¿Que es EL AMOR?

 

Que es EL AMOR

“El amor es paciente, es servicial; el amor no es envidioso, no hace alarde, no se envanece, no procede con bajeza, no busca su propio interés, no se irrita, no tienen en cuenta el mal recibido, no se alegra de la injusticia, sino que se regocija con la verdad. El amor todo lo disculpa, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta. El amor no pasará jamás.

1Corintios 13:4-8

*Dios quiere que lo ames, no por su bien sino por el tuyo.

Dios quiere que tu amor por él sea sincero y apasionado: con todo tu corazón con toda tu alma, toda tu mente y todas tus fuerzas.

Trabajo por saber: Que es EL AMOR

Ama a Dios por él te escucha, te comprende y concede tus deseos según su voluntad, dió la vida por ti y por mi.

¿Como puedo mostrar mi amor a Dios?

Obedeciéndolo y respetando sus mandamientos.

Continue reading

Testimonio: Y si te ocurriera algo… ¿Me mantendría a tu lado? La historia de un matrimonio fundado en Dios

Catholic-link.com- Compartimos un video utilísimo para todos aquellos que tengan que hacer apostolado matrimonial (o cursos de preparación para novios). En lo fundamental nos deja un testimonio impactante y real de lo que significa auténticamente el compromiso y el amor entre esposos. El testimonio es tan explicito que no creo sea difícil encontrar temas recurrentes para un buen diálogo (o para cuestionarse uno mismo), por eso tan solo remarco un aspecto del comienzo del video que creo es central y sostiene todo el testimonio: que “el matrimonio se refiere a Cristo y a su Iglesia”… sí, pues el matrimonio es una realidad que va mucho más allá de los cálculos humanos, porque es un sacramento que nos transporta a una realidad sobrenatural, de la gracia.

El matrimonio es ciertamente un realidad visible, pero en cuanto vínculo de compromiso con Dios tiene una dimensión invisible que lo hace capaz de transmitir de manera fecundísima la gracia en el mundo. No por nada, es comparado con Cristo y su Iglesia, porque es capaz de generar de los dos esposos un solo cuerpo y de ello como fruto del amor dar nueva vida a otros, reflejando en carne y hueso, la misma dinámica de la Iglesia que nos une Cristo en un solo cuerpo, dándonos a luz a una nueva vida como hijos de Dios por el bautismo. Sí, esta es la verdad que no podemos nunca olvidar y que esta presente en todo el video: que el matrimonio se funda y se sostiene en una dimensión vertical, sobrenatural, del amor de Dios, y solo por eso es capaz de superar toda dificultad horizontal, dando testimonio de la grandeza de ese Amor. Como decía el Papa Pio XI en su Encíclica sobre el matrimonio cristiano Casti Connubii:

 

Continue reading

Evangelio de Hoy 12/Julio/2012

Mateo 10, 7-15

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus Apóstoles: Id y proclamad que el Reino de los Cielos está cerca: curad enfermos, resucitad muertos, limpiad leprosos, echad demonios. Lo que habéis recibido gratis, dadlo gratis. No llevéis en la faja oro, plata ni calderilla; ni tampoco alforja para el camino, ni otra túnica, ni sandalias, ni bastón; bien merece el obrero su sustento. Cuando entréis en un pueblo o aldea, averiguad quién hay allí de confianza y quedaos en su casa hasta que os vayáis. Al entrar en una casa saludad; si la casa se lo merece, la paz que de deseáis vendrá a ella. Si no se lo merece, la paz volverá a vosotros. Si alguno no os recibe o no os escucha, al salir de su casa o del pueblo, sacudid el polvo de los pies. Os aseguro que el día del juicio les será más llevadero a Sodoma y Gomorra, que a aquel pueblo.

Palabra del Señor

R/Gloria y honor a ti Señor

 

Oración: Todo lo puedo en Cristo que me fortalece

 

Todo lo puedo en Cristo que me fortalece

Todo lo puedo en Cristo que me fortalece

Todo lo puedo en Cristo que me fortalece

 

Todo lo puedo en Cristo que me fortalece. La excusa es solo una mentira.

El Apostol Pablo nos aconseja que vivamos en victoria atraves del poder que tenemos por medio de nuestro Señor Jesucristo. “Todo lo puedo en Cristo que me fortalece.” (Fil. 4:13).

 

 

Reflexión: Virtud Teologal de la Caridad (AMOR)

Virtud Teologal de la Caridad (amor)

1ra. Carta a los Corintos de San Pablo
Nada más perfecto que la caridad (amor)

13. Si yo hablara todas las lenguas de los hombres y de los ángeles, y me faltara la caridad (amor), no sería más que bronce que resuena y campana que toca. Si yo tuviera el don de profecía, conociendo las cosas secretas con toda clase de conocimientos, y tuviera tanta fe como para trasladar los montes, pero me faltara caridad (el amor), nada soy. Si reparto todo lo que poseo a los pobres y si entrego hasta mi propio cuerpo, pero no por caridad (amor), sino para recibir alabanzas, de nada me sirve.

