Sentimientos que no te convienen

¿Conoces personas aisladas, encerradas en sí mismas? Gente que “no se da” con otros, no abre su corazón y se encierra en su mundo… Tal vez tú eres uno de ellos. Tal vez sientas que nadie aprecia lo que haces o peor aun, que nadie aprecia lo que tú eres. Este sentimiento no viene solo, ha sido puesto en ti por alguna causa, y la mayoría de las veces es porque alguien te ha hecho o dicho Y lo que sucedió fue que lo que hizo y/o dijo esa persona se quedó dentro de tu corazón, tal vez en un rincón oscuro, tal vez en un lugar de prominencia, pero se quedó allí.

Si has dejado que eso se quede allí, por días, meses o años, le estás quitando alegría y color a tu vida! Jesús nos dijo, casi como gritando y enfatizándolo: “¡Escuchen bien lo que tengo que decirles!: Amen a sus enemigos, y traten bien a quienes los maltraten. A quienes los insulten, respóndanles con buenas palabras. Si alguien los rechaza, oren por esa persona. Si sólo aman a la gente que los ama, no hacen nada extraordinario. ¡Hasta los pecadores hacen eso! Y si sólo tratan bien a la gente que los trata bien, tampoco hacen nada extraordinario. ¡Hasta los pecadores hacen eso!” Lucas 6,27-28 y 32-33

Cuando permites que un insulto o mala actitud hacia ti se quede dentro tuyo, estás viviendo bajo la maldición del enemigo. Estás dejando que él use eso para minimizarte y hasta a veces querer vengarte. Cuando vives con el deseo de que algo malo le pase a la persona que te hirió, vives como el diablo quiere y bajo su maldición. La venganza es del Señor y él hará justicia a SU tiempo.

Perdona al que te ofendió, suelta al que te hirió, haz lo que Jesús hizo por ti: se olvidó de tus pecados, los borró y NUNCA MÁS los traerá a memoria. Sé que no es fácil hacer esto, pero cuando lo hagas no sólo vivirás mejor, estarás más alegre, te será más fácil enfocarte en las cosas importantes de tu vida y te aseguro que si estabas enfermo te sanarás!

Es la bendición del perdón. Pruéba

Nunca cambies tu natruraleza

Un maestro vio cómo un alacrán se estaba ahogando y decidió sacarlo del agua, pero cuando lo hizo, el alacrán lo picó.
Por la reacción al dolor, el maestro lo soltó, y el animal cayó al agua y de nuevo estaba ahogándose. El maestro intentó sacarlo otra vez, y otra vez el alacrán lo picó. Alguien que había observado todo, se acercó al maestro y le dijo:

“Perdone, ¡ pero usted es terco ! ¿No entiende que cada vez que intente sacarlo del agua lo picará?”.
El maestro respondió:
“La naturaleza del alacrán es picar, y eso no va a cambiar la mía, que es ayudar”.
Y entonces, ayudándose de una hoja, el maestro sacó al animalito del agua y le salvó la vida.


No cambies tu naturaleza si alguien te hace daño; sólo toma precauciones. Algunos persiguen la felicidad; otros la crean. Tenlo presente siempre.

Tan sencillo como esto…. “Cuando la vida te presente mil razones para llorar, demuéstrale que tienes mil y un razones por las cuales sonreír”
Que la conducta de las otras personas jamás condicione la tuya. Animo!

Aprende a proteger tu matrimonio

 

El ladrón no viene sino para hurtar y matar y destruir .Juan 10,0

Lamentablemente son muchas parejas que exponen su matrimonio en un campo donde no saben que hay un enemigo que solo está esperando una oportunidad para destruir su relación.
Cada Cual necesita aprender a proteger su matrimonio con mucho cautela. Una de las cosas que usted necesita aprender hacer es,

 

MANTENER SUS PROBLEMAS PERSONALES, PERSONALES!

