Siempre hay esperanza

Sucede a veces, que cuando nos toca pasar por situaciones bien difíciles en nuestras vidas, algunos de nuestros seres más queridos optan por darnos la espalda y justo cuando mas los necesitábamos. ¿Que hacer ante esto? A veces no es fácil seguir teniendo esperanza, lo cual podría hacernos caer en una triste actitud de resignación.

Conozco una historia acerca de un campesino, que tenía algunos caballos que lo ayudaban en los trabajos de su pequeña hacienda. Un día, su capataz le trajo la noticia que uno de los caballos había caído en un profundo pozo abandonado. Instantáneamente comprendió con algo de tristeza, que sería extremadamente difícil y costoso sacar al caballo de allí.

El campesino fue rápidamente hasta el lugar del accidente, y evaluó la situación, asegurándose que el animal no se había lastimado mucho. Pero, por la dificultad y el alto precio para sacarlo del fondo del pozo, creyó que no valía la pena invertir en la operación de rescate. Tomó entonces la difícil decisión de decirle al capataz que sacrificase el animal tirando tierra en el pozo hasta enterrarlo, allí mismo.

Y así se hizo. Comenzaron a lanzar tierra dentro del pozo, tratando de cubrir al caballo. Pero, para sorpresa de todos, a medida que la tierra caía en el animal, éste se la sacudía, lo cual permitía que el caballo fuera subiendo. Los hombres se dieron cuenta que el caballo no se dejaba enterrar, sino que por el contrario, estaba subiendo hasta que finalmente consiguió salir.

Que ninguna palabra ociosa destruya tu vida, tus sueños, anhelos y sobre todo tu fe en Dios. El enemigo está atento a cualquier caída para echarte toda la tierra posible, “El propósito del ladrón es robar y matar y destruir; mi propósito es darles una vida plena y abundante.” Juan 10,10.

Mira tan solo arriba y verás que hay una luz que te mostrará el camino y lo que ahora parece hundirte, terminará haciéndote más fuerte.

“Que todo mi ser espere en silencio delante de Dios, porque en Él está mi esperanza.” Salmos 62,5

Si estás “allá abajo”, sintiéndote poco valorado a punto de resignarte y otros lanzan tierra sobre ti, recuerda el caballo de esta historia. La tierra que se suponía que iba a enterrarte, terminará siendo tu escalera para salir del pozo.

Quítate la tierra de encima y sube. Dios está contigo.

Recuerda …. Muchos querrán tirarte al piso hecharte tierra y destruirte …. Pero no podrán por que Dios te hizo semilla, crecerás y darás fruto

Fe y Esperanza

La fuerza de nuestras creencias y el amor, son como un arma antes los problemas a los que nos enfrentamos en la vida.
• No es lo que tú puedes hacer. ¡Es lo que DIOS puede hacer contigo si te pones en sus manos!
• Puedes esperar todo de Todos, pero ¡siempre espera lo mejor de Dios!
• No te rindas ante los problemas, ríndete solo ante el SEÑOR.
• Solo Dios pondrá de nuevo risas en tu boca, y gritos de alegría en tus labios, cree en Él.
• Los milagros no ocurren cuando lloras, los milagros ocurren cuando crees y tienes fe en Dios.
• No te confundas, no es lo mismo: creerle a Dios que CREER en Dios.
• Dios sabe y ve perfectamente los anhelos de tu corazón, entrégaselos todos a Él. Nadie mejor que Él conoce el corazón…
• La FE es dar el primer paso, aunque no veamos la escalera completa.
• Él me entiende, me consuela, Él siempre está conmigo… Él es DIOS
• Los consejos y la experiencia te llevan a donde otros han ido, la FE en Jesús te llevará a dónde solo junto a Él puedes ir.
• Algunos necesitan que Dios limpie su corazón. Lo que no puedas resolver hablando, hazlo orando. Lo que no puedas solucionar de pie, hazlo de rodillas. Dios te ayudara a solucionar todos tus problemas.
• No importa el tamaño del obstáculo, lo que importa es el tamaño de tu Fe, para el que cree ¡TODO es posible!
• Dios a veces tarda, ¡pero nunca olvida!
• Por momentos parece que Dios juega a las escondidas. ¡Pero se deja encontrar si lo buscas!
• El Sol brilla aunque no lo veas, quema, aunque no lo sientas, la Biblia se cumple ¡aunque no la creas!
• Una persona con FE es aquella que a pesar de sus sentimientos se determina a hacer lo correcto, aunque vaya en contra de lo que siente.
• Una mala noticia es que el tiempo vuela, la buena es que Dios es el piloto de nuestra vida….
• Dios es más real que tu dolor, su amor es más real que el tuyo!
• Eleva tus palabras, no tu voz. Es la lluvia que hace crecer las hojas, no el trueno.
• Cuando cierras la puerta de tu habitación para entrar con Dios en oración, ¡Él te abre las ventanas de los cielos y los portones de bendición! La vida es un viaje, deja que Dios sea tu guía.