La caridad (el amor) es paciente, servicial y sin envidia. No quiere aparentar ni se hace el importante. No actúa con bajeza, ni busca su propio interés. La caridad (el amor) no se deja llevar por la ira, sino que olvida las ofensas y perdona. Nunca se alegra de algo injusto y siempre le agrada la verdad. La caridad (el amor) nunca pasará. Pasarán las profecías, callarán las lenguas y se perderá el conocimiento. Porque el conocimiento, igual que las profecías, no son cosas acabadas. Y, cuando llegue lo perfecto, lo imperfecto desaparecerá. Cuando yo era niño, pensaba y razonaba como niño, pero cuando ya fui hombre, dejé atrás las cosas del niño.

Del mismo modo, al presente, vemos como un mal espejo y en forma confusa, pero entonces será cara a cara. Ahora tenemos la fe, esperanza y la caridad (el amor), los tres. Pero el mayor de los tres es la caridad (el amor).

No hay caridad (amor) auténtico sin fe y sin esperanza.

 

FE, ESPERANZA Y AMOR
Firmes en la Fe, caminando con Esperanza para manifestar alegres el amor de Dios

 

Reflexión: Virtud Teologal de la Esperanza

Virtud Teologal de la Esperanza

Para el Papa Juan, la segunda entre las siete “lámparas de la santificación” era la esperanza. Esta virtud, es obligatoria para todo cristiano.

Dante, en su Paraíso (cantos 24, 25 y 26) imaginó que se presentaba a un examen de cristianismo. El tribunal era de altos vuelos. “¿Tienes fe?”, le pregunta, en primer lugar, San Pedro. “¿Tienes esperanza?”, continúa Santiago. “¿Tienes caridad?”, termina San Juan. “Sí,-responde Dante tengo fe, esperanza y caridad”. Lo demuestra y pasa el examen con la máxima calificación.

He dicho que la esperanza es obligatoria; pero no por ello es fea o dura. Más aún, quien la viva, viaja en un clima de confianza y abandono, pudiendo decir con el salmista Abrahám: “Señor, tú eres mi roca, mi escudo, mi fortaleza, mi refugio, mi lámpara, mi pastor, mi salvación. Aunque se enfrentara a mí todo un ejército, no temerá mi corazón; y si se levanta contra mí una batalla, aun entonces estaré confiado”.

Se puede aplicar lo que de Abrahán dijo San Pablo: “Creyó esperando contra toda esperanza” (Rom 4, 18).

He aludido a los Salmos. La misma segura confianza vibra en los libros de los Santos. Quisiera que leyerais una homilía predicada por San Agustín un día de Pascua sobre el Aleluya. Él verdadero Aleluya –dice más o menos– lo cantemos en el Paraíso. Aquel será el Aleluya del amor pleno; éste de acá abajo, es el Aleluya del amor hambriento, esto es, de la esperanza.

No todos tiene simpatía con la esperanza. Nietzsche, por ejemplo, la llama “virtud de los débiles”.

Continue reading

Reflexión: Virtud Teologal de la FE

Virtud Teologal de la Fe

Fe significa creer algo a alguien. Quien cree, acepta por el testimonio de otro, que un determinado contenido es algo real y verdadero. Esto podría ser de una manera esquemática el concepto de Fe. Como puedes observar existen entonces dos elementos esenciales, por una parte la creencia
en un contenido, el tenerlo por verdadero y por otro la creencia a una persona, la confianza en ella.

Fe quiere decir por tanto tener algo por real y verdadero en virtud del testimonio de otro. El hombre puede ser obligado a hacer muchas cosas, incluso en contra de su voluntad. Pero creer sólo podrá hacerlo si quiere. He aquí pues, otro ingrediente importante: La voluntad. En el acto mismo de la Fe, el creyente cree porque quiere creer. De manera que el concurso de la voluntad en el acto de fe es imprescindible. Por otra parte, tener Fe implica participar en el conocimiento de alguien que sabe. Si no hay nadie que vea y que sepa, no puede haber nadie que crea,

La Fe es un acto libre, a nadie, absolutamente a nadie se le puede obligar a que crea, de allí que surja otro elemento de la Fe: La Libertad. Todos estos conceptos y elementos constitutivos del acto de Fe nos llevan a una primera conclusión: La Fe se manifiesta como una convicción del hombre en todo su ser, pues además del entendimiento abarca, la voluntad y la libertad. Ahora bien, la verdadera Fe, es espontánea. La creencia puedes adquirirla mediante el estudio, pero la fe no, por eso e dije al principio: cree el que quiere libremente pues la Fe no se mezcla con ningún análisis. Lo importante en todo esto es si quieres saber, la búsqueda del perfeccionamiento jamás ha sido por la personas que solamente creen o no creen, de lo que se trata es de estudiar para saber. Si tienes Fe en lo que haces y por que lo haces, entonces podrás estudiar y de esta manera alcanzarás el camino del saber.

FE, ESPERANZA Y AMOR
Firmes en la Fe, caminando con Esperanza para manifestar alegres el amor de Dios