Gracias por todos tus beneficios recibidos

El Evangelio de hoy san Juan 1, 1-18
gracias por todos tus beneficios recibidos
Creer a Jesús, creer en Jesús.
Del santo Evangelio según san Juan 1, 1-18

En el principio ya existía aquel que es la Palabra, y aquel que es la Palabra estaba con Dios y era Dios. Ya en el principio Él estaba con Dios. Todas las cosas vinieron a la existencia por Él y sin Él nada empezó de cuanto existe. Él era la vida, y la vida era la luz de los hombres. La luz brilla en las tinieblas y las tinieblas no la recibieron.

Hubo un hombre enviado por Dios, que se llamaba Juan. Este vino como testigo, para dar testimonio de la luz, para que todos creyeran por medio de él. Él no era la luz, sino testigo de la luz.

Aquel que es la Palabra era la luz verdadera, que ilumina a todo hombre que viene a este mundo. En el mundo estaba; el mundo había sido hecho por Él y, sin embargo, el mundo no lo conoció.

Vino a los suyos y los suyos no lo recibieron; pero a todos los que lo recibieron les concedió poder llegar a ser hijos de Dios, a los que creen en su nombre, los cuales no nacieron de la sangre, ni del deseo de la carne, ni por voluntad del hombre, sino que nacieron de Dios.

Y aquel que es la Palabra se hizo hombre y habitó entre nosotros. Hemos visto su gloria, gloria que le corresponde como a Unigénito del Padre, lleno de gracía y de verdad.

Juan el Bautista dio testimonio de Él, clamando: «A éste me refería cuando dije: “E1 que viene después de mí, tiene precedencia sobre mí, porque ya existía antes que yo”».

De su plenitud hemos, recibido todos gracia sobre gracia. Porque la ley fue dada por medio de Moisés, mientras que la gracia y la verdad vinieron por Jesucristo. A Dios nadie lo ha visto jamás. El Hijo unigénito, que está en el seno del Padre, es quien lo ha revelado.

Palabra del Señor.

Oración
Padre bueno, qué alegría terminar el año tratando con quien sé que me ama, a pesar de mis fallas y mezquindades. Quiero dejar a un lado toda distracción para, humildemente, suplicarte que me enseñes el camino que me lleve a olvidarme más de mí mismo y lanzarme a la aventura de la santidad.

Petición
Jesús, en este último día del año no quiero pedirte nada, más bien quiero darte las gracias por todos tus beneficios recibidos; sé que todo lo que soy y todo lo que tengo es un don tuyo, ¡gracias!

Meditación El Evangelio de hoy san Juan 1, 1-18
gracias por todos tus beneficios recibidos
Creer a Jesús, creer en Jesús.

«En muchos ámbitos de la vida confiamos en otras personas que conocen las cosas mejor que nosotros. Tenemos confianza en el arquitecto que nos construye la casa, en el farmacéutico que nos da la medicina para curarnos, en el abogado que nos defiende en el tribunal.

Tenemos necesidad también de alguien que sea fiable y experto en las cosas de Dios. Jesús, su Hijo, se presenta como aquel que nos explica a Dios. La vida de Cristo —su modo de conocer al Padre, de vivir totalmente en relación con él— abre un espacio nuevo a la experiencia humana, en el que podemos entrar.

La importancia de la relación personal con Jesús mediante la fe queda reflejada en los diversos usos que hace san Juan del verbo “creer”. Junto a “creer que” es verdad lo que Jesús nos dice, san Juan usa también las locuciones “creer a” Jesús y “creer en” Jesús. “Creemos a” Jesús cuando aceptamos su Palabra, su testimonio, porque él es veraz. “Creemos en” Jesús cuando lo acogemos personalmente en nuestra vida y nos confiamos a él, uniéndonos a él mediante el amor y siguiéndolo a lo largo del camino» (S.S. Francisco, encíclica Lumen fidei n. 18).

Diálogo
«Jamás vayan a pensar que se les debe nada en justicia; cuando reciban sepan dar las gracias»

Propósito
Celebrar este día en un ambiente de sana alegría, sin olvidar ir a dar gracias a Dios por el año que termina.

El Evangelio de hoy san Juan 1, 1-18
gracias por todos tus beneficios recibidos
Creer a Jesús, creer en Jesús.
Del santo Evangelio según san Juan 1, 1-18

Reply