Hacer fructificar tu Palabra


El Evangelio de Hoy san Marcos 4, 1-20
Hacer fructificar tu Palabra y Custodiar la Palabra de Dios.
Del santo Evangelio según san Marcos 4, 1-20

En aquel tiempo, Jesús se puso a enseñar otra vez junto al lago, y se reunió una muchedumbre tan grande, que Jesús tuvo que subir en una barca; ahí se sentó, mientras la gente estaba en tierra, junto a la orilla. Les estuvo enseñando muchas cosas con parábolas y les decía: «Escuchen. Salió el sembrador a sembrar. Cuando iba sembrando, unos granos cayeron en la vereda; vinieron los pájaros y se los comieron. Otros cayeron en terreno pedregoso, donde apenas había tierra; como la tierra no era profunda, las plantas brotaron enseguida; pero cuando salió el sol, se quemaron, y por falta de raíz, se secaron. Otros granos cayeron entre espinas; las espinas crecieron, ahogaron las plantas y no las dejaron madurar. Finalmente, los otros granos cayeron en tierra buena; las plantas fueron brotando y creciendo y produjeron el treinta, el sesenta o el ciento por uno». Y añadió Jesús: «El que tenga oídos para oír, que oiga».

Cuando se quedaron solos, sus acompañantes y los doce le preguntaron qué quería decir la parábola. Entonces Jesús les dijo: «A ustedes se les ha confiado el secreto del Reino de Dios; en cambio, a los que están fuera, todo les queda oscuro; así, por más que miren, no verán; por más que oigan, no entenderán; a menos que se arrepientan y sean perdonados».

Y les dijo a continuación: «Si no entienden esta parábola, ¿cómo van a comprender todas las demás? “El sembrador” siembra la palabra.

“Los granos de la vereda” son aquellos en quienes se siembra la palabra, pero cuando la acaban de escuchar, viene Satanás y se lleva la palabra sembrada en ellos.

“Los que reciben la semilla en terreno pedregoso”, son los que, al escuchar la palabra, de momento la reciben con alegría; pero no tienen raíces, son inconstantes, y en cuanto surge un problema o una contrariedad por causa de la palabra, se dan por vencidos.

“Los que reciben la semilla entre espinas” son los que escuchan la palabra; pero por las preocupaciones de esta vida, la seducción de las riquezas y el deseo de todo lo demás, que los invade, ahogan la palabra y la hacen estéril.

Por fin, “los que reciben la semilla en tierra buena” son aquellos que escuchan la palabra, la aceptan y dan una cosecha: unos, de treinta; otros, de sesenta; y otros, de ciento por uno».

Palabra del Señor.

Oración
Señor, no dejes que tu Palabra caiga en la dureza de mi corazón, de modo que me sea arrebatada fácilmente por las tentaciones. No permitas que mi corazón sea como ese terreno pedregoso, sin raíces. No dejes que la inconstancia, o las preocupaciones de esta vida ahoguen tu mensaje. Quiero ser tierra buena que dé fruto por la gracia que hoy me quieras dar en mi oración.

Petición
Dame tu gracia, Jesús, para saber acoger y hacer fructificar tu Palabra.

Meditación El Evangelio de Hoy san Marcos 4, 1-20
Hacer fructificar tu Palabra y Custodiar la Palabra de Dios.

«Custodiar la Palabra de Dios quiere decir abrir nuestro corazón a ella, como la tierra se abre para recibir la semilla. La Palabra de Dios es semilla y se siembra. Y Jesús nos dijo lo que sucede con la semilla.

Algunas caen a lo largo del camino, vienen los pájaros y las comen. Esto sucede cuando no se custodia la Palabra. Significa que ciertos corazones no saben recibirla.

Sucede también que otras semillas caen en una tierra con muchas piedras y la semilla no logra echar raíces y muere, es decir, cuando no somos capaces de custodiarla porque no somos constantes; y cuando llega una tribulación nos olvidamos de ella.

La Palabra cae también en tierra no preparada, donde hay espinas, y al final muere porque no se le custodia. Pero, ¿qué son las espinas? Lo dice Jesús mismo: “El apego a las riquezas, los vicios, todas estas cosas”.

Custodiar la Palabra de Dios es recibirla en nuestro corazón. Pero es necesario preparar nuestro corazón para recibirla. Meditar siempre sobre lo que nos dice esta Palabra hoy, mirando lo que sucede en la vida» (S.S. Francisco, 8 de junio de 2013, homilía matutina en Santa Marta).