Fe, esperanza, amor y paz

Cuatro Velas se estaban consumiendo lentamente
El ambiente estaba tan silencioso que se podía oír el diálogo entre ellas.
La primera dijo:
-¡Yo Soy la Paz! A pesar de mi Luz, las personas no consiguen mantenerme encendida.
Y disminuyendo su llama, se apagó totalmente.
La segunda dijo:
-¡Yo me llamo Fe! Infelizmente soy superflua para las personas, porque ellas no quieren saber de Dios, por eso no tiene sentido continuar quemándome.
Al terminar sus palabras, un viento se abatió sobre ella, y esta se apagó.
En voz baja y triste la tercera vela se manifestó:
¡Yo Soy el Amor! No tengo mas fuerzas que quemar. Las personas me dejan de lado porque solo consiguen manifestarme para ellas mismas; se olvidan hasta de aquéllos que están a su alrededor.
Y también se apagó.
De repente entró una niña y vio las tres velas apagadas.
-¿Qué es esto? Ustedes deben estar encendidas y consumirse hasta el final.
Entonces la cuarta vela, habló:
-No tengas miedo, niña, en cuanto yo esté encendida, podemos encender las otras velas.
Entonces la niña tomó la vela de la Esperanza y encendió nuevamente las que estaban apagadas.
¡Que la vela de la Esperanza nunca se apague dentro de nosotros!

Mi esperanza esta en Dios


El Evangelio de Hoy
Mi esperanza esta en Dios
Santo Evangelio según san Lucas 15, 1-32

En aquel tiempo, se acercaban a Jesús los publicanos y los pecadores a escucharlo; por lo cual los fariseos y los escribas murmuraban entre sí: “Este recibe a los pecadores y come con ellos”.

Jesús les dijo entonces esta parábola: “¿Quién de ustedes, si tiene cien ovejas y se le pierde una, no deja las noventa y nueve en el campo y va en busca de la que se le perdió hasta encontrarla? Y una vez que la encuentra, la carga sobre sus hombros, lleno de alegría, y al llegar a su casa, reúne a los amigos y vecinos y les dice: ‘Alégrense conmigo, porque ya encontré la oveja que se me había perdido’. Yo les aseguro que también en el cielo habrá más alegría por un pecador que se arrepiente, que por noventa y nueve justos, que no necesitan arrepentirse.

¿Y qué mujer hay, que si tiene diez monedas de plata y pierde una, no enciende luego una lámpara y barre la casa y la busca con cuidado hasta encontrarla? Y cuando la encuentra, reúne a sus amigas y vecinas y les dice: ‘Alégrense conmigo, porque ya encontré la moneda que se me había perdido’. Yo les aseguro que así también se alegran los ángeles de Dios por un solo pecador que se arrepiente”.

También les dijo esta parábola: “Un hombre tenía dos hijos, y el menor de ellos le dijo a su padre: ‘Padre dame la parte que me toca de la herencia’. Y él les repartió los bienes.

No muchos días después, el hijo menor, juntando todo lo suyo, se fue a un país lejano y allá derrochó su fortuna, viviendo de una manera disoluta. Después de malgastarlo todo, sobrevino en aquella región una gran hambre y él empezó a pasar necesidad. Entonces fue a pedirle trabajo a un habitante de aquel país, el cual lo mandó a sus campos a cuidar cerdos. Tenía ganas de hartarse con las bellotas que comían los cerdos, pero no lo dejaban que se las comiera.

Se puso entonces a reflexionar y se dijo: ‘¡Cuántos trabajadores en casa de mi padre tienen pan de sobra, y yo, aquí, me estoy muriendo de hambre! Me levantaré, volveré a mi padre y le diré: Padre, he pecado contra el cielo y contra ti; ya no merezco llamarme hijo tuyo. Recíbeme como a uno de tus trabajadores’.

