El papel arrugado

Un día un predicador hablaba de su carácter impulsivo… le hacía reventar en cólera a la menor provocación. Siempre fui “mecha corta” dijo sonriendo.
La mayor parte de las veces, después de uno de estos incidentes, me sentía avergonzado y me esforzaba por consolar a quien había dañado.
Un día mi consejero, quien me vio dando excusas después de una explosion de ira, me entregó unpapel liso.
Y entonces me dijo: Estrújalo!
Asombrado, obedecí e hice una bola con él papel.
Luego me dijo: Ahora déjalo como estaba antes. Por supuesto que no pude dejarlo como estaba. Por más que traté, el papel quedó lleno de arrugas.

Entonces mi consejero habló: “El corazón de las personas es como ese papel.
La impresión que dejas en ese corazón que lastimaste, será tan difícil de borrar como esas arrugas en el papel.
“Aunque intentemos enmendar el error, ya estará “marcado”.
Por impulso no nos controlamos y sin pensar arrojamos palabras llenas de odio y rencor, y luego, cuando pensamos en ello, nos arrepentimos…
Ya no podemos dar marcha atrás, no podemos borrar lo que quedó grabado. Y lo mas triste es que dejamos “arrugas” en muchos corazones.

Desde hoy, se más compresivo y más paciente, pero en especial aprende a dejar el orgullo a un lado y haz como haría un valiente, Pide perdón y reconoce tu error.
Cuando sientas ganas de estallar recuerda “El papel arrugado”.¿Recuerdas que alguien dijo una vez: «habla cuando tus palabras sean tan suaves como el silencio»?
Muchas personas se jactan de ser francas, y que dicen las cosas con independencia del sentimiento de los demás. ¿No son ellas fabricantes de papeles arrugados por dondequiera que pasan?
La persona silenciosa puede ser más expresiva que cualquiera que se exceda en palabras. Debemos aprender a ser discretos y silenciosos. Muchas son las personas que pagan altos precios para escuchar conciertos ruidosos y y no valoran el silencio cuando se sienten cargados o estresados.

No seas impulsivo

Los esposos Mario y Leslie no podian tener hijos, llevaban 5 años de casados

habia adoptado un perro pastor alemán , quien les daba mucho cariño y compañia.

Un dia Leslie, se dió cuenta que estaba embarazada, estaban muy felices

El doctor recomendó tener aislado al animal pero ellos mno hicieron caso y llevaron

el embarazo junto al bello pastor alemán, nació la pequeña y la acostumbraron a jugar con

el perro; un dia dejaron a la pequeña juunto a Gester (el perro) jugando en la habitación

de la niña, Mario y Leslie estaban en la sala, cuando vieron bajar a Gester ensagrentado,

ladrando y escupiendo sangre, la reacción de Mario y Leslie fue atacarlo de inmediato,

Mario corrió a buscar un cuchillo y asesinó a Gester porque pensaron que le habia hecho

daño a la bebé; nunguno corrió a ver que habia sucedido, cuando fueron a la habitación

encontraron a la bebe bien dormida, no tenia sangre y se veiá bien.

Pero habia sangre en el dormitorio, buscaron y encontraron un serpiente debajo de la cuna

de la niña, Gester salvó a la niña de ser atacada por la serpiente venenosa que se habia

metido a su habitación. Lloraron mucho porque el que salvó la vida de su hija, estaba muerto.

 

Reflexión: Cuantas veces actuamos asi? impulsivos, nos dejamos llevar por la ira y no permitimos buscar una razón de las cosas, solo vemos a quien atacar de inmediato , herimos y dañamos a las personas entes de tiempo.

Por eso, piensa y respira, pero cobretodo ORA antes de tomar una desición de la que puedes arrpentirte y dile al Señor: Padre, como quieres que enfrente esta situación? y siempre encontrarás una respuesta.

 

La mano de Dios, es la que te sostiene

Dame tu mano, quiero platicar contigo
Dame tu mano.

Miré tu rostro cabizbajo y me di cuenta que necesitas fuerza en tu camino. Después de todo, soy tu padre y no vivo en un lugar lejano donde jamás puedas acudir a mi cariño. Estoy aquí a un lado tuyo, donde siempre he estado, aunque a veces se te olvide un poquito.