Diálogo con Jesus
«Seguramente tendrán frecuentes ocasiones para sembrar, de palabra o con su comportamiento luminoso, buenas semillas de vida cristiana entre sus hermanos y cuñados, sus sobrinos, etcétera»

Propósito
Invocar al Espíritu Santo antes de leer y meditar diariamente un pasaje del Evangelio.


El Evangelio de Hoy san Marcos 4, 1-20
Hacer fructificar tu Palabra y Custodiar la Palabra de Dios.
Del santo Evangelio según san Marcos 4, 1-20

Para construir un matrimonio santo

El Evangelio de Hoy san Marcos 2, 18-22
Para construir un matrimonio santo
La vida cristiana es alegre.
Del santo Evangelio según san Marcos 2, 18-22

En una ocasión en que los discípulos de Juan el Bautista y los fariseos ayunaban, algunos de ellos se acercaron a Jesús y le preguntaron: «¿Por qué los discípulos de Juan y los discípulos de los fariseos ayunan, y los tuyos no?».

Jesús les contestó: «¿Cómo van a ayunar los invitados a una boda, mientras el novio está con ellos? Mientras está con ellos el novio, no pueden ayunar. Pero llegará el día en que el novio les será quitado y entonces sí ayunarán.

Nadie le pone un parche de tela nueva a un vestido viejo, porque el remiendo encoge y rompe la tela vieja y se hace peor la rotura. Nadie echa vino nuevo en odres viejos, porque el vino rompe los odres, se perdería el vino y se echarían a perder los odres. A vino nuevo, odres nuevos».

Palabra del Señor.

Oración
Jesucristo, dame el don de encontrarme contigo en esta oración con un corazón arrepentido por no haber sido fiel a tu amor, pero con la certeza que tu misericordia es infinita y que me esperas para renovar mi fe y acrecentar mi esperanza para poder amarte más.

Petición
Jesús, ayúdame a ser un fiel seguidor tuyo. Que no traicione nunca mis principios como cristiano, no por temor o por el qué dirán, sino por el amor que te tengo.


Meditación El Evangelio de Hoy san Marcos 2, 18-22
Para construir un matrimonio santo
La vida cristiana es alegre.

«”Cuando está el esposo no se puede ayunar, no se puede estar triste”, el Señor vuelve a menudo sobre esta imagen del esposo. Jesús porque nos hace ver la relación entre Él y la Iglesia como una boda.

Pienso que este es precisamente el motivo más profundo por el que la Iglesia custodia tanto el sacramento del matrimonio y lo llama Sacramento grande, porque es precisamente la imagen de la unión de Cristo con la Iglesia.

El cristiano debería tener siempre una actitud de alegría, porque su fe es una gran fiesta. El cristianismo es fundamentalmente alegre. Y por esto al final del Evangelio, cuando llevan el vino, me hace pensar en las bodas de Caná: y por esto Jesús ha hecho ese milagro, por eso la Virgen, cuando se ha dado cuenta que no había más vino, porque si no hay vino no hay fiesta… Imaginaba terminar las bodas, bebiendo el té o el zumo: no funciona…. es fiesta y la Virgen pide el milagro. Y así es la vida cristiana. La vida cristiana tiene esta actitud alegre, alegre de corazón.

Del mismo modo, hay momentos de cruz, momentos de dolor, pero siempre hay esa paz profunda de la alegría, porque la vida cristiana se vive como fiesta, como las bodas de Jesús con la Iglesia» (S.S. Francisco, 6 de septiembre de 2013, homilía en Misa matutina en Santa Marta).

Diálogo
«Para construir un matrimonio santo, que refleje el amor oblativo de Cristo a su Esposa la Iglesia, necesitan una fuerza que sea más poderosa que la humana, necesitan la ayuda de la gracia. Y la gracia divina vendrá a raudales al matrimonio y a la familia que ora, que hace del hogar un templo»

Propósito
Voy a retomar el camino hacia la verdadera felicidad al acercarme al sacramento de la Eucaristía esta semana.