Enseguida se puso en camino hacia la casa de su padre. Estaba todavía lejos, cuando su padre lo vio y se enterneció profundamente. Corrió hacia él, y echándole los brazos al cuello, lo cubrió de besos. El muchacho le dijo: ‘Padre, he pecado contra el cielo y contra ti; ya no merezco llamarme hijo tuyo’.

Pero el padre les dijo a sus criados: ‘¡Pronto!, traigan la túnica más rica y vístansela; pónganle un anillo en el dedo y sandalias en los pies; traigan el becerro gordo y mátenlo. Comamos y hagamos una fiesta, porque este hijo mío estaba muerto y ha vuelto a la vida, estaba perdido y lo hemos encontrado’. Y empezó el banquete.

El hijo mayor estaba en el campo, y al volver, cuando se acercó a la casa, oyó la música y los cantos. Entonces llamó a uno de los criados y le preguntó qué pasaba. Este le contestó: ‘Tu hermano ha regresado, y tu padre mandó matar el becerro gordo, por haberlo recobrado sano y salvo’. El hermano mayor se enojó y no quería entrar.

Salió entonces el padre y le rogó que entrara; pero él replicó: ‘¡Hace tanto tiempo que te sirvo, sin desobedecer jamás una orden tuya, y tú no me has dado nunca ni un cabrito para comérmelo con mis amigos! Pero eso sí, viene ese hijo tuyo, que despilfarró tus bienes con malas mujeres, y tú mandas matar el becerro gordo’.

El padre repuso: ‘Hijo, tú siempre estás conmigo y todo lo mío es tuyo. Pero era necesario hacer fiesta y regocijarnos, porque este hermano tuyo estaba muerto y ha vuelto a la vida, estaba perdido y lo hemos encontrado’”.

Oración
Dios mío, te busco como te buscó el hijo pródigo. Te pido me concedas la gracia de iniciar mi oración con un gran espíritu de conversión, con un deseo profundo y ardiente de mejorar mi conducta, con la decisión de aprovechar esta meditación como una oportunidad para levantarme y recomenzar, para abandonar el pecado y elegirte en todo a Ti. En una palabra, Señor, ayúdame a amarte más.

Petición
Señor, hazme comprender que tus mandamientos no son preceptos negativos, sino indicaciones concretas para salir de mi egoísmo y así poder entrar en diálogo contigo y los demás.

Meditación de El Evangelio de Hoy
Mi esperanza esta en Dios

«Pensad en aquel hijo menor que estaba en la casa del Padre, era amado; y aun así quiere su parte de la herencia; y se va, lo gasta todo, llega al nivel más bajo, muy lejos del Padre; y cuando ha tocado fondo, siente la nostalgia del calor de la casa paterna y vuelve. ¿Y el Padre? ¿Había olvidado al Hijo? No, nunca. Está allí, lo ve desde lejos, lo estaba esperando cada día, cada momento: ha estado siempre en su corazón como hijo, incluso cuando lo había abandonado, incluso cuando había dilapidado todo el patrimonio, es decir su libertad; el Padre con paciencia y amor, con esperanza y misericordia no había dejado ni un momento de pensar en él, y en cuanto lo ve, todavía lejano, corre a su encuentro y lo abraza con ternura, la ternura de Dios, sin una palabra de reproche: Ha vuelto. Y esta es la alegría del padre. En ese abrazo al hijo está toda esta alegría: ¡Ha vuelto!. Dios siempre nos espera, no se cansa. Jesús nos muestra esta paciencia misericordiosa de Dios para que recobremos la confianza, la esperanza, siempre» (S.S. Francisco, 7 de abril de 2013).

Propósito
Voy a buscar esta semana una oveja perdida para animarla, con paciencia y caridad, a volver a Cristo. Con mi oración y mis acciones ayudaré a que reencuentre su camino.

«No debes vivir con la ilusión de una perfección irreal. Eres hombre, no ángel. Reconoce tus faltas, levántate rápido y ¡adelante!»


El Evangelio de Hoy
Mi esperanza esta en Dios
Santo Evangelio según san Lucas 15, 1-32

El que reciba a un niño en mi nombre, me recibe a mi

El Evangelio de Hoy
Martes 13 de Agosto de 2013
El que reciba a un niño en mi nombre, me recibe a mi
Santo Evangelio según san Mateo 18, 1-5. 10. 12-14

En cierta ocasión, los discípulos se acercaron a Jesús y le preguntaron: «¿Quién es el más grande en el Reino de los cielos?»

