Jesus Pan de Vida eterna

El Evangelio de Hoy
Jueves 30 de Mayo de 2013
Jesus Pan de Vida eterna – vida en abundancia – Pan que nos transforma.
santo Evangelio según san Lucas 9, 11-17

En aquel tiempo, Jesús habló del Reino de Dios a la multitud y curó a los enfermos.
Cuando caía la tarde, los doce apóstoles se acercaron a decirle: «Despide a la gente para que vayan a los pueblos y caseríos a buscar alojamiento y comida, porque aquí estamos en un lugar solitario». Él les contestó: «Denles ustedes de comer». Pero ellos le replicaron: «No tenemos más que cinco panes y dos pescados; a no ser que vayamos nosotros mismos a comprar víveres para toda esta gente». Eran como cinco mil varones.
Entonces Jesús dijo a sus discípulos: «Hagan que se sienten en grupos como de cincuenta». Así lo hicieron, y todos se sentaron. Después Jesús tomó en sus manos los cinco panes y los dos pescados, y levantando su mirada al cielo, pronunció sobre ellos una oración de acción de gracias, los partió y los fue dando a los discípulos, para que ellos los distribuyeran entre la gente.
Comieron todos y se saciaron, y de lo que sobró se llenaron doce canastos.
Palabra del Señor.

Oración
Jesús, fuente de todas las bendiciones, gracias por tu cuidado paternal y por tu amor incondicional. Señor, te necesito. Ayúdame para que esta oración me cure de mis debilidades y me ilumine para comprender y valorar el sacramento de la Eucaristía.

Petición
Señor, aumenta mi fe para saber contemplarte y alabarte en la Eucaristía.

Meditación de El Evangelio de Hoy
Jesus Pan de Vida eterna – vida en abundancia – Pan que nos transforma

«Jesús no es un rey terrenal, que ejerce su dominio, sino un rey que sirve, que se acerca hasta el hombre para satisfacer no solo el hambre material, sino sobre todo un hambre más profundo, el hambre de orientación, de sentido, de verdad, el hambre de Dios.

Queridos hermanos y hermanas, pidamos al Señor que nos ayude a redescubrir la importancia de alimentarnos no solo de pan, sino de verdad, de amor, de Cristo, del cuerpo de Cristo, participando fielmente y con gran conciencia de la Eucaristía, para estar cada vez más íntimamente unidos a Él. En efecto, no es el alimento eucarístico el que se transforma en nosotros, sino que somos nosotros los que gracias a él acabamos por ser cambiados misteriosamente. Cristo nos alimenta uniéndonos a él; “nos atrae hacia sí”. Al mismo tiempo, oremos para que nunca le falte a nadie el pan necesario para una vida digna, y que se terminen las desigualdades no con las armas de la violencia, sino con el compartir y el amor. Nos confiamos a la Virgen María, a la vez que invocamos sobre nosotros y nuestros seres queridos, su maternal intercesión» (Benedicto XVI, 29 de julio de 2012).

Reflexión
«El sagrario ha de ser el punto de referencia de la mente y del corazón, el lugar por excelencia donde se encuentran con Cristo. De ahí brota como consecuencia práctica la caridad universal y delicada y el espíritu de cuerpo»

Diálogo
Señor, si descuido la Eucaristía, ¿cómo podría vivir mi vida cristiana? ¡Ahí está el verdadero tesoro de mi vida! Ayúdame a convencerme de que todo compromiso de santidad, todo apostolado, ha de sacar del misterio eucarístico las gracias necesarias para la misión.

Propósito
Participar con gran fervor en la celebración eucarística por Corpus Christi, preferentemente en familia. [Esta Misa es de precepto].

«Acudan a la celebración eucarística, a la adoración del Santísimo Sacramento, con el afán de penetrar en los secretos del Corazón de Jesús que Él sólo revela a los sencillos»

El Evangelio de Hoy
Jueves 30 de Mayo de 2013
Jesus Pan de Vida eterna – vida en abundancia – Pan que nos transforma.
santo Evangelio según san Lucas 9, 11-17

Reply