El Evangelio de Hoy san Mateo 24, 37-44

El Evangelio de Hoy san Mateo 24, 37-44
Corresponder al don del amor recibido.
Del santo Evangelio según san Mateo 24, 37-44

En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: «Así como sucedió en tiempos de Noé, así también sucederá cuando venga el Hijo del hombre. Antes del diluvio, la gente comía, bebía y se casaba, hasta el día en que Noé entró en el arca. Y cuando menos lo esperaban, sobrevino el diluvio y se llevó a todos. Lo mismo sucederá cuando venga el Hijo del hombre. Entonces, de dos hombres que estén en el campo, uno será llevado y el otro será dejado; de dos mujeres que estén juntas moliendo trigo, una será tomada y la otra dejada.

Velen, pues, y estén preparados, porque no saben qué día va a venir su Señor. Tengan por cierto que si un padre de familia supiera a qué hora va a venir el ladrón, estaría vigilando y no dejaría que se le metiera por un boquete en su casa. También ustedes estén preparados, porque a la hora que menos lo piensen, vendrá el Hijo del hombre».

Palabra del Señor.

Oración
Gracias, Jesus, por hacerte hombre para redimirnos. ¿Qué demostración de amor puede haber más grande que ésta? Con tu Encarnación asumiste nuestra carne, ahora quiero ofrecerte mi vida entera. Concédeme, en esta oración, nunca ser indiferente ni mal agradecido a tantos dones y permíteme alcanzar de Ti la gracia de la perseverancia final.

Petición
¡Ven, Señor, no tardes! ¡Ven que te esperamos! ¡Ven pronto, Señor!

Meditación El Evangelio de Hoy san Mateo 24, 37-44
Corresponder al don del amor recibido.

«La vida no se nos da para que la conservemos celosamente para nosotros mismos, sino que se nos da para que la donemos. Queridos jóvenes, ¡tened un ánimo grande! ¡No tengáis miedo de soñar cosas grandes!

Finalmente, una palabra sobre el pasaje del juicio final, en el que se describe la segunda venida del Señor, cuando Él juzgará a todos los seres humanos, vivos y muertos. La imagen utilizada por el evangelista es la del pastor que separa las ovejas de las cabras. A la derecha se coloca a quienes actuaron según la voluntad de Dios, socorriendo al prójimo hambriento, sediento, extranjero, desnudo, enfermo, encarcelado; mientras que a la izquierda van los que no ayudaron al prójimo. Esto nos dice que seremos juzgados por Dios según la caridad, según como lo hayamos amado en nuestros hermanos, especialmente los más débiles y necesitados» (S.S. Francisco, 24 de abril de 2013).

Diálogo
«El misterio de la Navidad nos hace entrever el grande amor que Dios tiene por el hombre y, al mismo tiempo, la fidelidad de ese Dios al plan de salvación»

Propósito
Invitar a mi familia a prepararse espiritualmente para la Navidad: con la corona de Adviento, participando en familia en la Eucaristía, etc.

El Evangelio de Hoy san Mateo 24, 37-44
Corresponder al don del amor recibido.
Del santo Evangelio según san Mateo 24, 37-44

2 Comments

  1. Albaro Rivera Responder
  2. Albaro Rivera Responder

Reply