OREMOS POR QUIENES BUSCAN EMPLEO

Jesús, ábreme una puerta!
Señor, atiende este clamor que brota de lo más íntimo de mi corazón, ¡ábreme una puerta!… Sólo Tú sabes y conoces, Jesús, los momentos de dificultades por los que mi familia y yo estamos pasando a causa del desempleo.
Tú sabes también, Señor, con cuánta fe y esperanza me aproximo a Ti para pedir que abras mi mente, abriéndome una puerta y preparándome un empleo, para que, de ser posible, a través de un trabajo digno pueda brindarle a mi familia “el pan nuestro de cada día”.
“Porque Tú eres, Señor, mi única esperanza…” (Sal. 70, 5). Te pido que me concedas todo el ánimo, confianza, valor y fortaleza, para salir de mi casa en busca de este trabajo, con la certeza de que Tus manos extendidas a mi favor me abrirán las puertas, preparando a mi entrada un empleo según Tu voluntad.
Confiado enteramente en Tu Palabra que dice: “Tocad y se os abrirá…” (Lc. 11, 9), te agradezco de todo corazón, porque creo que “Para Dios nada es imposible” (Lc. 1, 37).
“Jesús misericordioso, ábreme una puerta y concédeme esta gracia”
Amén.

Reply