Hacer el bien es algo hermoso

El Evangelio de Hoy
Miercoles 23 de Enero de 2013
Hacer el bien es algo hermoso.
santo Evangelio según san Marcos 3, 1-6

En aquel tiempo, Jesús entró en la sinagoga, donde había un hombre que tenía tullida una mano. Los fariseos estaban espiando a Jesús para ver si curaba en sábado y poderlo acusar. Jesús le dijo al tullido: “Levántate y ponte allí en medio” Después les preguntó: “¿Qué es lo que está permitido hacer en sábado, el bien o el mal? ¿Se le puede salvar la vida a un hombre en sábado o hay que dejarlo morir?” Ellos se quedaron callados. Entonces, mirándolos con ira y con tristeza, porque no querían entender, le dijo al hombre: “Extiende tu mano”. La extendió, y su mano quedó sana.

Entonces se fueron los fariseos y comenzaron a hacer planes con los del partido de Herodes para matar a Jesús. Palabra del Señor.

Oración introductoria
Señor, yo soy un pecador, sin embargo, creo y confío en tu misericordia. Tú me llenas de tus gracias y de tus bendiciones cuando humildemente me acerco a Ti. No puedo corresponderte en la misma medida, pero te agradezco todo y particularmente este momento de oración que me concedes para encontrarme contigo.

Petición
Jesús, ayúdame a crecer en mi fe, esperanza y caridad, apoyándome más en Ti que en mis propias fuerzas.

Meditación
Hacer el bien es algo hermoso.

«Cuántas veces la vida de los cristianos se caracteriza por mirar sobre todo a sí mismos; hacen el bien, por decirlo así, para sí mismos. Y qué grande es la tentación de todos los hombres de preocuparse sobre todo de sí mismos, de mirar hacia atrás a sí mismos, convirtiéndose así interiormente en algo vacío, “estatuas de sal”. Aquí, en cambio, no se trataba de perfeccionarse a sí mismos o de querer tener la propia vida para sí mismos. Estos jóvenes han hecho el bien –aun cuando ese hacer haya sido costoso, aunque haya supuesto sacrificios– simplemente porque hacer el bien es algo hermoso, es hermoso ser para los demás. Sólo se necesita atreverse a dar el salto. Todo eso ha estado precedido por el encuentro con Jesucristo, un encuentro que enciende en nosotros el amor por Dios y por los demás, y nos libera de la búsqueda de nuestro propio “yo”. Una oración atribuida a san Francisco Javier dice: “Hago el bien no porque a cambio entraré en el cielo y ni siquiera porque, de lo contrario, me podrías enviar al infierno. Lo hago porque Tú eres Tú, mi Rey y mi Señor”» (Benedicto XVI, 22 de diciembre de 2011).

Reflexión apostólica
«La corresponsabilidad en el apostolado constituye una experiencia sumamente enriquecedora y fecunda para todo cristiano. Por ello, desde el primer día de su pertenencia al Movimiento, cada miembro ha de tener una tarea apostólica que realizar al servicio de Cristo y de la Iglesia, según su índole y sus posibilidades»

Propósito
Que mi testimonio trasmita mi fe a los demás, como el mayor bien que puedo hacer.

Diálogo con Cristo
Señor, dame la gracia de la perseverancia de manera que mi egoísmo y comodidad no me tullan. Quiero mantenerme firme y constante en mis propósitos, para irme conquistando cada vez más a mí mismo, para ser tuyo completamente.

«Un matrimonio cuando hay amor, cuando hay la donación de un ser al otro hasta el sacrificio, es cuando perdura»
(Cristo al centro, n. 1572).

El Evangelio de Hoy
Miercoles 23 de Enero de 2013
Hacer el bien es algo hermoso.
santo Evangelio según san Marcos 3, 1-6

Reply