Señor, ayúdame a combatir el estrés.

 

Entrégale tus cargas al Señor y él cuidará de ti, para combatir el estres.  (Salmo 55,22)

Trae todas tus cargas al Señor. Él es el único que ofrece la verdadera paz interior. La disponibilidad y las promesas de Dios son eficaces reductores de estrés.

¿Será posible que el creyente pueda vivir libre de estrés en un mundo como el que tenemos hoy día? ¿Un mundo con la amenaza diaria de violaciones, asaltos, robos, asesinatos y desastres…? ¿Un mundo con crisis en la economía y el espectro de la destrucción nuclear siempre ante nosotros?

La Palabra de Dios tiene un antídoto para el estrés “Tu guardarás en completa paz a aquel cuyo pensamiento en ti persevera; porque en ti ha confiado” (Isaías 26,3).

Las estrategias anti estres de Jesús

Jesús, por medio de sus palabras y ejemplo, nos ofrece consejos prácticos sobre cómo manejar nuestro estrés diario. El primer recurso notable que le permitía enfrentar las enormes presiones que experimentaba al sanar, predicar, alimentar a las multitudes y por ser objeto de persecución de parte de varios grupos,era su cercanía con su Padre.

Jesús fortalecía su relación con su Padre por medio de la oración y la meditación. Por ejemplo, Marcos nos dice que “Levantándose muy de mañana, siendo aún muy oscuro, salió y se fue a un lugar desierto, y allí oraba” (S. Marcos 1,35). A veces Jesús invitaba a sus discípulos a unírsele. Más de una vez les dijo: “Venid vosotros aparte a un lugar desierto, y descansad un poco” (S. Marcos 6,31).

Orar en la quietud de la mañana o la noche, puede que sea la única oportunidad que tengamos para ser impresionados por la voz de Dios y recibir la energía y la sabiduría para enfrentar los desafíos que la vida nos trae.

 La realidad es que no existe una fórmula que pueda “curar” el estrés, pero sí disponemos del equipamiento necesario para poder reaccionar correctamente cuando lo enfrentamos. ¿Quién mejor que Aquél que nos diseñó y nos creó para decirnos con qué contamos en nuestro interior para responder a situaciones de tensión? Dios no sufre de estrés, pero sabe perfectamente cómo nos sentimos cuando hemos perdido el control y nos frustramos. Por eso prometió que aunque tendríamos aflicciones, angustias, descepciones, etc., (estrés) podríamos responder a estas situaciones confiadamente con Su poder, por una sencilla y estremecedora razón: Él triunfó.

No dijo que el mundo sería “color de rosa” para nosotros, pero aseguró el camino para que disfrutemos de la paz interior que nada ni nadie puede darnos. Esto es precisamente lo que quiero compartir contigo en esta nota, y ayudarte a que puedas echar mano hoy mismo de esa paz sobrenatural que está provista para ti.

*Venir a mi todos los que están cansado y agobiados que yo los harpe descansar* Mateo 11,28

 

 

One Response

Reply