Devociones y Promesas, crecimiento espiritual

El Evangelio de Hoy
Sabado 08 de Junio de 2013
Devociones y Promesas, crecimiento espiritual
Evangelio según san Lucas 2, 41-51

Los padres de Jesús solían ir cada año a Jerusalén para las festividades de la Pascua. Cuando el niño cumplió doce años, fueron a la fiesta, según la costumbre. Pasados aquellos días, se volvieron; pero el niño Jesús se quedó en Jerusalén, sin que sus padres lo supieran. Creyendo que iba en la caravana, hicieron un día de camino; entonces lo buscaron, y al no encontrarlo, regresaron a Jerusalén en su busca.

Al tercer día lo encontraron en el templo, sentado en medio de los doctores, escuchándolos y haciéndoles preguntas. Todos los que lo oían se admiraban de su inteligencia y de sus respuestas. Al verlo, sus padres se quedaron atónitos y su Madre le dijo: «Hijo mío, ¿por qué te has portado así con nosotros? Tu padre y Yo te hemos estado buscando llenos de angustia». Él les respondió: «¿Por qué me andaban buscando? ¿No saben que debo ocuparme de las cosas de mi Padre?». Ellos no entendieron la respuesta que les dio. Entonces volvió con ellos a Nazaret y siguió sujeto a su autoridad. Su Madre conservaba en su corazón todas aquellas cosas.

Oración
Señor, ante la angustia por los hechos tristes que se suceden en el mundo, ante mi perplejidad por lo que permites que suceda y yo no acabo de entender, es un gran gozo que me concedas hoy la gracia de poder contar con este tiempo para mi oración. Sé que Tú me estás esperando para enternecer mi corazón, para darme luz y fuerza para continuar con fe, aunque no comprenda muchas cosas mi camino hacia la santidad.

Petición
María, intercede ante Dios por mí, para que aumente mi fe.

Meditación de El Evangelio de Hoy
Devociones y Promesas, crecimiento espiritual
Continue reading