Señor, dame fortaleza en este duro momento

 

 

 Señor, dame fortaleza en este duro momento

“Porque mis ideas no son como las de ustedes, y mi manera de actuar no es como la suya” Isaías 55,8

¿Está usted, o alguien a quien ama, pasando por una experiencia difícil en este mismo momento? Alguna enfermedad de algún familiar?Mientras
las pruebas imprevistas llegan a nuestra vida, es fácil detenernos y preguntarnos por qué Dios no nos avisa
de antemano de las aguas turbulentas que nos esperan

Es vitalmente importante que estemos creciendo continuamente en nuestra vida cristiana para que estemos listos, cuando lleguen las pruebas. Aún más importante, cuando nos encontramos frente a una situación sobre la cual no tenemos control, debemos saber a quién acudir, y ese es nuestro Padre celestial.
En Él está la fortaleza que necesitamos para resistir, sobrevivir y triunfar sobre las circunstancias más difíciles de la vida

((( Ver Video )))


El apóstol Pablo estaba íntimamente familiarizado en resistir grandes dificultades y ser probado hasta el límite de su fortaleza. En la segunda epístola del apóstol San Pablo a los Corintios, él le recuerda a sus hermanos
creyentes del dolor y sufrimiento que tuvo que soportar.“Porque hermanos,no queremos que ignoréis acerca de nuestra tribulación… pues fuimos abrumados sobremaneramás allá de nuestras fuerzas, de tal modo que aun perdimos la esperanza de conservar la vida.

Como Pablo tan sabiamente apunta, cada uno de nosotros enfrentaremos pruebas en la vida que requieren una fortaleza más allá de nuestra capacidad humana. Cuando estas situaciones lleguen, tenemos que elegir
entre: encerrarnos y dirigir nuestra frustración hacia Dios, o acercarnos a Él y pedirle ayuda. La forma como respondemos ante las situaciones de prueba determina la medida de nuestra fe y madurez en Cristo Jesús

El dador de la fortaleza
Tan pronto empiece a confiar en Dios en sus tiempos de necesidad, descubrirá que hay fortaleza divina disponible para usted. Se expresa a sí misma intelectualmente, moralmente, físicamente y espiritualmente, y
se presenta en el momento necesario para permitirle enfrentar y vencer sus obstáculos.

No hay expresión más grande de confianza en Dios que decir,“Padre,no puedo hacer esto por mí mismo,pero sé que tú sí puedes.”Al aprenderabuscarle,se sorprenderá dela forma en que Dios expresa Su amor.
Su fuerte y misericordioso Padre celestial, quien camina con usted cada día, está listo para arroparlo en Su
amor incondicional. Deje que Él le levante cuando sienta que ya no puede seguir. Deje que Él le ame, proteja
y le consuele cuando se haya quedado sin esperanzas. Permítale a Dios ser la fuente de su fortaleza

NO LO OLVIDES

Señor dame fortaleza. (Isaías 55,8)”Porque mis ideas no son como las de ustedes, y mi manera de actuar no es como la suya”

One Response

  1. josefa perez Responder

Reply