Evangelio de hoy según San Lucas 12, 39-48


El Evangelio de Hoy – La espera del retorno del Señor es el tiempo de la acción.
del santo Evangelio según San Lucas 12, 39-48

Entendedlo bien: si el dueño de casa supiese a qué hora iba a venir el ladrón, no dejaría que le horadasen su casa. También vosotros estad preparados, porque en el momento que no penséis, vendrá el Hijo del hombre». Dijo Pedro: «Señor, ¿dices esta parábola para nosotros o para todos?» Respondió el Señor: «¿Quién es, pues, el administrador fiel y prudente a quien el señor pondrá al frente de su servidumbre para darles a su tiempo su ración conveniente? Dichoso aquel siervo a quien su señor, al llegar, encuentre haciéndolo así. De verdad os digo que le pondrá al frente de toda su hacienda. Pero si aquel siervo se dice en su corazón: “Mi señor tarda en venir”, y se pone a golpear a los criados y a las criadas, a comer y a beber y a emborracharse, vendrá el señor de aquel siervo el día que no espera y en el momento que no sabe, le separará y le señalará su suerte entre los infieles. «Aquel siervo que, conociendo la voluntad de su señor, no ha preparado nada ni ha obrado conforme a su voluntad, recibirá muchos azotes; el que no la conoce y hace cosas dignas de azotes, recibirá pocos; a quien se le dio mucho, se le reclamará mucho; y a quien se confió mucho, se le pedirá más.

El Evangelio de Hoy
del santo Evangelio según San Lucas 12, 39-48

Oración
Señor, gracias por enseñarme la actitud ante los sucesos del día. Nada tiene sentido sin tu amor. Sin ti, Señor, nada tiene un auténtico valor, ni las personas, ni las cosas ni los éxitos o fracasos. Tú eres mi refugio y la fuente de mi felicidad, ahora y siempre.

Petición
Espíritu Santo, dulce Huésped de mi alma, dame la gracia de ser siempre fiel a tu amor, que confíe y aproveche tus dones para amar a los demás.

Meditación del santo Evangelio según San Lucas 12, 39-48
La espera del retorno del Señor es el tiempo de la acción.

«Nosotros estamos en el tiempo de la acción—, el tiempo de hacer rendir los dones de Dios no para nosotros mismos, sino para Él, para la Iglesia, para los demás; el tiempo en el cual buscar siempre hacer que crezca el bien en el mundo. Y en particular hoy, en este período de crisis, es importante no cerrarse en uno mismo, enterrando el propio talento, las propias riquezas espirituales, intelectuales, materiales, todo lo que el Señor nos ha dado, sino abrirse, ser solidarios, estar atentos al otro. En la plaza he visto que hay muchos jóvenes: ¿es verdad esto? ¿Hay muchos jóvenes? ¿Dónde están? A vosotros, que estáis en el comienzo del camino de la vida, os pregunto: ¿habéis pensado en los talentos que Dios os ha dado? ¿Habéis pensado en cómo podéis ponerlos al servicio de los demás? ¡No enterréis los talentos! Apostad por ideales grandes, esos ideales que ensanchan el corazón, los ideales de servicio que harán fecundos vuestros talentos» (S.S. Francisco, 24 de abril de 2013).

El Evangelio de Hoy
del santo Evangelio según San Lucas 12, 39-48

Reply