El Evangelio de Hoy san Mateo 1, 18-24

El Evangelio de Hoy san Mateo 1, 18-24
Atención constante a Dios.
Del santo Evangelio según san Mateo 1, 18-24

Cristo vino al mundo de la siguiente manera: estando María, su Madre, desposada con José, y antes de que vivieran juntos, sucedió que ella, por obra del Espíritu Santo, estaba esperando un hijo. José, su esposo, que era hombre justo, no queriendo ponerla en evidencia, pensó dejarla en secreto.

Mientras pensaba en estas cosas, un ángel del Señor le dijo en sueños: «José, hijo de David, no dudes en recibir en tu casa a María, tu esposa, porque ella ha concebido por obra del Espíritu Santo. Dará a luz un hijo y tú le pondrás el nombre de Jesús, porque Él salvará a su pueblo de sus pecados».

Todo esto sucedió para que se cumpliera lo que había dicho el Señor por boca del profeta Isaías: «He aquí que la virgen concebirá y dará a luz un hijo, a quien pondrán el nombre de Emmanuel que quiere decir Dios-con-nosotros»

Cuando José despertó de aquel sueño, hizo lo que le había mandado el ángel del Señor y recibió a su esposa.

Palabra del Señor.

Oración
Dios mío, inicio mi oración con un gran espíritu de fe, de obediencia, de aceptación, de generosidad, al igual que María y José, para dejarme llevar de tu mano, con la seguridad que me alejarás de la mentira que ofrece el mundo y me guiarás siempre hacia la verdad.

Petición
Señor, dame un espíritu generoso y obediente como el de san José, para vivir mi vocación cristiana con esa misma magnanimidad.

Meditación El Evangelio de Hoy san Mateo 1, 18-24
Atención constante a Dios.

«“José hizo lo que el ángel del Señor le había mandado, y recibió a su mujer”. Enestas palabras se encierra ya la misión que Dios confía a José, la de ser custodio. Custodio ¿de quién? De María y Jesús; pero es una custodia que se alarga luego a la Iglesia, como ha señalado el beato Juan Pablo II: “Al igual que cuidó amorosamente a María y se dedicó con gozoso empeño a la educación de Jesucristo, también custodia y protege su cuerpo místico, la Iglesia, de la que la Virgen Santa es figura y modelo”.

¿Cómo ejerce José esta custodia? Con discreción, con humildad, en silencio, pero con una presencia constante y una fidelidad y total, aun cuando no comprende. Desde su matrimonio con María hasta el episodio de Jesús en el Templo de Jerusalén a los doce años, acompaña en todo momento con esmero y amor. Está junto a María, su esposa, tanto en los momentos serenos de la vida como los difíciles» (S.S. Francisco, 19 de marzo de 2013).

Diálogo
«No olviden que en el ámbito sobrenatural hemos de actuar como si todo dependiera de nosotros; y confiar, porque todo depende de Dios»

Propósito
Hoy voy a rezar el padrenuestro más veces, con calma y atención, dejando que el Espíritu Santo me inspire y me deje ver qué es lo puedo hacer para ayudar a la extensión del Reino de Dios.

El Evangelio de Hoy san Mateo 1, 18-24
Atención constante a Dios.
Del santo Evangelio según san Mateo 1, 18-24

Reply