El Evangelio de Hoy san Marcos 2, 18-22
Para construir un matrimonio santo
La vida cristiana es alegre.
Del santo Evangelio según san Marcos 2, 18-22

Seguimiento fiel a mi vocación


El Evangelio de Hoy san Marcos 2, 13-17
seguimiento fiel a mi vocación
Una mirada, una llamada.
Del santo Evangelio según san Marcos 2, 13-17

En aquel tiempo, Jesús salió de nuevo a caminar por la orilla del lago; toda la muchedumbre lo seguía y él les hablaba. Al pasar, vio a Leví (Mateo), el hijo de Alfeo, sentado en el banco de los impuestos, y le dijo: «Sígueme». Él se levantó y lo siguió.

Mientras Jesús estaba a la mesa en casa de Leví, muchos publicanos y pecadores se sentaron a la mesa junto con Jesús y sus discípulos, porque eran muchos los que lo seguían. Entonces unos escribas de la secta de los fariseos, viéndolo comer con los pecadores y publicanos, preguntaron a sus discípulos: «¿Por qué su maestro come y bebe en compañía de publicanos pecadores?».

Habiendo oído esto, Jesús les dijo: «No son los sanos los que tienen necesidad del médico, sino los enfermos. Yo no he venido para llamar a los justos, sino a los pecadores».

Palabra del Señor.

Oración
Padre Santo, te doy gracias por el amor que me tienes. Tú conoces mi miseria y sabes cuánto necesito de tu gracia para poder responder a tu llamado. Que esta oración me dé la gracia en la medida de mis necesidades.

Petición
Señor, dame la gracia de la conversión de tal manera, que me entregue a tu amor y al seguimiento fiel a mi vocación.

Meditación El Evangelio de Hoy san Marcos 2, 13-17
seguimiento fiel a mi vocación
Una mirada, una llamada.

«Los fariseos critican al Señor porque come con los pecadores. Y los publicanos eran doblemente pecaminosos, porque estaban apegados al dinero e incluso eran traidores a la patria, al ser quienes recogían los impuestos de su pueblo para los romanos.

Jesús, por lo tanto, ve a Mateo, el recaudador de impuestos, y le mira con misericordia: Y a aquel hombre, sentado en el banco de impuestos, en un primer momento Jesús lo mira y este hombre siente algo diferente, algo que no sabía -la mirada de Jesús sobre él-, siente un estupor por dentro, escucha la invitación de Jesús: ‘¡Sígueme! ¡Sígueme!´. Y en ese momento, se vuelve un hombre lleno de alegría, pero también un poco dubitativo, por que está muy apegado al dinero.

Y bastó solo un momento a solas -que sabemos cómo logró expresarlo el Caravaggio: aquel hombre que miraba, pero que también, con sus manos, tomaba el dinero-, para que Mateo diga sí, deje todo y se vaya con el Señor. Es el momento de la misericordia recibida y aceptada: ‘¡Sí, voy contigo!’. Es el primer momento del encuentro, una experiencia espiritual profunda”» (S.S. Francisco, 5 de julio de 2013, Misa matutina en la capilla de Santa Marta).

Diálogo
«No estriben la santidad en bellas palabras sino en hechos prácticos, aunque para ello sea preciso una renunciación heroica hasta la muerte; el cumplimiento de sus deberes ordinarios será la prueba de su santidad y de su heroísmo»

Propósito
Organizaré lo que sea necesario para que mañana, la celebración de la Eucaristía en familia sea el evento más importante del día.


El Evangelio de Hoy san Marcos 2, 13-17
seguimiento fiel a mi vocación
Una mirada, una llamada.
Del santo Evangelio según san Marcos 2, 13-17

El Espíritu del Señor está sobre mí

El Evangelio de Hoy
El Espíritu del Señor está sobre mí
Jesús en la sinagoga de Nazaret
Del santo Evangelio según san Lucas 4, 14-22

En aquel tiempo, Jesús volvió a Galilea por la fuerza del Espíritu, y su fama se extendió por toda la región. Él iba enseñando en sus sinagogas, alabado por todos. Vino a Nazaret, donde se había criado y, según su costumbre, entró en la sinagoga el día de sábado, y se levantó para hacer la lectura. Le entregaron el volumen del profeta Isaías y desenrollando el volumen, halló el pasaje donde estaba escrito: El Espíritu del Señor sobre mí, porque me ha ungido para anunciar a los pobres la Buena Nueva, me ha enviado a proclamar la liberación a los cautivos y la vista a los ciegos, para dar la libertad a los oprimidos y proclamar un año de gracia del Señor. Enrollando el volumen lo devolvió al ministro, y se sentó. En la sinagoga todos los ojos estaban fijos en Él. Comenzó, pues, a decirles: «Esta Escritura, que acabáis de oír, se ha cumplido hoy». Y todos daban testimonio de Él y estaban admirados de las palabras llenas de gracia que salían de su boca. Y decían: «¿No es éste el hijo de José?»