Jesús llamó a un niño, lo puso en medio de ellos y les dijo: «Yo les aseguro a ustedes que si no cambian y no se hacen como los niños, no entrarán en el Reino de los cielos». Así pues, quien se haga pequeño como este niño, ése es el más grande en el Reino de los cielos. Y el que reciba a un niño como éste en mi nombre, me recibe a mí. Continue reading

Fe esperanza y amor

MEDITACION DEL DIA – REFLEXION DEL DIA
Fe esperanza y amor en el corazon proviene de JESUS.
santo Evangelio según san Juan 16, 20-23
Viernes 10 de Mayo de 2013

En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: “Les aseguro que ustedes llorarán y se entristecerán, mientras el mundo se alegrará. Ustedes estarán tristes, pero su tristeza se transformará en alegría.
Cuando una mujer va a dar a luz, se angustia, porque le ha llegado la hora; pero una vez que ha dado a luz, ya no se acuerda de su angustia, por la alegría de haber traído un hombre al mundo. Así también ahora ustedes están tristes, pero yo los volveré a ver, alegrará su corazón y nadie podrá quitarles su alegría. Aquel día no me preguntarán nada”.

Palabra del Señor.

Oración
Señor, comienzo esta oración haciendo la señal de la cruz e invocando al Espíritu Santo para que abra mi pensamiento y, sobre todo, mi corazón para escuchar lo que hoy me quieres decir. Ayúdame a silenciar mis preocupaciones, mis angustias, para orar como María, con mi corazón dispuesto y dócil a tu voluntad.

Petición
Jesús, dame a gustar la verdadera alegría que nace del amor y de la fidelidad a la voluntad de Dios.

Meditación del Dia El Evangelio de Hoy
Fe esperanza y amor en el corazon proviene de JESUS.

«En nuestra oración, debemos permanecer siempre abiertos a la esperanza y firmes en la fe en Dios. Nuestra historia, aunque marcada a menudo por el dolor, las inseguridades y momentos de crisis, es una historia de salvación y de “restablecimiento de la suerte”. En Jesús termina nuestro exilio, toda lágrima se enjuga, en el misterio de su Cruz, de la muerte transformada en vida, como el grano de trigo que se destruye en la tierra y se convierte en espiga. También para nosotros este descubrimiento de que Jesús es la gran alegría del “sí” de Dios, del restablecimiento de nuestra suerte. […] Después del gran descubrimiento de Jesucristo -nuestra vida, camino y verdad- entrando en el terreno de la fe, en “la tierra de la Fe”, encontramos a menudo una vida oscura, dura difícil, una siembra con lágrimas, pero seguros de que la luz de Cristo, al final, nos da una gran cosecha. Debemos aprender esto también en las noches oscuras; no olvidar que la luz está, que Dios ya está en medio de nuestras vidas y que podemos sembrar con la gran confianza de que el “sí” de Dios es más fuerte que todos nosotros» Fe esperanza y amor

Reflexión
«La devoción a la Santísima Virgen, tal como la entiende la Iglesia, no sería completa sin el esfuerzo sincero por imitar sus virtudes, sobre todo de su fe, de su esperanza y de su caridad, de su humildad, de su obediencia y de su colaboración en el plan redentor de Cristo. Ella es camino hacia Cristo, y de su mano resulta más fácil avanzar segura, rápida y objetivamente hacia la santidad»

Diálogo
Señor, por la intercesión de la santísima Virgen María quiero aprender a gozar del encuentro con Cristo en mi oración. Así podré tratar con amor, y con espíritu de servicio, a mi familia. Con entusiasmo me dispondré a continuar celebrando la Pascua de Resurrección y preparándome para Pentecostés. Fe esperanza y amor

Propósito
Fomentar el amor a María en mi familia con el rezo del rosario.

«María nos enseñó la verdadera y única actitud con que se debe responder a Dios: “Engrandece mi alma al Señor”; “hágase en mí según tu palabra”»

MEDITACION DEL DIA – REFLEXION DEL DIA
Fe esperanza y amor en el corazon proviene de JESUS.
santo Evangelio según san Juan 16, 20-23
Viernes 10 de Mayo de 2013

El Evangelio de Hoy san Mateo 8, 5-11

El Evangelio de Hoy san Mateo 8, 5-11
No os dejéis robar la esperanza.
Santo Evangelio según san Mateo 8, 5-11

En aquel tiempo, al entrar Jesús en Cafarnaúm, se le acercó un oficial romano y le dijo: «Señor, tengo en mi casa un criado que está en cama, paralítico y sufre mucho». Él le contestó: «Voy a curarlo».