Son muchas mujeres y hombres que tienen la tendencia de divulgar sus problemas matrimoniales con personas que no tienen capacidad de ayudarlos. Muchas veces callemos en la tentación de ir a descargarnos emocionalmente con el compañero de trabajo o con las amigas donde nos cortamos el pelo
El problema con esto es que cuando usted arregle sus diferencias con su pareja, a usted se le olvidara, pero no a sus amigos.

Lamentablemente sus amigos verán a su conjugue con malos ojos y solo verán el problema que usted les contó. Como no fueron parte de la solución, siempre lo recordaran.

Aparte de que no lo olvidaran, es sumamente difícil de encontrar personas confiables y que puedan guardar discreción. Recuerde que usted tiene que guardarle el respeto a su esposo o su esposa con sus problemas privadas. Nunca ponga sus problemas en su muro para que el mundo entero lo vea, mejor busque alguna persona que sepa aconsejarle hacia la voluntad de Dios. Y Recuerde que no todo aquel que se dice ser “amigo” Lo es. Hay personas que se gozan con darle el mal consejo, y el mal consejo no proviene de Dios. Todo lo que hace alejarte de Dios y de tu familia es un enemigo.

Aprende a proteger tu matrimonio

Tiene sintomas de divorcio tu matrimonio?

Cómo saber si tu matrimonio va en una mala dirección? Si contestas “sí” a alguna de estas preguntas tu matrimonio se encuentra en peligro:

Al dormir cada día junto a tu pareja has llegado a preguntarte: “¿Por qué sigo con ella?”
Al cerrar la puerta después de un día de trabajo o de salida con familiares o amigos, ¿sientes pena y tristeza de regresar a tu hogar?
¿La relación con tu cónyuge se ha vuelto más semejante a una relación de hermanos con poca confianza que a una relación amorosa?
¿Estuviste al punto extremo de pedir el divorcio varias veces, pero la única razón por la que sigues adelante con tu matrimonio es porque tienen hijos o por no quedar mal con la familia o la sociedad?
Los siguientes consejos que te voy a dar, son algunas soluciones para los principales factores por las que un matrimonio termina:

Dinero

Problema: Cuando el encargado de proveer en el hogar no lo hace como se espera, o cuando no se incluye al cónyuge en la toma de decisiones sobre la administración del dinero y hay discusiones al respecto.

Solución: Crear un presupuesto familiar. Tanto padre como madre deben estar incluidos en la planeación del presupuesto. Se debe llegar a un acuerdo con respecto a los gastos. Pueden hacer juntos una lista de las necesidades que se deben cubrir por cada miembro de la familia. Si el encargado de proveer en la familia no lo esta haciendo, se debe considerar otra solución. Existen muchas familias donde se necesita que padre y madre trabajen, pueden considerar un arreglo al respecto dependiendo de sus necesidades.

Comunicación

Problema: No se pueden hablar ciertos temas sin que se enojen, no existe el interés de hablar de los sentimientos ni de deseos, sueños y esperanzas del cónyuge. No existe un intercambio de ideas, sugerencias o planes en la crianza de los hijos.

Solución: Aprendan a hablar y a escuchar. Pueden crear juegos o una forma didáctica para aprender a expresarse. Deben creer firmemente que expresar y compartir sus sentimientos o las situaciones por las que están pasando en su vida es vital para mantener a la relación viva.

Poco interés

Problema: El trabajo, estrés, amigos y pasatiempos son más importantes que los hijos y el cónyuge. Si no se quiere pasar tiempo con la familia y con la pareja es signo de que algo esta mal.

Solución: Cuando una persona no es feliz en su matrimonio, siempre va a buscar salidas para distraerse. Se debe intentar hablar de qué es lo que molesta a la pareja, ¿por qué no es feliz? ¿qué se puede hacer para que puedan tener armonía y que se sienta bienvenido? Es importante encontrar tiempo para comunicarse, hablar de dinero, salir como pareja y tener intimidad.

