TENGO SED DE TI SEÑOR

 

“Como anhela la cierva estar junto al arrollo, así mi alma desea Señor estar contigo. Sediento estoy de Dios, del Dios vivo. ¿Cuándo iré a contemplar el rostro del Señor?”  Salmo 42,1-3

San Agustín lo expresó con una frase célebre”Tu nos hiciste para Tí Señor, y nuestro corazón no estará tranquilo hasta que no descanse en Tí”. Palabras sabias confirmando la sed que tenemos de Dios cada dia, cada momento en cada situación.

Mi alma tiene sed de Ti. Del Dios Vivo. Eres todo lo que necesito y quiero, Padre, Eres más grande que lo grande, más ancho que lo ancho. En Tu Hijo Jesús encuentro esperanza y sanación. Tu amor es más profundo que lo profundo. !Eres tan fuerte!, cuando estoy débil me fortaleces, cuando estoy fuerte me sacias. Eres el deseo de mi corazón. Por eso alabo.

Tener Sed de Dios es entregarle buscarlo en las buenas y en la malas, es amanecer y agradecerle por un nuevo dia, es entregarle tu enfermedad, tus penas, tus problemas, tu angustia , tu matrimonio en quiebra, tus hijos etc. Tener Sed de Dios es pedirle que nos llene de su amor, que nos permita entrar en su presencia aún siendo indignos siervos de EL.

 “Mi alma tiene sed de Dios, del Dios vivo” (Salmo 41, 3)

La sed que tenemos de  Dios se ha transformado en plena felicidad en el encuentro y, finalmente, en alabanza: “Toda mi vida te bendeciré y alzaré las manos invocándote”

Compartimos esta alabanza en la que le decimos al Señor cuanta sed tenemos de El . Bendiciones.

Reply