Orando para ser buenos padres

SEÑOR, ENSÉÑANOS A SER BUENOS PADRES.

Donde no hemos sido moldeados según tus caminos, sánanos Señor, en aquellas áreas y ayúdanos a perdonar primeramente a nuestros padres.
Danos una revelación de ti y un hambre en tu corazón para conocerte en verdad como nuestro Padre celestial.
Atráenos para que pasemos tiempo en tu presencia y podamos ser más como tú, y comprender por completo tu compasión y amor hacia nosotros como Padre.

Danos ese mismo corazón tierno y compasivo para educar a nuestros hijos.
Ayúdanos a equilibrar la misericordia, el juicio y la instrucción al igual que tú lo haces. Aunque tú requieres obediencia, eres pronto para conocer un corazón arrepentido. Que nosotros también seamos así.

ENSÉÑANOS CUÁNDO Y CÓMO DISCIPLINAR A NUESTROS HIJOS.

Ayúdanos a comprender que el que ama a su hijo lo disciplina pronto (Proverbios 13,24) Que jamás “hagamos enojar a nuestros hijos con nuestra represión, sino criarlos según la disciplina e instrucción tuya Dios” (Efesios 6,4).

Oramos para que estemos unidos como esposos en las reglas que ponemos a nuestros hijos y estar de acuerdo por completo en cómo los criamos.
Oramos tambien para que no haya ninguna contienda ni discusión en cuanto a cómo lidiar con ellos y con los asuntos que rodean sus vidas.
Danos la habilidad para comunicarnos con nuestros hijos. Para que no seamos severos, duros, crueles, fríos, abusivos, poco comunicativos, pasivos, criticónes, débiles, indiferentes, negligentes, no confiables o que nos involucremos en sus vidas.

Ayúdanos a ser amables, amorosos, de corazón tierno, cálidos, interesados, que brindamos apoyo, cariñosos, involucrados, fuertes, constantes, confiables que nos comuniquemos con palabras sabias, comprensivos y pacientes.
Que siempre inspiremos a nuestros hijos a honrarnos como sus padres para que sus vidas sean largas y bendecidas.

Señor, sé que les pasamos una herencia espiritual a nuestros hijos. Que la herencia que les pasemos sea rica en la plenitud de tu Espíritu Santo.
Ayúdanos a moldear con claridad en nuestros hijos un caminar sumiso a tus leyes. Que nos deleitemos en nuestros hijos y anhelemos criarlos en tus caminos.
Ser un buenos padres es algo que deseamos mucho.
Oramos para que nos concedas el deseo de nuestro corazón.
Amén y Amén

Tags:

Reply