Abuso

Problema: Existen diferentes tipos de abuso. Puede presentarse de parte del hombre o de la mujer y afecta a toda la familia.

Solución: Se debe buscar ayuda profesional. Ignorar el problema solo lo va a ser peor y poner en riesgo tu vida y la de tu familia. La única forma de salvar una relación que está pasando por este problema es consiguiendo ayuda profesional y esperando el sincero deseo del abusador de cambiar. Muchas veces el maltrato hace que no queden sentimientos de amor. Se necesita mucha paciencia, humildad, dedicación y en especial amor para superar un problema de esta naturaleza.

Adicciones

Problema: El uso de drogas, alcohol y pornografía afectan la vida matrimonial y la armonía en el hogar.

Solución: Al igual que el abuso, este tipo de problemas no se pueden dejar pasar. Se debe buscar ayuda, el problema es que la persona afectada es la última en querer cambiar. Se necesita la correcta información, paciencia, dedicación y mucho amor de parte de la pareja para que un cambio pueda ocurrir.

Infidelidad

Problema: Deshonestidad y engaño sexual con terceras personas.

Solución: Es posible superar una infidelidad, Se necesita paciencia, humildad, perdón sincero, dedicación, ayuda profesional (en muchos casos), mejorar la comunicación y demostrar amor todo el tiempo.

Existen muchas razones para querer el divorcio, pero también existen muchas más razones para seguir intentando y salvar la relación.

Para ti que estás pasando momentos difíciles te recomiendo que no te desalientes. Un matrimonio exitoso no es fácil, pero eso no quiere decir que es imposible de lograr. Cada día tienes una oportunidad nueva para mejorar tu relación, el momento de actuar es ahora.

Y tú, ¿tienes síntomas de divorcio?

Bienaventurados los esposo

Bienaventurados son el esposo y la esposa que continúan afectuosos, considerados y amantes después que las campanas nupciales han dejado de sonar.

Bienaventurados son el esposo y la esposa que son tan condescendientes y corteses el uno con el otro como son con sus amigos.

Bienaventurados son aquellos que tienen un sentido de humor, porque este atributo será un medio disponible para absorber el impacto de los embates de la vida.

Bienaventurados son los matrimonios que se abstienen del uso de bebidas alcohólicas.

Bienaventurados son los que aman a su cónyuge y que alegremente cumplen su promesa matrimonial de fidelidad y de ayuda mutua por ambas partes.

Bienaventurados son los que llegan a ser padres, porque los hijos son la
herencia del Señor.

Bienaventurados son aquellos que dan gracias a Dios por el alimento antes de participar de él y que separan algún tiempo cada día para la lectura de la Biblia y la oración.

Bienaventurados son aquellos cónyuges que nunca se hablan uno al otro en voz alta y que hacen de su hogar un sitio donde nunca se oye una palabra desalentadora.

Bienaventurados son el esposo y la esposa que fielmente asisten a los cultos de adoración de la iglesia y que trabajan juntos en la iglesia para el extendimiento del Reino de Cristo.

Bienaventurada es la pareja que tiene una comprensión completa de los asuntos financieros y que delinea un plan de sociedad con el dinero que recibe.

La esposa que dejó de enojarse

La historia de una mujer que dejó de enojarse y cambió su vida para bien. Se
recomienda leer este artículo a todos aquellos que creen que los problemas de su matrimonio solo se solucionan con el divorcio.

— Aplazaba ese momento como podía, pero ese día llegó. El día en el que mi marido Bill se fue a trabajar y tomo las maletas, agarré a mi hijo de dos años y nos fuimos de la casa con mis padres. Mi mamá nos recibió y me dijo que no me iban a dejar sola y que me iban a apoyar en todo.