Oración
Padre bueno, yo también digo que «el Espíritu del Señor está sobre mí» porque desde mi bautismo me has regalado la gracia de ser morada del Espíritu Santo. Abre mi mente y mi corazón para que esta oración me dé la sabiduría para comprender, vivir y trasmitir tu verdad.

Petición
Espíritu Santo, hazme dócil a todas tus inspiraciones.

Meditación del Papa Francisco
El Espíritu del Señor está sobre mí
Del santo Evangelio según san Lucas 4, 14-22

el espiritu santo me mueve

En Nazaret todos esperaban a Jesús. Querían encontrarlo porque habían escuchado lo que Jesús había hecho en Cafarnaún y los milagros. Y cuando inicia la ceremonia le piden al huésped que lea el libro. Jesús lo hace y lee el libro del profeta Isaías que era un poco la profecía sobre Él y por ello concluye la lectura diciendo: Hoy se cumple esta escritura que ustedes han escuchado.
Después de una primera reacción positiva alguno movido por la polilla de la envidia comenzó a decir: “¿Dónde estudió éste? ¿No es el hijo de José? Y nosotros conocemos a toda su familia, ¿y en qué universidad estudió?”.
Entonces pretendían que le hiciera un milagro: solamente después habrían creído. Ellos querían el espectáculo, pero Jesús no era un artista. Jesús no hizo milagros en Nazaret y subrayó la poca fe de quien pedía el “espectáculo” (S.S. Francisco, 2 de septiembre de 2013, Misa matutina en la capilla de Santa Marta)..

Reflexión
“Un profeta nunca es bien recibido en su propia casa” Estas palabras, Jesús las dice por la falta de fe de sus compatriotas. En esta ocasión se encuentra en casa. Según su costumbre, dice el pasaje, se levantó para leer en la sinagoga. Usa todos los momentos para poder dar a conocer el mensaje de la salvación que está por llegar. No quiere perder ninguna oportunidad para enseñarles a los hombres un poco más acerca de su Padre.

El Espíritu del Señor está sobre mí. Qué realidad de la vida de Cristo. Siempre ha sido movido por el Espíritu, es más, antes cualquier empresa importante en su vida precede un tiempo magnifico, y bien aprovechado, de oración. Momentos muy preciados en su vida. La oración en Jesús siempre toma un lugar predilecto. Él así lo vive y así nos lo enseña.

Propósito
No ser indiferente a la inspiración del Espíritu Santo que me impulsa a encontrarme con los demás.

Diálogo
Señor, te pido me des la gracia para guiarme en todo por el Espíritu Santo, que Él me inspire lo que debo pensar, lo que debo decir, lo que debo callar, lo que debo hacer, cómo debo obrar para procurar el bien de los hombres y el cumplimiento de mi misión. No puedo hacer nada sin la inspiración del Espíritu Santo, pongo en manos de María mi esfuerzo consciente y firme por trabajar y cooperar con Él sin límite ni reserva alguna.


El Evangelio de Hoy
El Espíritu del Señor está sobre mí
Jesús en la sinagoga de Nazaret
Del santo Evangelio según san Lucas 4, 14-22

El Evangelio de Hoy san Juan 1, 29-34


El Evangelio de Hoy san Juan 1, 29-34
Preparar el camino para encontrar a Jesús.
Del santo Evangelio según san Juan 1, 29-34

En aquel tiempo, vio Juan el Bautista a Jesús, que venía hacia él, y exclamó: «Este es el Cordero de Dios, el que quita el pecado del mundo. Este es aquel de quien yo he dicho: “El que viene después de mí, tiene precedencia sobre mí, porque ya existía antes que yo”. Yo no lo conocía, pero he venido a bautizar con agua, para que él sea dado a conocer a Israel»

Entonces Juan dio este testimonio: «Vi al Espíritu descender del cielo en forma de paloma y posarse sobre él. Yo no lo conocía, pero el que me envió a bautizar con agua me dijo: “Aquel sobre quien veas que baja y se posa el Espíritu Santo, ése es el que ha de bautizar con el Espíritu Santo”. Pues bien, yo lo vi y doy testimonio de que éste es el Hijo de Dios».

