Cuaresma un llamado de Dios

Cuaresma es una llamada de Dios, un tiempo especial… de reflexión y de oración, de renovación interior, de conversión, de cambio de vida, siguiendo los parámetros del Evangelio.

La Cuaresma es una llamada de Dios, un tiempo particularmente apropiado… para hacer un alto en el camino, para mirarnos por dentro, para examinarnos y descubrir lo que tenemos que cambiar, lo que tenemos que mejorar, y lo que tenemos que intensificar en nuestra vida, a la luz de nuestros compromisos bautismales. Para asumir nuestra propia cruz, la cruz de cada día, y para tomar conciencia de nuestros pecados y arrepentirnos de ellos.

La Cuaresma es una llamada de Dios, el tiempo propicio… para pedir a Dios, con humildad, perdón por nuestras culpas, para hacer penitencia y reparar por nuestras infidelidades a su amor misericordioso. Para empezar a caminar de nuevo y para hacer nuevos propósitos… Se sugiere que sea siquiera uno y ser perseverante en ello para cumplirlo.

La Cuaresma es una llamada de Dios, el tiempo adecuado… para vivir con sencillez, con austeridad, para ser generosos, caritativos, cariñosos, con quienes comparten su vida con nosotros, para perdonar de corazón a quien nos ha ofendido. Para pedir perdón por nuestros comportamientos equivocados, para reconciliarnos, para amar a todos, sin distinción, para compartir lo que somos y lo que tenemos, siguiendo el ejemplo de Jesús que entrega su vida para salvarnos.

La Cuaresma es una llamada de Dios, un tiempo privilegiado… para pensar en nuestro Bautismo: en lo que nos da y en lo que nos exige, para renovar interiormente las promesas que hicieron nuestros padres y padrinos en nuestro nombre, cuando nos llevaron a bautizar. Para asumir con especial responsabilidad y conciencia nuestros compromisos bautismales, para hacer una nueva profesión de fe.

La Cuaresma es una llamada de Dios, el tiempo oportuno… para acoger en nuestro corazón con humildad y con amor, el perdón que Dios nos ofrece, para hacer una buena Confesión, que selle nuestro compromiso con Dios, nuestro deseo de conversión.

La Cuaresma es una llamada de Dios, el tiempo, el momento adecuado, para intensificar en nuestra vida de fe: la práctica de la oración, del silencio, la recepción de los Sacramentos, la lectura de la Sagrada Escritura, las obras de amor y de justicia.

Que es la confesion

¿ QUE ES LA CONFESION ?
No tengas miedo Jesus esta esperando por nostros amorosamente en el sacramento de la confesion

¿ QUE ES LA CONFESION ?– Cuando pecas pierdes la amistad con Dios y se te cierran las puertas del cielo.
– La CONFESIÓN es el sacramento que TE DA EL PERDÓN DE LOS PECADOS que has hecho, reconciliándote con Dios¿ CUÁNDO EMPEZÓ LA CONFESIÓN ?

El mismo día en que resucitó entre los muertos, Jesús nos dejó el sacramento de la Confesión.
– En la tarde del domingo de resurrección, Jesús se apareció a sus apóstoles y les dijo:
¨ Como me envió mi Padre, así les envío yo. Reciban el Espíritu Santo, a quien les perdonen los pecados, les serán perdonados; y a los que nos se los perdonen, no les seràn perdonados ¨

– Como ves, Jesús mismo diò a los sacerdotes el ¨poder¨ para perdonar los pecados.
– Algunas personas de sectas dicen que no se necesita confesarse con el sacerdote, que sólo hay que pedir perdón a Dios directamente. No te dejes confundir, esto no es cierto. En este evangelio ( Jn 20,19-23) vemos muy claro que Cristo da a sus apóstoles ( los primeros sacerdotes ) el poder de perdonar los pecados y no dice que cada persona pida perdón a Dios directamente para que se le perdonen.

QUÉ ES PECAR ?– Pecar es HACER EL MAL , desobedecer a Dios y ofenderlo.
– ¿ Y cómo se cuándo peco ? Pues pecas cuando no cumples los diez mandamientos de Dios. Estos mandamientos acuérdate que te los explicamos en el folleto número 4 y son:
1) Amarás a Dios sobre todas las cosas.
2) No jurarás el nombre de Dios en vano.
3) Santificarás las fiestas.
4) Honrarás a tu padre y a tu madre.
5) No matarás.
6) No cometerás actos impuros.
7) No robarás.
8) No mentirás.
9) No consentirás pensamientos ni deseos impuros.
10) No desearás los bienes ajenos.
– Los pecados, según lo graves que sean pueden ser: pecados mortales o pecados veniales.

Dios, lo que más quiere es que después de esta vida vayamos a gozar con Él en el cielo. Por desgracia los hombres a veces desobedecemos a Dios y hacemos el mal; cada vez que pasa esto perdemos la oportunidad de ir al cielo. Pero Dios ama a sus hijos con un amor tan grande, que quiso dejarles un medio para que pudieran pedirle perdón

 

¿ QUE ES LA CONFESION ?
No tengas miedo Jesus esta esperando por nostros amorosamente en el sacramento de la confesion