Dame tu mano ahora, levántate. Quiero que caminemos un rato por las veredas de tus pensamientos y dime a que le tienes miedo. ¿ Porque ya no quieres vivir? ¿Por qué quieres tirar a la basura tu destino?
Es verdad, el mundo es cruel. Cuando eras niño, tus ojos se abrían curiosos esperando lo mejor de la vida. Tu sonrisa pura, la ofrecías en amistad a quien se decía amigo. Pero luego las mentiras y traiciones aniquilaron tu esperanza, apagaron tu risa y tu deseo de vivir se hizo pedazos. Se oscureció tu amor, dejaste de confiar y dejaste de creer en mí.

Pero, ahora créeme esto: te comprendo y te conozco tan bien como conozco el cielo; y como a cada estrella llamo por su nombre, así conozco cada carga en tu vida, cada herida, aun tu más pequeñito dolor lo entiendo bien. Hablamos el mismo lenguaje y sé muy bien lo que te dará consuelo.
Dame tu mano, y mientras caminamos quiero hablarte de un lugar donde eres muy amado. Donde vistes ropas reales, donde tu nombre es conocido, apreciado y admirado. Desde donde una mirada se posa sobre ti a cada minuto de tu vida, sea de noche, sea de día.


En ese lugar, cual pajarito hambriento, tu alma es fortalecida, alimentada. Allí eres quien verdaderamente eres, hijo del omnipotente, imagen y semejanza del Creador del Universo. ¡Qué no se te olvide! Si vuelves a tropezar, que en el espacio más preciado del universo entero tú tienes tu propio lugar, solo para ti. Y de aquí, nada ni nadie jamás te va a sacar.
Ese lugar es… sí, aquí. Mira en lo más profundo de mi corazón. El lugar donde eres protegido, donde con todo tu derecho de hijo puedes venir a platicar conmigo todos los días; aunque te sientas indigno. No te dejes engañar por las mentiras, con mi sangre rescaté tu vida y una vez más te lo repito: de aquí nadie te podrá sacar. Aunque se sacuda el universo entero, nada te podrá arrancar, nadie te podrá apartar. En mi corazón tú serás siempre el mismo, mi pequeñito, mi amado hijo.


¿Quién nos separará del amor de Cristo? ¿Tribulación, o angustia, o persecución, o hambre, o desnudez, o peligro, o espada? Antes, en todas estas cosas somos más que vencedores por medio de aquel que nos amó. 
Por lo cual estoy seguro de que ni la muerte, ni la vida, ni ángeles, ni principados, ni potestades, ni lo presente, ni lo por venir, ni lo alto, ni lo profundo, ni ninguna otra cosa creada nos podrá separar del amor de Dios, que es en Cristo Jesús Señor nuestro. Romanos 8:,5-39


Dame tu mano, hay otras cosas de las que te voy a hablar…no temas, estoy aquí a tu lado, siempre contigo

Para reflexionar: Las últimas palabras de Steve Jobs

Siempre es bueno tomar los testimonios de los demás para aplicarlo a nuestra vida. Stve Jobs, un hombre exitoso nos deja un mensaje para reflexionar, nunca es tarde para ocuparnos de amar.
He llegado a la cima del éxito en los negocios.
A los ojos de los demás, mi vida ha sido el símbolo del éxito.
Sin embargo, aparte del trabajo, tengo poca alegría. Finalmente, mi riqueza no es más que un hecho al que estoy acostumbrado.
En este momento, acostado en la cama del hospital y recordando toda mi vida, me doy cuenta de quetodos los elogios y las riquezas de la que yo estaba tan orgulloso, se han convertido en algo insignificante ante la muerte inminente.
En la oscuridad, cuando miro las luces verdes del equipamiento para la respiración artificial y siento el zumbido de sus sonidos mecánicos, puedo sentir el aliento de la proximidad de la muerte que se me avecina.
Sólo ahora entiendo, una vez que uno acumula suficiente dinero para el resto de su vida, que tenemos que perseguir otros objetivos que no están relacionados con la riqueza.