Pero el oficial le replicó: «Señor, yo no soy digno de que entres en mi casa; con que digas una sola palabra, mi criado quedará sano. Porque yo también vivo bajo disciplina y tengo soldados a mis órdenes; cuando le digo a uno: “¡Ve!”, él va; al otro: “¡Ven!” y viene; a mi criado: “¡Haz esto!”, y lo hace».

Al oír aquellas palabras, se admiró Jesús y dijo a los que lo seguían: «Yo les aseguro que en ningún israelita he hallado una fe tan grande. Les aseguro que muchos vendrán de Oriente y de Occidente y se sentarán con Abraham, Isaac y Jacob en el Reino de los cielos».

Palabra del Señor.

Oración
Dios mío, yo no soy digno de poder experimentar tu presencia, pero creo en tu misericordia y espero con ansía encontrarme Contigo en esta oración. Necesito de tu gracia para poder crecer en la fe, en la esperanza y en el amor.

Petición
Señor, ¡enséñame a orar!

Meditación El Evangelio de Hoy san Mateo 8, 5-11
No os dejéis robar la esperanza.

«Jesús es Dios, pero se ha abajado a caminar con nosotros. Es nuestro amigo, nuestro hermano. El que nos ilumina en nuestro camino. Y así lo hemos acogido hoy. Y esta es la primera palabra que quisiera deciros: alegría. No seáis nunca hombres y mujeres tristes: un cristiano jamás puede serlo. Nunca os dejéis vencer por el desánimo. Nuestra alegría no es algo que nace de tener tantas cosas, sino de haber encontrado a una persona, Jesús; que está entre nosotros; nace del saber que, con él, nunca estamos solos, incluso en los momentos difíciles, aun cuando el camino de la vida tropieza con problemas y obstáculos que parecen insuperables, y ¡hay tantos!

Y en este momento viene el enemigo, viene el diablo, tantas veces disfrazado de ángel, e insidiosamente nos dice su palabra. No le escuchéis. Sigamos a Jesús. Nosotros acompañamos, seguimos a Jesús, pero sobre todo sabemos que él nos acompaña y nos carga sobre sus hombros: en esto reside nuestra alegría, la esperanza que hemos de llevar en este mundo nuestro.

Y, por favor, no os dejéis robar la esperanza, no dejéis robar la esperanza. Esa que nos da Jesús» (S.S. Francisco, 24 de marzo de 2013).

Diálogo
«Ama a Cristo en tu oración y verás cómo tu oración brota espontáneamente cálida, rica, transformadora»

Propósito
Hoy voy a hablar con alguien sobre lo importante de tener una relación personal con Cristo.

El Evangelio de Hoy san Mateo 8, 5-11
No os dejéis robar la esperanza.
Santo Evangelio según san Mateo 8, 5-11

Fe en el amor de Dios

Fe en el amor de Dios
(san Lucas 18, 35-43)
El Evangelio de Hoy
VIDA ESPIRITUAL | ESPIRITUALIDAD

En aquel tiempo, cuando Jesús se acercaba a Jericó, un ciego estaba sentado a un lado del camino, pidiendo limosna. Al oír que pasaba gente, preguntó que era aquello, y le explicaron que era Jesús el nazareno, que iba de camino. Entonces él comenzó a gritar: «¡Jesús, hijo de David, ten compasión de mí!». Los que iban adelante lo regañaban para que se callara, pero él se puso a gritar más fuerte: «¡Hijo de David, ten compasión de mí!».

Entonces Jesús se detuvo y mandó que se lo trajeran. Cuando estuvo cerca, le preguntó: «¿Qué quieres que haga por ti?». Él le contestó: «Señor, que vea». Jesús le dijo: «Recobra la vista; tu fe te ha curado».

Enseguida el ciego recobró la vista y lo siguió, bendiciendo a Dios. Y todo el pueblo, al ver esto, alababa a Dios. Palabra del Señor.

Oración
Jesús, hoy, en esta oración, te acercas al Jericó de mi alma. Aquí me tienes, como un mendigo ciego y pobre. ¡Jesús, ten compasión de mí! Señor, ¡haz que vea el gran amor que me tienes! Dame el don de la fe. Gracias por respetar mi libertad de modo que pueda ofrecértela, todo lo que soy y lo que creo tener, te lo doy Señor.

Petición
Señor, aumenta mi fe para perseverar en la vida de oración y en mi fidelidad a Ti.

Meditación
Fe en el amor de Dios
Saber reconocer al Señor y aceptar su cruz.
Continue reading