«Pero antes de que dejes definitivamente a tu marido, -dijo mi mamá- hazme un favor». Puso enfrente de mí una hoja de papel, trazó una línea vertical en el medio y me pidió escribir en la primera columna las cosas que no podía soportar de Bill. Creí que en la segunda columna me pediría escribir la lista de sus cualidades, y definitivamente sabía que iba a ser mucho más corta.

Sabía qué escribir en la primera columna:

Bill siempre tira sus cosas.
Jamás me avisa a dónde va.
Se suena la nariz cuando comemos.
Jamás me hace buenos regalos.
Es desordenado y tacaño con el dinero.
No me ayuda en la casa.
Siempre está callado y no se comunica conmigo.

Fue una lista tan larga que se me acabó el espacio en la hoja. Ahora tenía una prueba contundente de que ninguna mujer viviría al lado de ese monstruo.
Con una sonrisa satisfecha le pregunté a mi mamá: «¿Quieres que escriba en la otra columna sus cualidades, cierto?»

Pero mi mamá dijo que las conocía sin ello. Y me pidió que escribiera mi reacción ante cada defecto de Bill. Enfrente de cada punto, qué es lo que yo solía hacer en respuesta a esa conducta.
Esto fue mucho más complicado, no esperaba que se tratara de mí. Pero sabía que mi mamá no me dejaría libre hasta que completara esa parte de la tarea también.

Así que empecé a escribir.
¿Cómo reaccioné?

Me enojé.
Grité y lloré.
Sentí vergüenza de estar a su lado.
Me hice mártir.
Quería casarme con alguien más.
Creí que merecía más.
Y que él no me merecía a mí.

Esta lista también fue infinita. Entonces mi mamá tomó la hoja de papel y la cortó a la mitad por la línea dibujada. Rompió en pedazos la lista de los defectos de Bill, la tiró a la basura y me entregó la lista acerca de mí, diciendo:

«Toma, piensa en eso hoy. Deja que el niño se quede con nosotros. Y luego ven, si decides dejar a Bill definitivamente, tu papá y yo te ayudaremos en todo».

Regresé a mi casa y miré mi lista. Sin la primera parte con los defectos de Bill, lucía fea. Vi el reflejo de mi espantosa conducta y actos destructivos y solo entonces me di cuenta de lo mal que me había comportado todo ese tiempo.

Luego pensé en aquellos defectos que me molestaban de mi marido. Y entendí que no había nada feo y que no pudiera perdonar. Estaba tan enojada que ni siquiera me daba cuenta de la suerte que tenía, mi marido era una buena persona, no perfecta pero buena.

Regresé con mis padres. Fue sorprendente lo diferente que ahora veía la situación. Ahora solo sentía serenidad y felicidad. Hace cinco años prometí estar con él en la salud y en la enfermedad, y me asusté al darme cuenta de lo fácil que era para mí cambiar la vida drásticamente y dejar a mi hijo sin padre solo por detalles y molestias momentáneas.

Cuando Bill regresó del trabajo, mi hijo y yo ya lo estábamos esperando.
Me gustaría decir que Bill cambió. Pero no, no fue así. Siguió haciendo lo que me molestaba. Sin embargo, cambié mi actitud frente a sus actos.

Y todavía estoy agradecida con mi mamá porque salvó nuestro matrimonio con su sabio consejo. Cuando Bill cumplió 49, lo diagnosticaron con Alzheimer, tuvo que dejar su trabajo de profesor y cuidaba de mi marido amado.

Cuando mi hijo me preguntó: «Mamá, ¿qué haremos cuando papá ya no pueda recordarnos?»; le contesté: «Nosotros lo recordaremos; lo recordaremos como al mejor papá del mundo y al marido amado, y recordaremos todo lo que nos enseñó, y cómo nos amó».

Becky Zerbe estuvo casada con Bill durante 29 años.