Debe ser algo más importante:
Por ejemplo, las historias de amor, el arte, los sueños de mi infancia…
No dejar de perseguir la riqueza, sólo puede convertir a una persona en un ser retorcido, igual que yo.
Dios nos ha formado de una manera que podemos sentir el amor en el corazón de cada uno de nosotros, y no ilusiones construidas por la fama ni el dinero que gané en mi vida, que no puedo llevarlos conmigo.
Solo puedo llevar conmigo los recuerdos que fueron fortalecidos por el amor.

Esta es la verdadera riqueza que te seguirá; te acompañará, le dará la fuerza y la luz para seguir adelante.
El amor puede viajar miles de millas y así la vida no tiene límites. Muévete adonde quieras ir. Esfuérzate para llegar hasta las metas que desea alcanzar. Todo está en tu corazón y en tus manos.
¿Cuál es la cama más cara del mundo? La cama de hospital.

Usted, si tiene dinero, puede contratar a alguien para conducir su coche, pero no puede contratar a alguien para que lleve su enfermedad en lugar de cargarla usted mismo.
Las cosas materiales perdidas se pueden encontrar. Pero hay una cosa que nunca se puede encontrar cuando se pierde: la vida.
Sea cual fuere la etapa de la vida en la que estamos en este momento, al final vamos a tener que enfrentar el día cuando la cortina caerá.
Haga tesoro en el amor para su familia, en el amor por su esposo o esposa, en el amor por sus amigos…
Trátense bien y ocúpense del prójimo.

 

La ultima oportunidad(para matrimonios )

En la casa de los Ramírez se oía una fuerte discusión. Para los vecinos esto ya no era algo nuevo. Hasta se sentían extraños cuando en aquella casa no se oía grito alguno. De pronto Antonio  salió gritando con rumbo al parque que estaba a unos metros de su casa.

Desconocido: ¡Hola Antonio, buenas noches!

Antonio: ¡Ehhh! Buenas noches señor. ¿Quién es usted? ¿Jamás lo había visto por aquí?

Desconocido: Soy Carlos. Sacerdote  de la iglesia que se está construyendo aquí a dos cuadras.

Antonio: ¡Así! Bueno, ¿cuídese no?

Sacerdote : Antonio, te vi salir de tu casa gritando e insultado a tu esposa. ¿Sucede algo grave?

Antonio: ¿Que sucede? Sucede de todo padre. Esa mujer me tiene harto. Todos los días es la misma cosa. Problemas y más problemas.

Sacerdote: ¿Que causa esos problemas Antonio?

Antonio: Padre, esa mujer se la pasa tirada en el sofá todo el día. Cuando llego a casa me amarga diciendo porque no me tomo un tiempo para estar con ella.

Sacerdote: ¿Y nunca te has tomado un tiempo para hablar con tu esposa?

Antonio: ¡Puff! Padre, llego del trabajo cansado todos los días. ¿Usted cree que uno tiene tiempo para más que el trabajo? Trabajo como un loco todo el día para proveer a mi hogar y ella no lo entiende. Le doy todo lo que tiene. Casa, comida, ropa. Y aun así no es agradecida.

Sacerdote: Que bueno que proveas todo en tu casa Antonio. ¿Pero eso hace realmente feliz a tu esposa?

Antonio: ¿Padre, si la hace feliz? ¿A qué mujer no le hace feliz tener comodidades? Además, ella siempre está renegando. Dice que no soy atento, que no soy romántico con ella. Eso ya no existe para mí.

Sacerdote: Dice la Biblia que el amor no es envidioso. ¿Cómo has olvidado aquello que los enamoró de jóvenes? Tu esposa está muriendo por atención, por romance. Que le preguntes como le fue en su día. Que seas atento y romántico como lo eras cuándo la conquistabas para hacerla tu novia.

Antonio: ¿Y usted cree que con tanto trabajo yo tengo tiempo de esas cursilerías? Eso es cuando las estas enamorando. Cuándo no tienes que hacer. Ahora tengo una familia y cuentas que pagar. No tengo tiempo ni para comer bien.

