Yo quiero misericordia y no sacrificios – Evangelio de Hoy

El Evangelio de Hoy
Viernes 05 de Julio de 2013
Yo quiero misericordia y no sacrificios
santo Evangelio según san Mateo 9, 9-13

En aquel tiempo, Jesús vio a un hombre llamado Mateo, sentado a su mesa de recaudador de impuestos, y le dijo: «Sígueme». Él se levantó y lo siguió.

Después, cuando estaba a la mesa en casa de Mateo, muchos publicanos y pecadores se sentaron también a comer con Jesús y sus discípulos. Viendo esto, los fariseos preguntaron a los discípulos: «¿Por qué su Maestro come con publicanos y pecadores?» Jesús los oyó y les dijo: «No son los sanos los que necesitan de médico, sino los enfermos. Vayan, pues, y aprendan lo que significa: Yo quiero misericordia y no sacrificios. Yo no he venido a llamar a los justos, sino a los pecadores».

Oración
Señor, vengo ante Ti en esta meditación dispuesto a hacer lo necesario para corresponder a tu amor y tu misericordia. Sabes que a menudo tomo el camino fácil en vez de la puerta estrecha. Quiero aprender a responder a tu llamado, por eso me acojo a tu misericordia para saber cuidar y acrecentar mi fe en Ti, de manera que sea ella la que ilumine mi vida en todo momento y circunstancia.

Petición
Señor, dame la valentía de darle a mi fe el primer lugar en mi vida, como lo hizo san Mateo y los grandes mártires y santos.

Meditación de El Evangelio de Hoy
Amor y misericordia por los pecadores.

«El contacto con quienes tienen una culpa que expiar, y el compromiso requerido para devolver dignidad y esperanza a quien a menudo ya ha sufrido la marginación y el desprecio, recuerdan la misión misma de Cristo, que no vino a llamar a los justos, sino a los pecadores, destinatarios privilegiados de la misericordia de Dios. Todo hombre está llamado a convertirse en custodio de su hermano, superando así la indiferencia homicida de Caín; a vosotros, en particular, se os pide que custodiéis a quienes, en las condiciones de detención, pueden perder más fácilmente el sentido de la vida y el valor de la dignidad personal, cediendo a la desconfianza y a la desesperación […] Donde existe confianza en la posibilidad de renovación, la detención en la cárcel puede cumplir su función reeducativa y transformarse para el detenido en una ocasión de gustar la redención obrada por Cristo en el misterio pascual, que nos garantiza la victoria sobre cualquier mal» (Benedicto XVI, 22 de noviembre de 2012).

Reflexión
«La respuesta humana al llamado divino, para ser auténtica, sólo puede darse en libertad. En una libertad madura, responsable y consciente del don que Dios le ofrece»

Diálogo
Señor, gracias por llamarme, por salir a mi encuentro en esta oración. Soy un pecador que suplica tu misericordia y fortaleza, porque quiero hacer la opción radical de seguirte y salir a predicar tu amor a los demás, dedicando más tiempo al apostolado. Dame la gracia de salir de mí para saber responder a tu amor al ejercer una labor de fermento dentro de mi profesión, en el círculo de mis amigos y en mi familia.

Propósito
Hacer oración y una donación en especie a los presos de la penitenciaría en mi localidad.
«Es el momento de darle a Dios un «sí» definitivo y entusiasta. Ante tanto amor, ¿no voy a ser capaz de responderle con la misma medida?».

El Evangelio de Hoy
Viernes 05 de Julio de 2013
Yo quiero misericordia y no sacrificios
santo Evangelio según san Mateo 9, 9-13

Reply