Mi alma glorifica al Señor


El Evangelio de Hoy
Jueves 15 de Agosto de 2013
Abrirse a Dios. Mi alma glorifica al Señor
santo Evangelio según san Lucas 1, 39-56

En aquellos días, María se encaminó presurosa a un pueblo de las montañas de Judea, y entrando en la casa de Zacarías, saludó a Isabel. En cuanto ésta oyó el saludo de María, la creatura saltó en su seno.

Entonces Isabel quedó llena del Espíritu Santo, y levantando la voz, exclamó: “¡Bendita tú entre las mujeres y bendito el fruto de tu vientre! ¿Quién soy yo para que la madre de mi Señor venga a verme? Apenas llegó tu saludo a mis oídos, el niño saltó de gozo en mi seno. Dichosa tú, que has creído, porque se cumplirá cuanto te fue anunciado de parte del Señor”. Continue reading

¿Estas cuidando de la salud para tu alma?

Estas cuidando de la salud para tu alma

La salud corporal es uno de los bienes terrenales más preciados, muchas veces gastamos en pastillas para mantenernos delgados, gimnasio,salones de belleza etc, pero ¿quién se ocupa de la salud del alma? El Señor Jesús ha señalado que no sería de provecho al hombre, si ganare todo el mundo pero perdiere su vida o perdiere su alma (véase Mateo 16,26).

Las obligaciones del trabajo, el necesario cuidado de la salud, la higiene del cuerpo, el deporte equilibrado, las distracciones sanas, la lectura de la prensa, la información que llega continuamente a las puertas de mis ojos: son ocupaciones buenas, tal vez necesarias, pero que no pueden apartarme del centro: existo porque Dios me ama, existo para llegar a Dios.

Igual que sufre todo el cuerpo cuando un órgano enferma, le duele al alma, cuando no damos todo nuestro ser a Jesús. Planteémonos las siguientes preguntas para un «diagnóstico espiritual»: ¿Qué ven nuestros ojos internos? ¿Las señales del tiempo? ¿El altar en su elevada grandeza? ¿El envío de Jesús por medio de sus siervos? Estas cuidando de la salud para tu alma

Por eso, lo mejor de mi tiempo debo destinarlo a Dios. Buscaré, entonces, unos minutos para leer su Evangelio, donde encuentro palabras de vida eterna. Participaré en los sacramentos, especialmente en la misa dominical donde me uno a Cristo desde la fe común de la Iglesia; y en el sacramento de la confesión, donde el perdón limpia mis pecados y me da fuerzas para la lucha de cada día. Rezaré, en la mañana, en la noche, en momentos fugaces en medio de las prisas de la jornada. Serviré al familiar cansado o enfermo, ayudaré al amigo desanimado, enseñaré a un compañero de trabajo las bellezas de la fe católica: lo que hago a mi hermano lo hago al mismo Cristo.

El ciclo espiritual se trastorna cuando el reino de Dios ya no está en primer lugar, cuando nuestra vida gira únicamente alrededor de las cosas terrenales. El corazón languidece cuando el Altísimo ya no encuentra lugar en él. Prevengámonos ante todo ello, aplicando la medicina divina: La palabra de Dios y la gracia por el sacrificio de Jesucristo. ¡Entonces el alma queda fuerte y sana!

¿Estas cuidando de la salud para tu alma

Mi alma tiene sed del Dios vivo

 

Salmo 41
«Mi alma tiene sed del Dios vivo.»

Como busca la cierva / corrientes de agua, / así mi alma te busca / a ti, Dios mío.
Tiene sed de Dios, / del Dios vivo: / ¿cuándo entraré a ver / el rostro de Dios?
Recuerdo cómo marchaba a la cabeza del grupo / hacia la casa de Dios, / entre cantos de júbilo y alabanza, / en el bullicio de la fiesta.


 

Mi alma tiene sed del Dios vivo
David en este salmo interpreta el verdadero deseo de las almas por el Dios vivo.
David parece encontrarse en gran necesidad, perseguido hasta la muerte. Continue reading

TENGO SED DE TI SEÑOR

 

“Como anhela la cierva estar junto al arrollo, así mi alma desea Señor estar contigo. Sediento estoy de Dios, del Dios vivo. ¿Cuándo iré a contemplar el rostro del Señor?”  Salmo 42,1-3

San Agustín lo expresó con una frase célebre»Tu nos hiciste para Tí Señor, y nuestro corazón no estará tranquilo hasta que no descanse en Tí». Palabras sabias confirmando la sed que tenemos de Dios cada dia, cada momento en cada situación.

Mi alma tiene sed de Ti. Del Dios Vivo. Eres todo lo que necesito y quiero, Padre, Eres más grande que lo grande, más ancho que lo ancho. En Tu Hijo Jesús encuentro esperanza y sanación. Tu amor es más profundo que lo profundo. !Eres tan fuerte!, cuando estoy débil me fortaleces, cuando estoy fuerte me sacias. Eres el deseo de mi corazón. Por eso alabo.

Tener Sed de Dios es entregarle buscarlo en las buenas y en la malas, es amanecer y agradecerle por un nuevo dia, es entregarle tu enfermedad, tus penas, tus problemas, tu angustia , tu matrimonio en quiebra, tus hijos etc. Tener Sed de Dios es pedirle que nos llene de su amor, que nos permita entrar en su presencia aún siendo indignos siervos de EL.

 «Mi alma tiene sed de Dios, del Dios vivo» (Salmo 41, 3)

La sed que tenemos de  Dios se ha transformado en plena felicidad en el encuentro y, finalmente, en alabanza: «Toda mi vida te bendeciré y alzaré las manos invocándote»

Compartimos esta alabanza en la que le decimos al Señor cuanta sed tenemos de El . Bendiciones.