Sacerdote: En verdad haz caído en un ciclo rutinario Antonio. Crees que tu vida es trabajar, trabajar y trabajar. En el mundo existen prioridades que debes conocer. Prioridades que debes tener en mente y jamás olvidar. Cómo que primero es Dios, segundo tu esposa, tercero tu familia y después tu trabajo y pasatiempo. Sin embargo tu esposa está fuera de tus prioridades.

Antonio: Padre, pero si no trabajo ¿quién pagará las deudas? Además, toda la vida me enseñaron eso. Yo vi a mi padre tratar a mi madre mal. Él siempre decía que las mujeres son para la casa y para servir al hombre. Eso pasó con mis hermanas. Jamás vi a mi padre ser atento con mi madre.

Sacerdote: Dice la Biblia que la cadena generacional de los padres seguirá a los hijos desde la primera hasta la cuarta generación. Y tú seguirás actuando igual que siempre si no rompes con esa maldición. Y lo peor aún, tus hijos seguirán tú mismo ejemplo.

Antonio: La verdad padre, estoy cansado de llevar esta vida. Estoy cansado de tener una esposa que solo grita, que solo está enojada todo el tiempo. Otras mujeres podrían tratarme diferente, pero ella no. Tal vez sea mejor terminar con esto. Darnos un tiempo. Tal vez estando solos vivamos mejor.

Sacerdote: Eres el hombre más cobarde del mundo Antonio. ¿Te atreverías a perder a la mujer de tu vida? ¿Te atreverías a dejar ir a la mujer que prometiste amar, cuidar y honrar para siempre? ¡Eso no es ser varón! Es una tonta y estúpida cobardía. Te pregunto Antonio ¿amas a tu esposa?

Antonio: Amo a mi esposa . No se lo digo seguido, pero la amo padre. No sé qué ha pasado durante estos años con nuestras vidas.

Sacerdote: Pero si la amas ¿por qué dices que quieres terminar todo y dejarla sola? Antonio, el amor es de Dios. No es un sentimiento humano. Dios es amor dice la Biblia. Y al ser Dios un ser inmortal, el amor es inmortal también. Pero este amor fue echo para mantenerse a diario. Para ser avivado día tras día. Con detalles, con mimos y todo el romanticismo que ellas merecen. Debes saber que tu esposa está en casa todos los días ocupándose de los niños y de todos los quehaceres del hogar.

Aunque tu creas que ella sólo duerme, pues ella solo se dedica a satisfacerte en todos los sentidos. Que la comida este al día, sexo todas las noches y más. ¿Pero tú como correspondes a todo lo que ella hacer por ti? Pues lo haces de mala manera. Ocúpate menos del trabajo y empieza a ocuparte más de tu esposa. Entrega a Dios tu vida y el proveerá todo para tu hogar. Tu solo encárgate de servir a Dios junto a tu familia.

Antonio: ¿Que me está sucediendo pasdre.Por que actúo de esta manera?

Sacerdote tu eres. Sacerdote de tu hogar. Cuándo estés ante él, de lo primero que darás cuenta será de tu esposa y familia. Así que, te animo a que tú y tú esposa se den LA ÚLTIMA OPORTUNIDAD. Lucha por ella, por vuestro amor. Reconquístala. Pasa más tiempo con ella que con tu trabajo. Se amable, atento, caballero y romántico. Ah, y de paso lee la Biblia.

Antonio: ¡Waw! La verdad jamás pensé que un desconocido podría decirme tan impactantes y motivadoras palabras. ¿Cómo podré pagárselo ! Padre !!! padre? a donde fue????

5 consejos para cuando tus planes se derrumban. Dios tiene un mejor plan para ti

¿Te ha sucedido que tenías todo planeado para el día, todo organizado, hasta el más mínimo detalle, y luego, de la nada, algo o alguien viene a alterarlo todo?

Puede que alguien, alguna persona haya aparecido en escena y nunca te lo habrías esperado. ¿Cuál ha sido tu reacción estos casos? ¿Te molestaste, te irritaste y se lo dejaste saber a esa persona con tus palabras y gestos?

