Solemnidad de Corpus Christi – Evangelio de Hoy

El Evangelio de Hoy
Domingo 02 de Junio de 2013
Santo Evangelio segun Lucas 9, 11b-17
Festividad del Cuerpo de Cristo (Corpus Christi)
Solemnidad de Corpus Christi

«Comieron todos y se saciaron»
En aquel tiempo, Jesús se puso a hablar al gentío del reino de Dios y curó a los que lo necesitaban.
Caía la tarde, y los Doce se le acercaron a decirle: «Despide a la gente; que vayan a las aldeas y cortijos de alrededor a buscar alojamiento y comida, porque aquí estamos en descampado.»
Él les contestó: «Dadles vosotros de comer.»
Ellos replicaron: «No tenemos más que cinco panes y dos peces; a no ser que vayamos a comprar de comer para todo este gentío.»
Porque eran unos cinco mil hombres.
Jesús dijo a sus discípulos: «Decidles que se echen en grupos de unos cincuenta.»
Lo hicieron así, y todos se echaron.
Él, tomando los cinco panes y los dos peces, alzó la mirada al cielo, pronunció la bendición sobre ellos, los partió y se los dio a los discípulos para que se los sirvieran a la gente. Comieron todos y se saciaron, y cogieron las sobras: doce cestos.

Palabra de Dios

Oración
Dios mío, dame un corazón que escucha para que esta oración provoque en mí un deseo profundo de mejorar mis actitudes y mi conducta, iniciando por abandonar todo tipo de pecado, especialmente el de omisión. ¡Ayúdame a amarte más!

Petición
Señor, que nunca sea indiferente a las necesidades materiales y espirituales de los demás.

Meditacion del Dia
Festividad del Cuerpo de Cristo (Corpus Christi)
Solemnidad de Corpus Christi

La Iglesia celebra este domingo la gran solemnidad del Cuerpo y la Sangre de Jesús. Es obvio que la expresión «cuerpo y sangre» es un modo típicamente semítico de indicar una totalidad, toda la persona; en este caso, la Persona de Cristo. Este mismo modo de expresión lo usó Jesús también en otra ocasión, cuando aseguró a Pedro que ningún hombre le había revelado su identidad: «Esto no te lo ha revelado ni la carne ni la sangre, sino mi Padre que está en los cielos» (Mt 16,17). Si «carne y sangre» no significara aquí el hombre (Pedro mismo o cualquier otro ser humano), entonces la afirmación de Jesús carecería de sentido. Lo que Jesús quiere decir es esto: «No el hombre, sino Dios». Diciendo «carne y sangre» se refiere al hombre en lo que tiene de más humano.

¿De dónde nace ese modo de referirse a la Persona de Cristo? Nace del mismo Jesús. En efecto, fue él quien en la última cena, tomó un pan y dijo: «Esto es mi Cuerpo», y luego tomó una copa de vino y dijo: «Esta copa es mi Sangre». La palabra de Cristo no puede dejar de hacer lo que dice, no puede dejar de efectuar lo que significa. Si Jesús dice: «Esto es mi cuerpo», eso no puede ser más que su Cuerpo; y si dice: «Esto es mi Sangre», eso no puede ser más que su Sangre. Su palabra, siendo Palabra de Dios, es viva y eficaz y «no vuelve a Dios vacía, sin que haya realizado los que a Dios plugo, ni haya cumplido aquello a que Dios la envió» (cf. Is 55,11).

El Evangelio de Hoy
Domingo 02 de Junio de 2013
Santo Evangelio segun Lucas 9, 11b-17
Festividad del Cuerpo de Cristo (Corpus Christi)
Solemnidad de Corpus Christi

Marcar como favorito enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.