NO QUIERO SER PRISIONERO

Prisionero de mis pecados
de mis mentiras
de mis infidelidades en el matrimonio
de mis deshonestidades
de mis tristezas
de mis obsesiones y apegos
de mis faltas de perdón y rencores
de mi egoísmo y vanidad
de mis intenciones y deseos impuros
de mis perezas
de mis faltas de amor

No quiero ser más un prisionero, Tú me has hecho libre y deseo abrir de par en par mi corazón a Ti, y ser libre, por acción del Espíritu Santo.

Por padre Sierra

Reply