Tal vez pienses así: tengo mis planes, mis metas y mis objetivos a cumplir y deben ser llevados a cabo tal cual y punto.

No hay nada malo con el orden, el tener una metodología, el planear a largo plazo o incluso a corto plazo. De no ser por ello, el mundo sería un completo desastre, ¡de eso no hay duda! Incluso San Ignacio de Loyola dijo que uno de los propósitos primarios de asistir a los Ejercicios Espirituales es el de ordenar el desorden.

Sin embargo, para vivir nuestro viaje espiritual con el Señor debemos acostumbrarnos a esperar sorpresas, contradicciones, alteraciones en los planes, y digámoslo, la realidad de la cruz – no hacer nuestra voluntad, sino la voluntad de Dios.

¿Hacia dónde nos dirigimos con esta pequeña reflexión? Muy sencillo: nuestro Dios es un Dios misterioso y un Dios de sorpresas. Dios te enviará muchas sorpresas durante el transcurso de tu vida. Muchas de estas sorpresas consisten en la intervención de Dios para alterar tus bien ordenados planes.

Por lo tanto, ¿cómo podemos reaccionar a estas intervenciones y a la aparente alteración de nuestos bien ordenados planes y proyectos? Deberíamos tener una estrategia ante esto, y aquí te la dejo.

1.- ¡Prepárate!

Prepárate ahora para las sorpresas y la contradicción de tus bien pensados y prearados planes.

Si eres vigilante y estás preparado para lo inevitable – la sorpresa de la contradicción de tus planes –, entonces no perderás la paz cuando esto suceda.

2.- La Divina Providencia de Dios

Aún cuando nuestros planes parecen brillantes y bien pensados, la mente de Dios y Su voluntad trascienden nuestras proyecciones mentales.

¡Confía en su divina providencia! ¡Él no falla!

3.- ¿Aparece la contradicción?

En lugar de ceder a tu impulsividad normal e inherente y a tu naturaleza impetuosa, detente ora y reflexiona sobre la realidad de Dios interviniendo con otro plan mucho mejor que el tuyo.

4.- Mira y contempla la Cruz

Cuando la contradicción de tus planes, los planes alterados pesen sobre ti, mira hacia arriba a Jesús en la cruz y recuerda Sus últimas palabras poco antes de entregar Su espíritu:

“Padre en tus manos encomiendo mi espíritu”.

Jesús colgado en la cruz, derramando cada gota de Su Preciosísima Sangre: parece contradictorio que Dios decidiera optar por este medio para salvar a todo el universo creado.

Él termina entregando su espíritu en las manos del Padre.

5.- Tener Humildad

Nuestro orgullo puede tomar lo mejor de nosotros. Una manifestación del orgullo es que puede convencernos a nosotros mismos de que nuestras personas, proyectos y formas de hacer las cosas son superiores a las otras que nos rodean.

Dios puede intervenir para contradecir nuestros planes por la simple razón de apacigüar nuestro orgullo y ayudarnos a crecer en las virtudes que agradan a Jesús – mansedumbre y humildad. Jesús una vez describió Su personalidad, la disposición de Su Corazón con estas palabras:

“Yo soy manso y humilde de corazón”.

A ninguno de nosotros nos agrada ver nuestros planes, metas y propósitos alterados y volteados patas arriba, pero debemos detenernos la próxima vez y reflexionar: tal vez esa contradicción viene de Dios mismo.

Entonces, sin duda, Sus planes exceden grandemente los nuestros. Que ésta sea nuestra oración:

“Que se haga Tu voluntad, en la tierra como en el cielo…”

10 SEÑALES DE UN MATRIMONIO SALUDABLE

Sé consciente de que no existe como tal la relación perfecta, pero sí te puedes acercar.

1. Se expresan honestamente

La comunicación es clave para que una relación sea buena. Cuando ambos se sienten cómodos de expresarse, van por muy buen camino.

2. Mantienen su espacio e intereses

Incluso si sientes que tu relación es perfecta, no es necesario que pases TODO el tiempo con tu pareja. Mantener su individualidad es muy importante.

