El pecado de nuestro siglo es la perdida del sentido del pecado

Compartimos esta sinopsis de la película “El Rito”, la cual fue estrenada hace 2 años.
Los amigos de Catholic-link nos lo transmiten por varios motivos. Por un lado porque aún hay gente que no ha visto la película, entonces no esta de más recordarla y recomendarla como un material apostólico muy útil, para todo aquel que quiera hablar de la presencia real del demonio en el mundo y en particular en nuestras vidas, y como esto nos puede ayudar a mejorar nuestro empeño por combatirlo espriritualmente. Además este tema nos parece de suma importancia, porque es hoy en día, cuando el demonio es tan caricaturizado, considerado por muchos como una truculenta historia de terror inventada por la Iglesia para asustar a los fieles (a la par con el “viejo del saco” o el “monstruo debajo de la cama”), que creo sea fundamental replantearlo como un tema serio y real que nos afecta, y mucho más de lo que creemos.

— Eso si advertimos que no es recomendada para cualquier espectador, porque es una película muy realista y por lo tanto muy fuerte (es evidente que tratar sobre el demonio implica meterse en temas muy crudos e impactantes). Por eso lo mejor sería usarla para diálogos con gente mayor (o jóvenes mayores). Mi convicción acerca de la útilidad y necesidad de afrontar este tema nace justamente a raíz de mi experiencia personal en los diálogos que tuve con distintos chicos italianos durante las pasadas misiones a las que participé en Perú. Creo que esto los ayudo (y me ayudo) a tomar más conciencia de como el mal es algo bien serio, y que en sus propias vidas este mal es promovido y orquestado por una fuerza que va más allá de lo que vemos y tocamos.

En esta misma línea creo que el hacer más presente el tema del mal, del pecado, del demonio, del infierno, etc. es fundamental para entender con realismo la crisis actual del mundo y también nuestra propia vida.

Lamentablemente hoy se cumple aquello que profetizaba proverbialmente Pio XII: “que el pecado de nuestro siglo es la perdida del sentido del pecado”.

(((VER VIDEO))) Continue reading

LA TENTACIÓN-ES PECADO?

“Jesús enfrentó todas y cada una de las pruebas que enfrentamos nosotros,sin embargo el nunca pecó”

Jesús fué severamente tentado, pero nunca cedió a la tentación.Como Jesús sufrió la tentación y permaneció sin pecar,sabemos que ser tentados no es lo mismo que pecar.No tienes que sentirte culpable por las tentaciones  con las que luchas a diario; pero puedes consagrarte a resistirlas.

Una cosa hay que tener bien clara: disponemos de todas las gracias, o sea, toda la ayuda necesaria de parte de Dios para vencer cada una de las tentaciones que el Demonio o los demonios nos presenten a lo largo de nuestra vida. Nadie, en ningún momento de su vida, es tentado por encima de las fuerzas que Dios dispone para esa tentación.

¿Mi tentación viene de Dios?

“Cuando sean tentados, acuérdense de no decir: Dios me esta tentando. Dios nunca es tentado a hacer el mal y jamás tienta a nadie” Santiago 1:13

La tentación no nace de la mente de Dios sino de la satanás. Aunque Dios no te provoca la tentación , saca algo bueno de ella  porque te ayuda a fortalecerte a través de ella.

Como puedo vencer la tentación?

Resistan al diablo y el huirá de ustedes” Santiago 4:7

Estén alerta! cuídense de su enemigo, el diablo,porque anda al acecho como león ruguiente, buscando a quien devorar, manténganse firmes y sean fuerte en su fé” 1 Pedro 5:8- Continue reading

Oración: para superar la falta de PERDON

Jesús, yo confío en Ti. Sé que Tú me amas.
Deseo que desaparezcan todos los obstáculos entre nosotros.
Quita de mi corazón cualquier pizca de rencor a fin de que pueda ser yo completamente Tuyo.
Ayúdame a perdonar a los que me han lastimado, a los que me han calumniado,
a los que han murmurado sobre mí, a los que han sentido celos de mí,
a los que me han robado o que de alguna manera han abusado de mí.

Después, sumérgeme en lo profundo de Tu Sacratísimo Corazón.
Cúbreme con Tu Preciosísima Sangre.
No permitas que me resista otra vez a Tu Amor
por mi falta de perdón a los demás.
Amén.

