La Multiplicacion de los Panes

Viernes 12 de Abril de 2013
La relación que Cristo quiere multiplicar su AMOR
La Multiplicacion de los Panes
Evangelio según san Juan 6, 1-15
El Evangelio de Hoy

En aquel tiempo, Jesús se fue a la otra orilla del mar de Galilea o lago de Tiberíades. Lo seguía mucha gente, porque habían visto las señales milagrosas que hacía curando a los enfermos. Jesús subió al monte y se sentó allí con sus discípulos.

Estaba cerca la Pascua, festividad de los judíos. Viendo Jesús que mucha gente lo seguía, le dijo a Felipe: “¿Cómo compraremos pan para que coman éstos?” Le hizo esta pregunta para ponerlo a prueba, pues él bien sabía lo que iba a hacer. Felipe le respondió: “Ni doscientos denarios de pan bastarían para que a cada uno le tocara un pedazo de pan”. Otro de sus discípulos, Andrés, el hermano de Simón Pedro, le dijo: “Aquí hay un muchacho que trae cinco panes de cebada y dos pescados. Pero, ¿qué es eso para tanta gente?” Jesús le respondió: “Díganle a la gente que se siente”. En aquel lugar había mucha hierba. Todos, pues, se sentaron ahí; y tan sólo los hombres eran unos cinco mil.

Enseguida tomó Jesús los panes, y después de dar gracias a Dios, se los fue repartiendo a los que se habían sentado a comer. Igualmente les fue dando de los pescados todo lo que quisieron. Después de que todos se saciaron, dijo a sus discípulos: “Recojan los pedazos sobrantes, para que no se desperdicien”. Los recogieron y con los pedazos que sobraron de los cinco panes llenaron doce canastos.

Entonces la gente, al ver la señal milagrosa que Jesús había hecho, decía: “Este es, en verdad, el profeta que habría de venir al mundo”. Pero Jesús, sabiendo que iban a llevárselo para proclamarlo rey, se retiró de nuevo a la montaña, él solo.

Palabra del Señor.

Oración introductoria
Jesús, creo firmemente que me estabas esperando para poder tener este momento de diálogo interior conmigo, hambriento e indigno me postro ante Ti. Permite que sepa acallar mi ruido interior para no pedirte «milagros» sino el don más precioso que puedo tener: tu gracia.

Petición
Ven, Espíritu Santo, guía mi oración.

Meditación de El Elvangelio de Hoy
La Multiplicacion de los Panes
La relación que Cristo quiere.

«Las personas, y los propios discípulos, estaban entusiasmados con él cuando realizaba señales milagrosas; e incluso la multiplicación de los panes y de los peces fue una clara revelación que Él era el Mesías, tanto así que después la multitud habría querido aclamar triunfalmente a Jesús y proclamarlo rey de Israel. Pero esta no era la voluntad de Jesús, quien justamente, con ese largo discurso reduce los entusiasmos y causa muchos desacuerdos. Él, de hecho, explicando la imagen del pan, afirma de haber sido enviado a ofrecer su propia vida, y que los que quieran seguirlo, deben unirse a Él en forma personal y profunda, participando en su sacrificio de amor. Por eso Jesús instituirá en la Última Cena el sacramento de la Eucaristía: para que sus discípulos puedan tener en sí mismos su caridad, -esto es decisivo-, y, como un único cuerpo unido a Él, extender en el mundo su misterio de salvación. Al escuchar este discurso la multitud comprendió que Jesús no era un Mesías como querían, que aspirase a un trono terrenal»

Diálogo con Cristo
Señor, la inocencia del niño que dio todo lo que tenía me confirma que un auténtico discípulo y misionero se decide a dar y a compartir todo lo que tiene con los demás, con humildad y sencillez, no como quien lo tiene todo, sino como quien lo ha recibido todo para darlo a los demás. Jesús, dame esa gracia: aprender de Ti cómo se da y se comparte con los demás.

Propósito
Evitar los gastos superfluos para compartir, hoy, algo de lo que tengo con los demás.

«Compartir los bienes espirituales, acercar a otra persona a Dios es el tesoro más grande que podemos ofrecerle.»

Viernes 12 de Abril de 2013
La relación que Cristo quiere.
La Multiplicacion de los Panes
Evangelio según san Juan 6, 1-15
El Evangelio de Hoy

2 Comments

  1. manuel ramirez Responder
    • admin Responder

Reply