Entrar por la puerta que es angosta

El Evangelio de hoy La puerta del cielo.
Esfuércense por entrar por la puerta que es angosta
santo Evangelio según san Lucas 13, 22-30
Domingo 25 de Agosto de 2013

En aquel tiempo, Jesús iba enseñando por ciudades y pueblos, mientras se encaminaba a Jerusalén. Alguien le preguntó: “Señor, ¿es verdad que son pocos los que se salvan?”

Jesús le respondió: “Esfuércense por entrar por la puerta, que es angosta, pues yo les aseguro que muchos tratarán de entrar y no podrán. Cuando el dueño de la casa se levante de la mesa y cierre la puerta, ustedes se quedarán afuera y se pondrán a tocar la puerta, diciendo: ‘¡Señor, ábrenos!’ Pero él les responderá: ‘No sé quiénes son ustedes’.

Entonces le dirán con insistencia: ‘Hemos comido y bebido contigo y tú has enseñado en nuestras plazas’. Pero él replicará: ‘Yo les aseguro que no sé quiénes son ustedes. Apártense de mí, todos ustedes los que hacen el mal’. Entonces llorarán ustedes y se desesperarán, cuando vean a Abraham, a Isaac, a Jacob y a todos los profetas en el Reino de Dios, y ustedes se vean echados fuera.

Vendrán muchos del oriente y del poniente, del norte y del sur, y participarán en el banquete del Reino de Dios. Pues los que ahora son los últimos, serán los primeros; y los que ahora son los primeros, serán los últimos”.

Oración
Gracias, Jesús, por regalarme este momento de oración. Dame la gracia de dejar todo lo demás a un lado, mis preocupaciones, mis pendientes… porque en este momento de oración Tú eres lo más importante. Quiero escucharte profundamente para vivir conforme a tu Evangelio, esa puerta estrecha que me puede llevar a la felicidad por toda la eternidad.

Petición
Jesús, concédeme no buscar la ley del menor esfuerzo. Quiero entrar siempre por la puerta estrecha de la abnegación y del sacrificio.

Meditación del Evangelio de Hoy
La puerta del cielo. entrar por la puerta que es angosta

«Durante su última subida a Jerusalén, uno le pregunta: “Señor, ¿serán pocos los que se salven?”. Y Jesús le responde: “Esforzaos en entrar por la puerta estrecha. Os digo que muchos intentarán entrar y no podrán”. ¿Qué significa esta “puerta estrecha”? ¿Por qué muchos no logran entrar por ella? ¿Acaso se trata de un paso reservado sólo a algunos elegidos? […] El mensaje de Cristo va precisamente en la dirección opuesta: todos pueden entrar en la vida, pero para todos la puerta es “estrecha”. No hay privilegiados. El paso a la vida eterna está abierto para todos, pero es “estrecho” porque es exigente, requiere esfuerzo, abnegación, mortificación del propio egoísmo. […] Queridos hermanos y hermanas, si también nosotros queremos pasar por la puerta estrecha, debemos esforzarnos por ser pequeños, es decir, humildes de corazón como Jesús, como María, Madre suya y nuestra. Ella fue la primera que, siguiendo a su Hijo, recorrió el camino de la cruz y fue elevada a la gloria del cielo, como recordamos hace algunos días. El pueblo cristiano la invoca como Ianua caeli, Puerta del cielo. Pidámosle que, en nuestras opciones diarias, nos guíe por el camino que conduce a la “puerta del cielo”»

Reflexión
«Lejos de significar desprecio, aversión o indiferencia hacia las realidades positivas, la abnegación libera el corazón del egoísmo, y lo purifica de las tendencias desordenadas que lo cierran al amor de Dios y de los hermanos»

Diálogo
Jesús, no es fácil ir a contracorriente al vivir los principios de tu Evangelio, pero aunque no sea fácil, sé que es el mejor camino. Ayúdame a saber confiar y a abandonarme en tu providencia para ser un instrumento dócil y eficaz en tus manos.

Propósito
Hoy voy a tomar un tiempo para orar y hacer un sacrificio por la conversión de los pecadores.

«Donde hay trabajo hay vida, hay posibilidad de santidad, hay respuesta al amor de Dios que llama a todas horas a la puerta de nuestra alma»

El Evangelio de hoy La puerta del cielo.
Esfuércense por entrar por la puerta que es angosta
santo Evangelio según san Lucas 13, 22-30
Domingo 25 de Agosto de 2013

Reply