Los dos lobos

¿Quién ganará?
Todo lo que hacemos, cómo nos comportamos, hablamos, lo que hacemos, a lo que dedicamos nuestras fuerzas, nuestro tiempo, responde a lo que tenemos dentro de nosotros.
Un viejo jefe de una tribu estaba conversando con sus nietos acerca de la vida, y les dijo: “Una vieja pelea está ocurriendo dentro de mí, es entre dos lobos; uno de los lobos es maldad, temor, ira, envidia, dolor, rencor, avaricia, arrogancia, culpa, resentimiento, inferioridad, mentiras, orgullo, competencia, superioridad, egolatría. El otro es bondad, alegría, paz, amor, esperanza, serenidad, humildad, dulzura, generosidad, benevolencia, amistad, empatía, verdad, compasión y fe. Esta misma pelea está ocurriendo continuamente dentro de ustedes y dentro de todos los seres de la tierra”

Los niños se quedaron pensativos, y uno de ellos preguntó a su abuelo: ¿Cuál de los lobos ganará?
-“El que alimentes”- Respondió el viejo cacique.
Todos los seres humanos, por nuestra naturaleza, tenemos estos dos lobos en nuestro interior, sentimientos que luchan por dominarnos.
Antes de conocer a Dios el primer lobo era el que gobernaba nuestra forma de actuar, pensar, hablar, sentir, etc., pero una vez que aceptamos a Jesús en nuestros corazones y dejamos que Él tome el control de nuestras vidas, el segundo lobo empieza a crecer y a hacerle frente al que antes nos gobernaba.
Es una pelea constante, por lo que debemos asegurarnos de alimentar al lobo correcto. Es una decisión que se toma día a día, a cada instante estamos alimentando a uno de ellos y el resultado final sólo dependerá de nosotros.

“El hombre bueno, del buen tesoro de su corazón saca lo bueno; y el hombre malo, del mal tesoro de su corazón saca lo malo, porque de la abundancia del corazón habla la boca”. Lucas 6,45

Reply