La fuerza del Espíritu Santo es eficaz, Evangelio de Hoy

El Evangelio de Hoy según San Lucas 12, 8-12
La fuerza del Espíritu Santo es eficaz.
Del santo Evangelio según San Lucas 12, 8-12

En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: «Yo les aseguro que a todo aquel que me reconozca abiertamente ante los hombres, lo reconocerá abiertamente el Hijo del hombre ante los ángeles de Dios; pero a aquel que me niegue ante los hombres, Yo lo negaré ante los ángeles de Dios.

A todo aquel que diga una palabra contra el Hijo del hombre, se le perdonará; pero a aquel que blasfeme contra el Espíritu Santo, no se le perdonará.

Cuando los lleven a las sinagogas y ante los jueces y autoridades, no se preocupen de cómo se van a defender o qué van a decir, porque el Espíritu Santo les enseñará en aquel momento lo que convenga decir».

Palabra del Señor.

Oración 
Yo creo en Ti, Señor, pero te pido, ¡aumenta mi fe! Para ser un testigo auténtico necesito salir de mí mismo, abandonar mis propias seguridades y apegos para encaminarme a cumplir tu voluntad. Que esta oración sea el medio para transformar toda mi vida y ser el auténtico testigo de Cristo que mi familia, la Iglesia y el Regnum Christi necesita.

Petición
Espíritu Santo, dame la sabiduría y fuerza para saber defender siempre mi fe.

Hazte FAN en Facebook: El Evangelio de Hoy

Meditación con el Evangelio de Hoy
La fuerza del Espíritu Santo es eficaz.
«Tenemos motivos para gritar en esta hora a Dios: “No permitas que nos convirtamos en no-pueblo. Haz que te reconozcamos de nuevo. Sí, nos has ungido con tu amor, has infundido tu Espíritu Santo sobre nosotros. Haz que la fuerza de tu Espíritu se haga nuevamente eficaz en nosotros, para que demos testimonio de tu mensaje con alegría. No obstante toda la vergüenza por nuestros errores, no debemos olvidar que también hoy existen ejemplos luminosos de fe; que también hoy hay personas que, mediante su fe y su amor, dan esperanza al mundo. Cuando sea beatificado, el próximo uno de mayo, el Papa Juan Pablo II, pensaremos en él llenos de gratitud como un gran testigo de Dios y de Jesucristo en nuestro tiempo, como un hombre lleno del Espíritu Santo. Junto a él pensemos al gran número de aquellos que él ha beatificado y canonizado, y que nos dan la certeza de que también hoy la promesa de Dios y su encomienda no caen en saco roto»

Reflexión
Manantial inagotable de la vida de Dios.

«Pero, ¿quién es el Espíritu Santo? En el Credo profesamos con fe: “Creo en el Espíritu Santo que es Señor y da la vida”. La primera verdad a la que nos adherimos en el Credo es que el Espíritu Santo es “Kyrios”, Señor. Esto significa que Él es verdaderamente Dios como lo es el Padre y el Hijo, objeto, por nuestra parte, del mismo acto de adoración y glorificación que dirigimos al Padre y al Hijo. El Espíritu Santo, en efecto, es la tercera Persona de la Santísima Trinidad; es el gran don de Cristo Resucitado que abre nuestra mente y nuestro corazón a la fe en Jesús como Hijo enviado por el Padre y que nos guía a la amistad, a la comunión con Dios.

Pero quisiera detenerme sobre todo en el hecho de que el Espíritu Santo es el manantial inagotable de la vida de Dios en nosotros. El hombre de todos los tiempos y de todos los lugares desea una vida plena y bella, justa y buena, una vida que no esté amenazada por la muerte, sino que madure y crezca hasta su plenitud» (S.S. Francisco, 8 de mayo de 2013).

Propósito
Seguir la inspiración del Espíritu Santo para que mi testimonio y apostolado acerque a más personas al Reino de Cristo.

Diálogo 
Frecuentemente resulta difícil manifestar o defender la propia fe frente a los demás. Un falso respeto humano paraliza y lleva al terrible pecado de la omisión. Reconozco, Señor, mis debilidades y suplico tu gracia pero saber ser fiel a las inspiraciones del Espíritu Santo.

«A cuántos, el respeto humano les ha hecho ocultar su sacerdocio, esconder sus virtudes cristianas, callar su nombre de cristiano, cuántas obras de caridad material o afectiva se han dejado de hacer por temor a una palabra irónica»

El Evangelio de Hoy según San Lucas 12, 8-12
La fuerza del Espíritu Santo es eficaz.
Del santo Evangelio según San Lucas 12, 8-12

Reply