CLAVES PARA ROMPER ATADURAS… Continue reading

Amar y Valorar

Amar y Valor, a los que en este mundo dan la vida por NOSOTROS

Debemos valorar en primer lugar, a las personas que tenemos a nuestro alrededor y que nos aman; en especial a nuestros padres que son capaces de dar la vida por nosotros sin importar lo que somos.

No debemos avergonzarnos jamás por ningún defecto físico que pueda tener alguna persona cercana a nosotros, porque somo hijos de Dios y nos hizo a su imagen y semejanza.

Desafortunadamente no siempre estamos valuando el cariño o la amistad que otras personas nos ofrecen, y en ocasiones lo perdemos miserablemente, porque no sabíamos, que tan importante era, hasta que ya no nos pertenece.

Presentamos un video muy emotivo que nos refleja las consecuencias de no valorar a aquel que nos ama. Amar y Valorar es el camino para disfrutar de la vida.

Bendiciones
Continue reading

Testimonio: Y si te ocurriera algo… ¿Me mantendría a tu lado? La historia de un matrimonio fundado en Dios

Catholic-link.com- Compartimos un video utilísimo para todos aquellos que tengan que hacer apostolado matrimonial (o cursos de preparación para novios). En lo fundamental nos deja un testimonio impactante y real de lo que significa auténticamente el compromiso y el amor entre esposos. El testimonio es tan explicito que no creo sea difícil encontrar temas recurrentes para un buen diálogo (o para cuestionarse uno mismo), por eso tan solo remarco un aspecto del comienzo del video que creo es central y sostiene todo el testimonio: que “el matrimonio se refiere a Cristo y a su Iglesia”… sí, pues el matrimonio es una realidad que va mucho más allá de los cálculos humanos, porque es un sacramento que nos transporta a una realidad sobrenatural, de la gracia.

El matrimonio es ciertamente un realidad visible, pero en cuanto vínculo de compromiso con Dios tiene una dimensión invisible que lo hace capaz de transmitir de manera fecundísima la gracia en el mundo. No por nada, es comparado con Cristo y su Iglesia, porque es capaz de generar de los dos esposos un solo cuerpo y de ello como fruto del amor dar nueva vida a otros, reflejando en carne y hueso, la misma dinámica de la Iglesia que nos une Cristo en un solo cuerpo, dándonos a luz a una nueva vida como hijos de Dios por el bautismo. Sí, esta es la verdad que no podemos nunca olvidar y que esta presente en todo el video: que el matrimonio se funda y se sostiene en una dimensión vertical, sobrenatural, del amor de Dios, y solo por eso es capaz de superar toda dificultad horizontal, dando testimonio de la grandeza de ese Amor. Como decía el Papa Pio XI en su Encíclica sobre el matrimonio cristiano Casti Connubii:

 

Continue reading

Reflexión: Virtud Teologal de la Caridad (AMOR)

Virtud Teologal de la Caridad (amor)

1ra. Carta a los Corintos de San Pablo
Nada más perfecto que la caridad (amor)

13. Si yo hablara todas las lenguas de los hombres y de los ángeles, y me faltara la caridad (amor), no sería más que bronce que resuena y campana que toca. Si yo tuviera el don de profecía, conociendo las cosas secretas con toda clase de conocimientos, y tuviera tanta fe como para trasladar los montes, pero me faltara caridad (el amor), nada soy. Si reparto todo lo que poseo a los pobres y si entrego hasta mi propio cuerpo, pero no por caridad (amor), sino para recibir alabanzas, de nada me sirve.

La caridad (el amor) es paciente, servicial y sin envidia. No quiere aparentar ni se hace el importante. No actúa con bajeza, ni busca su propio interés. La caridad (el amor) no se deja llevar por la ira, sino que olvida las ofensas y perdona. Nunca se alegra de algo injusto y siempre le agrada la verdad. La caridad (el amor) nunca pasará. Pasarán las profecías, callarán las lenguas y se perderá el conocimiento. Porque el conocimiento, igual que las profecías, no son cosas acabadas. Y, cuando llegue lo perfecto, lo imperfecto desaparecerá. Cuando yo era niño, pensaba y razonaba como niño, pero cuando ya fui hombre, dejé atrás las cosas del niño.

