Obediencia y fidelidad a la voluntad de Dios

El Evangelio de Hoy
sabado 20 de Julio de 2013
Obediencia y fidelidad a la voluntad de Dios.
santo Evangelio según san Mateo 12, 14-21

En aquel tiempo, los fariseos se confabularon contra Jesús para acabar con él. Al saberlo, Jesús se retiró de ahí. Muchos lo siguieron y él curó a todos los enfermos y les mandó enérgicamente que no lo publicaran, para que se cumplieran las palabras del profeta Isaías:

Miren a mi siervo, a quien sostengo; a mi elegido, en quien tengo mis complacencias. En él he puesto mi Espíritu, para que haga brillar la justicia sobre las naciones. No gritará ni clamará, no hará oír su voz en las plazas, no romperá la caña resquebrajada, ni apagará la mecha que aún humea, hasta que haga triunfar la justicia sobre la tierra; y en él pondrán todas las naciones su esperanza.

Palabra del Señor.

Oración
Padre, que nos diste a tu Hijo para hacernos tus hijos, quiero comprender y apreciar esta verdad. Ayúdame a contemplar en esta oración el ejemplo de obediencia de Cristo, su entrega a la misión y su amor a cada ser humano para que se mueva mi corazón a la conversión y me transforme en un auténtico apóstol cristiano.

Petición
Señor, no permitas que me conforme con una fe carente de empuje misionero, sino que me caracterice por vivir con espíritu de conquista y por consumir mi vida entera por tu Reino.

Meditación de El Evangelio de Hoy
Obediencia y fidelidad a la voluntad de Dios.

«Jesús, verdadero Dios y verdadero hombre, no vive su “ser como Dios” para triunfar o para imponer su supremacía, no lo considera como una posesión, un privilegio, un tesoro que celar. Más bien, “se despojó”, se anonadó a sí mismo, asumiendo, dice el texto griego, la morphedoulos, la “forma de esclavo”, la realidad humana marcada por el sufrimiento, la pobreza, la muerte; se ha asemejado plenamente a los hombres, excepto en el pecado, de modo que se comporta como un servidor dedicado al servicio de los demás. En este sentido, Eusebio de Cesarea –siglo IV–, dice: “Él tomó sobre sí la fatiga de los miembros que están sufriendo. Ha hecho suyas nuestras simples enfermedades. Él sufrió y trabajó por amor a nosotros: esto en conformidad con su gran amor por la humanidad”. San Pablo continúa definiendo el marco “histórico” en el que se hizo este abajamiento de Jesús “se humilló a sí mismo, obedeciendo hasta la muerte”. El Hijo de Dios se hizo verdaderamente hombre, y ha realizado un camino en completa obediencia y fidelidad a la voluntad del Padre, hasta el sacrificio supremo de su vida» (Benedicto XVI, 27 de juio de 2012).

Diálogo
Jesús, te pido perdón por las veces que me olvido de Ti; por no saber aprovechar todos los medios de formación, de santificación y de apostolado que pones a mi disposición en la Iglesia y en el Regnum Christi. Quiero crecer en fe, esperanza y amor para permanecer unido a Ti durante este día y toda mi vida. Que mi única ilusión sea la de poder gastar, minuto a minuto, la vida que me has dado para conocer, experimentar y trasmitir la grandeza de tu Reino.

Propósito
Me esforzaré hoy para que mis actitudes y actividades coincidan con lo que Dios quiere que yo sea y haga.

«El paso fugaz por esta hermosa tierra siempre ha de sugerirte un mayor arraigo de tu voluntad en la de Dios, una firme continuidad en la entrega y una actividad sin tregua por el Reino de los cielos».

El Evangelio de Hoy
sabado 20 de Julio de 2013
Obediencia y fidelidad a la voluntad de Dios.
santo Evangelio según san Mateo 12, 14-21

Reply