Evangelio de hoy san Mateo 10, 17-22


El Evangelio de hoy san Mateo 10, 17-22
No te preocupes, Dios camina con nosotros.
Evangelio según san Mateo 10, 17-22

En aquel tiempo, Jesús dijo a sus apóstoles: «Cuídense de la gente, porque los llevarán a los tribunales, los azotarán en las sinagogas, los llevarán ante gobernadores y reyes por mi causa; así darán testimonio de mí ante ellos y ante los paganos. Pero, cuando los enjuicien, no se preocupen por lo que van a decir o por la forma de decirlo, porque, en ese momento se les inspirará lo que han de decir. Pues no serán ustedes los que hablen, sino el Espíritu de su Padre el que hablará por ustedes.
El hermano entregará a su hermano a la muerte, y el padre, a su hijo; los hijos se levantarán contra sus padres y los matarán; todos los odiarán a ustedes por mi causa, pero el que persevere hasta el fin se salvará».

Palabra del Señor.

 

Oración 
Comienzo esta oración lleno de esperanza y confianza porque contemplando al Niño de Belén, percibo el gran amor que me tienes. Pongo todo mi ser a tu disposición, ilumina mi oración para saber corresponder a tanto amor.

Petición
Jesús, dame la gracia de la perseverancia final, convénceme que la cruz es el único camino para llegar a ti y que todos los demás caminos son ilusorios.

Meditación Evangelio de hoy san Mateo 10, 17-22
Confianza y sumisión.
No te preocupes, Dios camina con nosotros. 

«Pensar en que Dios es amor nos hace mucho bien, porque nos enseña a amar, a darnos a los demás como Jesús se dio a nosotros, y camina con nosotros. Jesús camina con nosotros en el camino de la vida.

La Santísima Trinidad no es el producto de razonamientos humanos; es el rostro con el que Dios mismo se ha revelado, no desde lo alto de una cátedra, sino caminando con la humanidad. Es justamente Jesús quien nos ha revelado al Padre y quien nos ha prometido el Espíritu Santo.

Dios ha caminado con su pueblo en la historia del pueblo de Israel y Jesús ha caminado siempre con nosotros y nos ha prometido el Espíritu Santo que es fuego, que nos enseña todo lo que no sabemos, que dentro de nosotros nos guía, nos da buenas ideas y buenas inspiraciones. Hoy alabamos a Dios no por un particular misterio, sino por Él mismo, “por su inmensa gloria”, como dice el himno litúrgico. Le alabamos y le damos gracias porque es Amor, y porque nos llama a entrar en el abrazo de su comunión, que es la vida eterna» (S.S. Francisco, 26 de mayo de 2013).

Reflexión 
«El avemaría es la despedida que todo hijo tiene de su Madre. Se trata de la oración para pedirle a ella por la perseverancia final en la gracia de Dios y en la fe católica» 

Propósito
Hacer un sacrificio o renuncia para crecer en la virtud que más necesito.

 


Evangelio de hoy san Mateo 10, 17-22
No te preocupes, Dios camina con nosotros.
Evangelio según san Mateo 10, 17-22

Reply