3. Existen discuciones resueltas con respeto

TODAS las parejas tienen desacuerdos, sin embargo la capacidad de resolverlos de una forma saludable es una señal de que la relación es buena.

4. Toman decisiones en conjunto

En una buena relación las decisiones son de dos. Sí, esto implica que en algunas ocasiones tendrás que ceder. ¡Pero no te molesta!

5. Aprecias mucho la relación

No se trata de que te llene de detalles o pases cada momento riendo, pero sí de que te sientas feliz en general. No importa si se quedan viendo una película en casa o salen con todos sus amigos.

6. Existe respeto

Una señal clara de que tu relación es saludable es que ambos se tratan con respeto, consideración, interés y amabilidad.

7. Puedes dejar pasar los detalles

Seguramente habrá cosas que te molestan de tu pareja, pero sabes dejarlos pasar y no buscar una pelea por ellos. En general, lo aceptas con todos sus defectos y virtudes.

8. Existe intimidad y encanto

No sólo se trata de sexo, sino de que se sientan atraídos dentro y fuera de la cama. Este tipo de conexión es básica.

9. Confías en tu pareja

Te sientes cómoda y segura con él. Esta es una de las señales de que tu relación va por un excelente camino.

10. No ocultas tus defectos

La confianza te permite ser vulnerable con tu pareja y no preocuparte demasiado por lo que piensa sobre tus defectos.

A quien daña una venganza?

Un día el pequeño Jaimito entró a su casa dando patadas en el suelo y gritando muy molesto. Su padre, quien estaba saliendo hacia el jardín con el objeto de realizar unos trabajos en la huerta familiar, lo llamó para conversar con él.

Jaimito, desconfiado, lo siguió, no sin antes decirle en forma irritada: Papá, ¡te juro que tengo mucha rabia! Pedro no debió hacer lo que hizo conmigo. Por eso, le deseo todo el mal del mundo, ¡Tengo ganas hasta de matarlo!

Su padre, un hombre sencillo, pero lleno de sabiduría, escuchaba con calma al hijo quien continuaba diciendo: Imagínate que el tonto de Pedro me humilló frente a mis amigos. ¡No acepto eso!, me gustaría que él se enfermara para que no pudiera ir más a la escuela.

El padre siguió escuchando y se dirigió hacia una esquina del garaje de la casa de donde tomó un saco lleno de carbón, el cual llevó hasta el final del jardín. Su hijo lo miraba callado, y antes de que pudiera decir algo, el padre le propone lo siguiente:

¿Jaime, ves aquella camisa blanca que está en el tendedero? Hazte la idea de que esa camisa es Pedrito y cada pedazo de carbón que hay en esta bolsa es un mal pensamiento que va dirigido a él. Quiero que le tires todo el carbón que hay en el saco, hasta el último pedazo. Después yo regreso para ver cómo quedó.

El niño lo tomó como un juego y comenzó a lanzar los carbones, pero como la tendedera estaba lejos, pocos de ellos acertaron la camisa. Una hora después, el padre regresó y le preguntó: Hijo, ¿qué tal te sientes?

Cansado pero alegre, ¡ya le di su lección a Pedrito!, y sonreía. Acerté algunos pedazos de carbón a la camisa. El padre tomó al niño de la mano y le dice: Ven conmigo a mi cuarto, que quiero mostrarte algo.

Al llegar al cuarto, lo coloca frente a un espejo que le permite ver todo su cuerpo. ¡Qué susto! Estaba todo negro y sólo se le veían los dientes y los ojos. En ese momento el padre dijo: Hijo, como pudiste observar, la camisa quedó un poco sucia pero no es comparable a lo sucio que quedaste tú.

El mal que deseamos a otros se nos devuelve y multiplica en nosotros. Por más que queramos o podamos perturbar la vida de alguien con nuestros pensamientos, los residuos y la suciedad siempre quedan en nosotros mismos.

Con esas palabras finales, el Padre se despidió de Jaimito quien había aprendido una lección de vida.

No guardes resentimientos ni rencores en tu corazón, déjalos ir, no quieras con tus pensamientos e imaginación llevar esos deseos de venganza a la persona que te ha herido.