Madurez, felicidad y vida

MADUREZ es la habilidad de controlar y equilibrar pensamiento, voluntad y sentimientos.
MADUREZ es paciencia. Es el saber posponer el placer inmediato en favor de un beneficio de largo plazo.
MADUREZ es perseverancia. Es la habilidad para cumplir las metas y sacar adelante un proyecto o una situación a pesar de las dificultades.
MADUREZ es la capacidad de tomar una decisión y sostenerla. Los inmaduros pasan su vida explotando posibilidades para al fin no hacer nada.
MADUREZ es la capacidad de encarar disgustos y frustraciones, incomodidades y derrotas, sin queja ni abatimiento.
MADUREZ es humildad. Es ser suficientemente grande para decir “me equivoqué” y, cuando se esté en lo correcto, la persona madura no necesita experimentar la satisfacción de decir “te lo dije”.
MADUREZ significa confiabilidad. Mantener la palabra, superar las crisis. Los inmaduros son maestros de la excusa; son los confusos y desorganizados. Sus vidas son una confusión de PROMESAS ROTAS, AMIGOS PERDIDOS, NEGOCIOS SIN TERMINAR Y BUENAS INTENCIONES QUE NUNCA SE CONVIERTEN EN REALIDAD!
MADUREZ es el arte de vivir en paz y armonía con las personas y las cosas que nos rodean.
Felicidad:
La felicidad no depende de lo que pasa a nuestro alrededor… sino de lo que pasa dentro de nosotros mismos. La felicidad se mide por el espíritu con el cual nos enfrentamos a los problemas de la vida. La felicidad… ¡es un asunto de valentía!; es tan fácil sentirse deprimido y desesperado… La felicidad… ¡es un estado de ánimo!; no somos felices en tanto no decidamos serlo.
La felicidad… ¡no consiste en hacer siempre lo que queramos!; pero sí en querer todo lo que hagamos. La felicidad nace de poner nuestro corazón en el trabajo… y de hacerlo con alegría y entusiasmo. La felicidad, no tiene recetas… cada quien la cocina con el sazón de su propia meditación. La felicidad… ¡no es una posada en el camino… sino una forma de caminar por la vida!
La Vida:
La vida es como un laberinto con muchos caminos por tomar. En el diario caminar podemos estrellarnos contra las paredes cuando las circunstancias son difíciles, pero hay que tomar una actitud positiva y de desapego,nada ganamos angustiándonos, preocupándonos y torturándonos con los problemas…… Para cualquier dificultad en la vida existe una razón que muchas veces escapa a nuestra perspectiva y no entendemos en el momento. No podemos entender el porqué de todas las paredes del laberinto, a menos que nos elevemos y veamos la figura completa.

Reply