Palabra del Señor.

Oración
Gracias, Señor, por este tiempo de oración. Confío en tu gran misericordia. Te amo y quiero agradecerte el don de tu amistad, especialmente el don de Ti mismo. Ayúdame a amarte como Tú me amas.

Petición
¡Ven, Espíritu Santo! Necesito de tu luz, de tu sabiduría, para reconocer y escuchar a Cristo en esta oración.

Meditación El Evangelio de Hoy san Juan 1, 29-34
Preparar el camino para encontrar a Jesús.

«El servicio que han prestado en estos días me ha recordado la misión de san Juan Bautista, que preparó el camino a Jesús. Cada uno de ustedes, a su manera, ha sido un medio que ha facilitado a miles jóvenes tener “preparado el camino” para encontrar a Jesús. Y éste es el servicio más bonito que podemos realizar como discípulos misioneros: Preparar el camino para que todos puedan conocer, encontrar y amar al Señor.

A ustedes, que en este período han respondido con tanta diligencia y solicitud a la llamada para ser voluntarios de la Jornada Mundial de la Juventud, les quisiera decir: Sean siempre generosos con Dios y con los otros. No se pierde nada, y en cambio, es grande la riqueza de vida que se recibe.

Dios llama a opciones definitivas, tiene un proyecto para cada uno: descubrirlo, responder a la propia vocación, es caminar hacia la realización feliz de uno mismo. Dios nos llama a todos a la santidad, a vivir su vida, pero tiene un camino para cada uno» (S.S. Francisco, 28 de julio de 2013).

Diálogo
«Es muy extraño saber ser humildes, es muy extraño saber dar el sitio preferencial a la fe sobre la razón; pero cuando lo logramos, comenzamos a recorrer como nadie los caminos de la paz y de la íntima felicidad»

Propósito
Hoy, viernes primero de mes, comentaré a otra persona las promesas del Sagrado Corazón a santa Margarita Alacoque. Si no las conozco, buscaré cuáles son.


El Evangelio de Hoy san Juan 1, 29-34
Preparar el camino para encontrar a Jesús.
Del santo Evangelio según san Juan 1, 29-34

Gracias por todos tus beneficios recibidos

El Evangelio de hoy san Juan 1, 1-18
gracias por todos tus beneficios recibidos
Creer a Jesús, creer en Jesús.
Del santo Evangelio según san Juan 1, 1-18

En el principio ya existía aquel que es la Palabra, y aquel que es la Palabra estaba con Dios y era Dios. Ya en el principio Él estaba con Dios. Todas las cosas vinieron a la existencia por Él y sin Él nada empezó de cuanto existe. Él era la vida, y la vida era la luz de los hombres. La luz brilla en las tinieblas y las tinieblas no la recibieron.

Hubo un hombre enviado por Dios, que se llamaba Juan. Este vino como testigo, para dar testimonio de la luz, para que todos creyeran por medio de él. Él no era la luz, sino testigo de la luz.

Aquel que es la Palabra era la luz verdadera, que ilumina a todo hombre que viene a este mundo. En el mundo estaba; el mundo había sido hecho por Él y, sin embargo, el mundo no lo conoció.

Vino a los suyos y los suyos no lo recibieron; pero a todos los que lo recibieron les concedió poder llegar a ser hijos de Dios, a los que creen en su nombre, los cuales no nacieron de la sangre, ni del deseo de la carne, ni por voluntad del hombre, sino que nacieron de Dios.

Y aquel que es la Palabra se hizo hombre y habitó entre nosotros. Hemos visto su gloria, gloria que le corresponde como a Unigénito del Padre, lleno de gracía y de verdad.

Juan el Bautista dio testimonio de Él, clamando: «A éste me refería cuando dije: “E1 que viene después de mí, tiene precedencia sobre mí, porque ya existía antes que yo”».

De su plenitud hemos, recibido todos gracia sobre gracia. Porque la ley fue dada por medio de Moisés, mientras que la gracia y la verdad vinieron por Jesucristo. A Dios nadie lo ha visto jamás. El Hijo unigénito, que está en el seno del Padre, es quien lo ha revelado.

Palabra del Señor.

Oración
Padre bueno, qué alegría terminar el año tratando con quien sé que me ama, a pesar de mis fallas y mezquindades. Quiero dejar a un lado toda distracción para, humildemente, suplicarte que me enseñes el camino que me lleve a olvidarme más de mí mismo y lanzarme a la aventura de la santidad.