Del mismo modo, al presente, vemos como un mal espejo y en forma confusa, pero entonces será cara a cara. Ahora tenemos la fe, esperanza y la caridad (el amor), los tres. Pero el mayor de los tres es la caridad (el amor).

No hay caridad (amor) auténtico sin fe y sin esperanza.

 

FE, ESPERANZA Y AMOR
Firmes en la Fe, caminando con Esperanza para manifestar alegres el amor de Dios

 

Reflexión: Virtud Teologal de la Esperanza

Virtud Teologal de la Esperanza

Para el Papa Juan, la segunda entre las siete “lámparas de la santificación” era la esperanza. Esta virtud, es obligatoria para todo cristiano.

Dante, en su Paraíso (cantos 24, 25 y 26) imaginó que se presentaba a un examen de cristianismo. El tribunal era de altos vuelos. “¿Tienes fe?”, le pregunta, en primer lugar, San Pedro. “¿Tienes esperanza?”, continúa Santiago. “¿Tienes caridad?”, termina San Juan. “Sí,-responde Dante tengo fe, esperanza y caridad”. Lo demuestra y pasa el examen con la máxima calificación.

He dicho que la esperanza es obligatoria; pero no por ello es fea o dura. Más aún, quien la viva, viaja en un clima de confianza y abandono, pudiendo decir con el salmista Abrahám: “Señor, tú eres mi roca, mi escudo, mi fortaleza, mi refugio, mi lámpara, mi pastor, mi salvación. Aunque se enfrentara a mí todo un ejército, no temerá mi corazón; y si se levanta contra mí una batalla, aun entonces estaré confiado”.

Se puede aplicar lo que de Abrahán dijo San Pablo: “Creyó esperando contra toda esperanza” (Rom 4, 18).

He aludido a los Salmos. La misma segura confianza vibra en los libros de los Santos. Quisiera que leyerais una homilía predicada por San Agustín un día de Pascua sobre el Aleluya. Él verdadero Aleluya –dice más o menos– lo cantemos en el Paraíso. Aquel será el Aleluya del amor pleno; éste de acá abajo, es el Aleluya del amor hambriento, esto es, de la esperanza.

No todos tiene simpatía con la esperanza. Nietzsche, por ejemplo, la llama “virtud de los débiles”.

Continue reading

Reflexión: Virtud Teologal de la FE

Virtud Teologal de la Fe

Fe significa creer algo a alguien. Quien cree, acepta por el testimonio de otro, que un determinado contenido es algo real y verdadero. Esto podría ser de una manera esquemática el concepto de Fe. Como puedes observar existen entonces dos elementos esenciales, por una parte la creencia
en un contenido, el tenerlo por verdadero y por otro la creencia a una persona, la confianza en ella.

Fe quiere decir por tanto tener algo por real y verdadero en virtud del testimonio de otro. El hombre puede ser obligado a hacer muchas cosas, incluso en contra de su voluntad. Pero creer sólo podrá hacerlo si quiere. He aquí pues, otro ingrediente importante: La voluntad. En el acto mismo de la Fe, el creyente cree porque quiere creer. De manera que el concurso de la voluntad en el acto de fe es imprescindible. Por otra parte, tener Fe implica participar en el conocimiento de alguien que sabe. Si no hay nadie que vea y que sepa, no puede haber nadie que crea,

La Fe es un acto libre, a nadie, absolutamente a nadie se le puede obligar a que crea, de allí que surja otro elemento de la Fe: La Libertad. Todos estos conceptos y elementos constitutivos del acto de Fe nos llevan a una primera conclusión: La Fe se manifiesta como una convicción del hombre en todo su ser, pues además del entendimiento abarca, la voluntad y la libertad. Ahora bien, la verdadera Fe, es espontánea. La creencia puedes adquirirla mediante el estudio, pero la fe no, por eso e dije al principio: cree el que quiere libremente pues la Fe no se mezcla con ningún análisis. Lo importante en todo esto es si quieres saber, la búsqueda del perfeccionamiento jamás ha sido por la personas que solamente creen o no creen, de lo que se trata es de estudiar para saber. Si tienes Fe en lo que haces y por que lo haces, entonces podrás estudiar y de esta manera alcanzarás el camino del saber.

FE, ESPERANZA Y AMOR
Firmes en la Fe, caminando con Esperanza para manifestar alegres el amor de Dios