Autora: Becky Zerbe

Calidad humana

Hoy todos hablan de calidad de productos, de calidad de procesos, calidad de servicios, calidad de sistemas…..muy poca gente habla de calidad humana, calidad de vida……y sin ella, todo lo demás es apariencia, sin fundamento.
Hablar de calidad humana, es cuidar nuestros vínculos con los demás. Necesitamos rehacer nuestros vínculos humanos.

De nada sirve trabajar de sol a sol en un lugar donde no tenemos amigos y llegar cansados a un hogar en el que nadie se interesa en saber cómo nos fue.


¿Para qué trabajar tanto si nos sentimos solos? Es triste leer un libro y no tener a alguien con quien comentarlo, es doloroso sentirse preocupado y no contar con una persona a quien abrirle el corazón.
De nada vale estar al frente de una pista de tenis, un campo de fútbol o frente a un salón si no tenemos con quien hablar, con quien disfrutar ese momento.


¿Para qué tener lo que no se puede compartir? .Ni las cosas ni el dinero, poseen valor intrínseco. El valor de lo material está en su aplicación, en el servicio a alguien más o la convivencia con alguien más.
La belleza de tener esta en compartir. La magia de luchar por una prosperidad económica, estriba, ni más ni menos, en poder ver sonreír a alguien a quien le damos el privilegio de disfrutar lo que ganamos.
Eso es parte de la naturaleza humana: dar, convivir, amar, servir… ayudar.
¡HAZLO!


En muchas ocasiones estamos asustados, si!!, asustados de lo que tal vez no podemos hacer; asustados de lo que pensaría la gente si tratamos, de lo que pensaría la gente si hacemos eso que tanto deseamos. Permitimos que nuestros miedos se interpongan en nuestros sueños.


Decimos no, cuando queremos decir si. Murmuramos cuando queremos gritar, y después… después gritamos a quien no teníamos que hacerlo. ¿Por qué?
Después de todo cruzamos por esta vida una sola vez, no hay tiempo para tener miedo. Así que intenta… intenta aquello que no has hecho, arriésgate, participa en el maratón, escribe aquella carta, acaba de pedirle perdón a esa persona a la que le fallaste, enfréntate como ganador a las cosas cotidianas.

Un viaje corto

Una anciana se subió en un autobús y tomó su asiento, en la siguiente parada, una joven mujer, fuerte y gruñona subió y se sentó bruscamente junto a la anciana, golpeándola con sus numerosas bolsas.
Al ver que la anciana se mantenía en silencio la joven le preguntó por qué no se había quejado cuando la golpeó con sus bolsas…?
La anciana respondió con una sonrisa:
“No es necesario ser mal educada o discutir sobre algo tan insignificante, ya que mi viaje a tú lado es tan corto porque me bajaré en la próxima parada.”

Si cada uno de nosotros comprendiera que nuestro tiempo en este mundo es tan corto, que oscurecerlo con peleas, argumentos inútiles, celos, no perdonar a los demás, el descontento y una actitud de averiguación constante es una ridícula pérdida de tiempo y energía.

¿Alguien rompió tu corazón?¿Alguien te traicionó, intimidó, engañó o humilló?
Tranquilízate, perdona, el viaje es muy corto.
Alguien te insultó sin razón? Tranquilízate, ignora, el viaje es muy corto.
Algún vecino hizo un comentario que no fue de tu agrado, tranquilízate, ignóralo, perdónalo, el viaje es muy corto.

Cualesquiera que sean los problemas que alguien nos traiga, recordemos que nuestro viaje juntos es muy corto.
Nadie sabe la duración de este viaje. Nadie sabe cuándo llegará su parada. Nuestro viaje juntos es muy corto. Vamos a apreciar a amigos y familiares. Seamos respetuosos, amables y perdonémonos los unos a los otros. Vivamos llenos de gratitud y alegría. Después de todo, nuestro viaje juntos es muy corto!
Sonríe a la vida… Y comparte con tus compañeros de viaje lo más que puedas, esto hará para ti un viaje ameno, tranquilo y Feliz.