Petición
Jesús, en este último día del año no quiero pedirte nada, más bien quiero darte las gracias por todos tus beneficios recibidos; sé que todo lo que soy y todo lo que tengo es un don tuyo, ¡gracias!

Meditación El Evangelio de hoy san Juan 1, 1-18
gracias por todos tus beneficios recibidos
Creer a Jesús, creer en Jesús.

«En muchos ámbitos de la vida confiamos en otras personas que conocen las cosas mejor que nosotros. Tenemos confianza en el arquitecto que nos construye la casa, en el farmacéutico que nos da la medicina para curarnos, en el abogado que nos defiende en el tribunal.

Tenemos necesidad también de alguien que sea fiable y experto en las cosas de Dios. Jesús, su Hijo, se presenta como aquel que nos explica a Dios. La vida de Cristo —su modo de conocer al Padre, de vivir totalmente en relación con él— abre un espacio nuevo a la experiencia humana, en el que podemos entrar.

La importancia de la relación personal con Jesús mediante la fe queda reflejada en los diversos usos que hace san Juan del verbo “creer”. Junto a “creer que” es verdad lo que Jesús nos dice, san Juan usa también las locuciones “creer a” Jesús y “creer en” Jesús. “Creemos a” Jesús cuando aceptamos su Palabra, su testimonio, porque él es veraz. “Creemos en” Jesús cuando lo acogemos personalmente en nuestra vida y nos confiamos a él, uniéndonos a él mediante el amor y siguiéndolo a lo largo del camino» (S.S. Francisco, encíclica Lumen fidei n. 18).

Diálogo
«Jamás vayan a pensar que se les debe nada en justicia; cuando reciban sepan dar las gracias»

Propósito
Celebrar este día en un ambiente de sana alegría, sin olvidar ir a dar gracias a Dios por el año que termina.

El Evangelio de hoy san Juan 1, 1-18
gracias por todos tus beneficios recibidos
Creer a Jesús, creer en Jesús.
Del santo Evangelio según san Juan 1, 1-18

El Evangelio de Hoy San Lucas 2, 36-40

El Evangelio de Hoy San Lucas 2, 36-40
La vejez: la sede de la sabiduría de la vida.
Del santo Evangelio según san Lucas 2, 36-40

En aquel tiempo, había una profetisa, Ana, hija de Fanuel, de la tribu de Aser. Era una mujer muy anciana. De joven, había vivido siete años casada y tenía ya ochenta y cuatro años de edad. No se apartaba del templo ni de día ni de noche, sirviendo a Dios con ayunos y oraciones. (Cuando José y María entraban en el templo para la presentación del niño), se acercó Ana, dando gracias a Dios y hablando del niño a todos los que aguardaban la liberación de Israel.

Una vez que José y María cumplieron todo lo que prescribía la ley del Señor, se volvieron a Galilea, a su ciudad de Nazaret. El niño iba creciendo y fortaleciéndose, se llenaba de sabiduría y la gracia de Dios estaba con Él.

Palabra del Señor.

Oración
Ven, Espíritu Santo, que esta oración me fortalezca para evitar actitudes de indolencia, desidia o pereza y me ayude a comprender el valor del tiempo. Te ofrezco esmerarme por saber aprovechar cada minuto de mi vida para darte gloria, sirviendo con alegría y mucho amor a los demás; con tu gracia, sé que lo voy a lograr.

Petición
Cristo, dame la gracia de sentir el apremio por hacer rendir al máximo el tiempo que Dios me concede.

Meditación El Evangelio de Hoy San Lucas 2, 36-40
La vejez: la sede de la sabiduría de la vida.

«Queridos Hermanos: ¡Ánimo! La mitad de nosotros tenemos una edad avanzada: la vejez es – me gusta decirlo así – la sede de la sabiduría de la vida. Los viejos tienen la sabiduría de haber caminado en la vida, como el anciano Simeón, la anciana Ana en el Templo. Y justamente esta sabiduría les ha hecho reconocer a Jesús.

Ofrezcamos esta sabiduría a los jóvenes: como el vino bueno, que mejora con los años, ofrezcamos esta sabiduría de la vida. Me viene a la mente aquello que decía un poeta alemán sobre la vejez: es el tiempo de la tranquilidad y de la plegaria. Y también de brindar esta sabiduría a los jóvenes. […] A la poderosa intercesión de María, nuestra Madre, Madre de la Iglesia, encomiendo mi ministerio y el vuestro.

