Ser Fiel en lo poco

Fiel en lo Poco. Fiel a mi Mision
EL Evangelio de Hoy
Sabado 10 de Noviembre de 2012
(san Lucas 16, 9-15)

En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: «Con el dinero, tan lleno de injusticias, gánense amigos que, cuando ustedes mueran, los reciban en el cielo. El que es fiel en las cosas pequeñas, también es fiel en las grandes; y el que es infiel en las cosas pequeñas, también es infiel en las grandes. Si ustedes no son fieles administradores del dinero, tan lleno de injusticias, ¿quién les confiará los bienes verdaderos? Y si no han sido fieles en lo que no es de ustedes, ¿quién les confiará lo que sí es de ustedes?

No hay criado que pueda servir a dos amos, pues odiará a uno y amará al otro, o se apegará al primero y despreciará al segundo. En resumen, no pueden ustedes servir a Dios y al dinero».

Al oír estas cosas, los fariseos, que son amantes del dinero, se burlaban de Jesús. Pero Él les dijo: «Ustedes pretenden pasar por justos delante de los hombres; pero Dios conoce sus corazones, y lo que es muy estimable para los hombres es detestable para Dios». Palabra del Señor.

Oración introductoria
¡Señor, soy un pobre que necesita todo de Ti! No he sido fiel y mi apego a lo material y pasajero frecuentemente me desvía del camino a la santidad. Hoy puede ser un día diferente, por eso me pongo de rodillas ante Ti e imploro tu gracia para hacer mi oración.

Petición
Santa María, madre de mi Señor, dame un corazón generoso como el tuyo.

Meditación de El Evangelio de Hoy
Fiel en lo Poco, ¿Soy fiel a mi misión?


«“El hábito de oración, la práctica de buscar a Dios y el mundo invisible en cada momento, en cada lugar, en cada emergencia -os digo que la oración tiene lo que se puede llamar un efecto natural en el alma, espiritualizándola y elevándola. Un hombre ya no es lo que era antes; gradualmente… se ve imbuido de una serie de ideas nuevas, y se ve impregnado de principios diferentes”. El Evangelio de hoy afirma que nadie puede servir a dos señores, y el Beato John Henry, en sus enseñanzas sobre la oración, aclara cómo el fiel cristiano toma partido por servir a su único y verdadero Maestro, que pide sólo para sí nuestra devoción incondicional. Newman nos ayuda a entender en qué consiste esto para nuestra vida cotidiana: nos dice que nuestro divino Maestro nos ha asignado una tarea específica a cada uno de nosotros, un “servicio concreto”, confiado de manera única a cada persona concreta: “Tengo mi misión”, escribe, “soy un eslabón en una cadena, un vínculo de unión entre personas. No me ha creado para la nada. Haré el bien, haré su trabajo; seré un ángel de paz, un predicador de la verdad en el lugar que me es propio”» (Benedicto XVI, 19 de septiembre de 2010).

Reflexión apostólica
«Aportaciones personales: como expresión de gratitud a Dios por el don recibido, cada miembro aporta periódicamente una cantidad para el desarrollo de las obras del Movimiento al servicio de la Iglesia. Estas aportaciones han de significar en la vida de los miembros no sólo un gesto de generosidad, sino el reconocimiento consciente de la importancia de apoyar con su persona y sus bienes la difusión del mensaje de Cristo y de llevar la salvación eterna al mayor número de personas»

Propósito
Revisar en qué estoy invirtiendo mi tiempo.

Diálogo con Cristo
Señor Jesús, sé que mi vida no sirve de nada si no la doy por Ti, pero sabes cuánto me cuesta desprenderme de mi tiempo, de mis gustos y de mis haberes. Ayúdame a tomar una decisión irrevocable, sin tratar de servir a Ti y al mundo. Dándote el primer lugar en mi vida podré servir mejor a mi familia, a mis amigos y a los demás.

«Entregarnos con medianías a Dios es perder aquí y perder en la otra vida. Que nuestra entrega sea completa en el ejercicio perfecto de nuestras obligaciones ordinarias»
(Cristo al centro, n. 1206).

Reply