor, hasta los demonios se nos someten en tu nombre».

Él les contestó: «Vi a Satanás caer del cielo como el rayo. A ustedes les he dado poder para aplastar serpientes y escorpiones y para vencer toda la fuerza del enemigo, y nada les podrá hacer daño. Pero no se alegren de que los demonios se les sometan. Alégrense más bien de que sus nombres están escritos en el cielo».

En aquella misma hora, Jesús se llenó de júbilo en el Espíritu Santo y exclamó: «¡Te doy gracias, Padre, Señor del cielo y de la tierra, porque has escondido estas cosas a los sabios y a los entendidos, y las has revelado a la gente sencilla! ¡Gracias, Padre, porque así te ha parecido bien! Todo me lo ha entregado mi Padre y nadie conoce quién es el Hijo, sino el Padre; ni quién es el Padre, sino el Hijo y aquél a quien el Hijo se lo quiera revelar».

Volviéndose a sus discípulos, les dijo aparte: «Dichosos los ojos que ven lo que ustedes ven. Porque Yo les digo que muchos profetas y reyes quisieron ver lo que ustedes ven y no lo vieron, y oír lo que ustedes oyen y no lo oyeron».

Palabra del Señor.

Oración
Señor, soy dichoso porque tengo la gracia de acercarme hoy a ti en mi oración. Tú lo sabes todo, sabes que creo en ti, espero confiando en tu misericordia, y, sobre todo, te amo. Quiero experimentar tu presencia, tu fuego abrazador que puede transformar mi vida y convertirme en un discípulo y misionero de tu amor.

Petición
Señor, concédeme buscar tu Reino, confiado en que todo lo demás se me dará por añadidura.

Meditación El Evangelio de Hoy san Lucas 10, 17-24
Dichosos los ojos que ven
Dios nos guia con su espiritu y alegria

«Como nos ha recordado tantas veces el Papa Benedicto XVI en sus enseñanzas, y al final con ese gesto valeroso y humilde, es Cristo quien guía a la Iglesia por medio de su Espíritu. El Espíritu Santo es el alma de la Iglesia, con su fuerza vivificadora y unificadora: de muchos, hace un solo cuerpo, el Cuerpo místico de Cristo. Nunca nos dejemos vencer por el pesimismo, por esa amargura que el diablo nos ofrece cada día; no caigamos en el pesimismo y el desánimo: tengamos la firme convicción de que, con su aliento poderoso, el Espíritu Santo da a la Iglesia el valor de perseverar y también de buscar nuevos métodos de evangelización, para llevar el Evangelio hasta los extremos confines de la tierra. La verdad cristiana es atrayente y persuasiva porque responde a la necesidad profunda de la existencia humana, al anunciar de manera convincente que Cristo es el único Salvador de todo el hombre y de todos los hombres. Este anuncio sigue siendo válido hoy, como lo fue en los comienzos del cristianismo, cuando se produjo la primera gran expansión misionera del Evangelio» (S.S. Francisco, 15 de marzo de 2013).

Diálogo
«La caridad engendra siempre alegría y paz»

Propósito
Iniciar hoy todas mis actividades invocando la ayuda del Espíritu Santo.


El Evangelio de Hoy san Lucas 10, 17-24
Dichosos los ojos que ven
Dios nos guia con su espiritu y alegria
Santo Evangelio según san Lucas 10, 17-24

One Response

  1. YOLANDA Responder

Reply