Que cada uno de vosotros, bajo su amparo maternal, camine alegre y con docilidad a la voz de su divino Hijo, fortaleciendo la unidad, perseverando concordemente en la oración y dando testimonio de la fe genuina en la continua presencia del Señor» (S.S. Francisco, 15 de marzo de 2013).

Diálogo
«Si la vida es una y sólo la vas a vivir una vez, cada hora, cada minuto, cada segundo de tu vida vale oro y es irrecuperable ahora y en la eternidad»

Propósito
Hacer una visita a Cristo Eucaristía en el Sagrario de una iglesia.

El Evangelio de Hoy San Lucas 2, 36-40
La vejez: la sede de la sabiduría de la vida.
Del santo Evangelio según san Lucas 2, 36-40

El Evangelio de Hoy san Mateo 21, 23-27

El Evangelio de Hoy san Mateo 21, 23-27
Coherencia de la fe.
Del santo Evangelio según san Mateo 21, 23-27

En aquellos días, mientras Jesús enseñaba en el templo, se le acercaron los sumos sacerdotes y los ancianos del pueblo y le preguntaron: «¿Con qué derecho haces todas estas cosas? ¿Quién te ha dado semejante autoridad?».

Jesús les respondió: «Yo también les voy a hacer una pregunta, y si me la responden, les diré con qué autoridad hago lo que hago: ¿De dónde venía el bautismo de Juan, del cielo o de la tierra?».

Ellos pensaron para sus adentros: «Si decimos que del cielo, Él nos va a decir: “Entonces, ¿por qué no le creyeron?”. Si decimos que de los hombres, se nos va a echar encima el pueblo, porque todos tienen a Juan por un profeta». Entonces respondieron: «No lo sabemos».

Jesús les replicó: «Pues tampoco yo les digo con qué autoridad hago lo que hago».

Palabra del Señor

Oración
Señor, creo, confío y te amo. Inicio mi oración desprendiéndome de mis pendientes y de mis preocupaciones; dejo a un lado mis deseos para poder abrir mi corazón y darte gloria, alabarte como mi único Señor y escuchar lo que hoy me quieres decir.

Petición
Jesús, ayúdame a ser ese instrumento que Tú necesitas para que muchas personas puedan encontrarse contigo.

Meditación El Evangelio de Hoy san Mateo 21, 23-27
Coherencia de la fe.

«¿Con qué autoridad hacéis estas cosas? Quieren tender “una trampa” al Señor, tratando de llevarlo contra la pared, hacerle equivocarse. Pero ¿cuál es el problema que esta gente tenía con Jesús? ¿Son quizás los milagros que hacía? No, no es esto. En realidad el problema que escandalizaba a esta gente era el de que los demonios gritaban a Jesús: “¡Tú eres el Hijo de Dios, Tú eres el Santo!”. Este “es el centro”, esto escandaliza de Jesús: “Él es Dios que se ha encarnado”.

También a nosotros nos tienden trampas en la vida, pero lo que escandaliza de la Iglesia es el misterio de la Encarnación del Verbo. Y esto no se tolera, esto el demonio no lo tolera. Cuántas veces se oye decir: ´Pero, vosotros cristianos, sed un poco más normales, como las otras personas, ¡razonables!´. Este es un discurso de encantadores de serpientes: ´Pero, sed así ¿no?, un poco más normales, no seáis tan rígidos…´ Pero detrás de esto está: ´Pero, no vengáis con historias ¡que Dios se ha hecho hombre!

La Encarnación del Verbo, ¡ese es el escándalo que está detrás! Podemos hacer todas las obras sociales que queramos, y dirán: ´Pero qué buena la Iglesia, qué buena la obra social que hace la Iglesia´ Pero si decimos que hacemos esto porque aquellas personas son la carne de Cristo, viene el escándalo. Y esa es la verdad, esa es la revelación de Jesús: esa presencia de Jesús encarnado» (cf S.S. Francisco, 1 de junio de 2013).

Diálogo
«La fe se fortalece al transmitirla»

Propósito
Al platicar con los demás, haré referencia a la presencia de Cristo en mi vida, al menos dos veces durante este día.

El Evangelio de Hoy san Mateo 21, 23-27
Coherencia de la fe.
Del santo Evangelio según san Mateo 21, 23-27