Hacer el bien

HOMILÍA DEL MARTES: DIOS PERDONA GENEROSAMENTE A QUIEN HACE EL BIEN

Si aprendemos a ‘hacer el bien’, Dios ‘perdona generosamente’ todo pecado. Lo que no perdona es la hipocresía, la ‘santidad fingida’. Son palabras del Papa Francisco en su homilía de la Misa matutina, en la capilla de la Casa de Santa Marta.

Aprendan a hacer el bien, busquen la justicia

El Papa Francisco puso en el centro de su meditación dos tipos de personas: los santos fingidos, que se preocupan más por aparentar que por ser santos de verdad; y los pecadores santificados, que más allá del mal que hicieron, han aprendido a ‘hacer’ un bien más grande. No hay duda sobre a quién de ellos prefiere Dios, afirmó el Pontífice.

La lectura de hoy del profeta Isaías es un imperativo y, al mismo tiempo, una ‘invitación’ que viene directamente de Dios: ‘¡Dejen de hacer el mal, aprendan a hacer el bien’, defendiendo a los huérfanos y a las viudas, es decir – subrayó el Papa Francisco – ‘a aquéllos que nadie recuerda’. Entre los cuales están también ‘los ancianos abandonados, los niños que no van a la escuela’ y los que ‘no saben hacerse la señal de la Cruz’.

Detrás del imperativo y de la invitación está siempre la invitación a la conversión. “Pero ¿cómo puedo convertirme? ¡Aprendan a hacer el bien! La suciedad del corazón no se quita como se quita una mancha: vamos a la tintorería y salimos limpios… Se quita con el ‘hacer’, tomando un camino distinto, un camino que no sea el del mal. ¡Aprendan a hacer el bien! Es decir el camino del hacer el bien”.

“Y ¿cómo hago el bien? ¡Es simple! ‘Busquen la justicia, socorran al oprimido, brinden justicia al huérfano, defiendan la causa de la viuda’. Recordemos que en Israel los más pobres y los más necesitados eran los huérfanos y las viudas: hagan justicia, vayan donde están las llagas de la humanidad, donde hay tanto dolor… De este modo, haciendo el bien, lavarás tu corazón”.

Y la promesa de un corazón lavado, es decir, perdonado, viene del mismo Dios, que no lleva la cuenta de los pecados ante quien ama verdaderamente al prójimo:

“Si haces esto, si vienes por este camino al que te invito – nos dice el Señor – ‘aunque sus pecados fueran color escarlata, se volverán blancos como la nieve’. El Señor nos da el don de su perdón. El Señor perdona generosamente. ¡El Señor perdona siempre todo! ¡Todo! Pero, si quieres ser perdonado, debes empezar por el camino del hacer el bien”.

La trampa de la apariencia

El Evangelio del día presenta al grupo de los astutos, los que ‘dicen cosas justas, pero hacen lo contrario’, señaló el Santo Padre, añadiendo que ‘todos somos astutos y siempre encontramos un modo para parecer más justos de lo que somos, el camino de la hipocresía’:

“Son los que fingen que se convierten, pero su corazón es una mentira: ¡son mentirosos! Es una mentira… Su corazón no pertenece al Señor; pertenece al padre de todas las mentiras, a satanás. Y ésta es la santidad fingida”.

“Jesús prefería mil veces a los pecadores, antes que a ellos. ¿Por qué? Porque los pecadores decían la verdad sobre ellos mismos. ¡Aléjate de mí Señor que soy un pecador!’: lo dijo Pedro, una vez. ¡Pero los astutos nunca dicen esto!”. Así hablaba el fariseo de la parábola: ‘Te doy gracias, Señor, porque no soy pecador, porque soy justo’…

“En la segunda semana de Cuaresma hay estas tres palabras para pensar, meditar: la invitación a la conversión, el don que nos dará el Señor – es decir un don grande, un perdón grande, y la trampa. Es decir fingir que nos convertimos, pero tomar el camino de la hipocresía”.

Buenas noches Señor

Señor

UN dia mas que termina,

no quiero dejar de darte las

gracias por tu proteccion,

amor, misericordida.

Gracias Señor, por darme

lo que tu sabes que necesito y no

lo que yo quiero.

Ayudame a esperar en ti,

quiero dejar a un lado lo que el

mundo me ofrece.

Perdona si este dia te he fallado

con mi mal actuar, si he mentido,

difamado, engañado a alguien,

si he ofendido y matado el corazón de

alguien, perdón Señor,

hazme entrar en un verdadero examen de conciencia

y que pueda tener la firmeza de

reconocer mi pecado y pedir perdón

a aque que ofendi.

Te amo Señor, no quiero

fallarte más.

Te entrego mi descanso y que el dia

de mañana pueda reconocer siempre

tu gloria.

Amen

Que es tener Dominio Propio?


El dominio propio 

*  Porque no nos ha dado Dios espíritu de cobardía, sino de poder, de amor y de dominio propio.*  2da. de Timoteo 1,7


Si quieres alcanzar la santidad debes tener el rasgo de carácter que implica el dominio propio. Conquistarte a ti mismo es más valioso que conquistar una ciudad. Cuando lo logres serás una persona satisfecha, más equilibrada y sana.

Muchas cosas que no te convienen querrán dominar tu vida.  El pecado no es permitido por Dios pero a veces parece que no lo recordamos. Si no te dominas a ti mismo cualquier cosa te dominará. Toma el control de tu vida o algo más lo hará. Para lograrlo debes practicar, así como se entrena con el objetivo de ser bueno en cualquier deporte. Esta práctica debe ser diaria e intensa, lee la Biblia, busca tiempo a solas con el Señor y aléjate de las situaciones de tentación. Recuerda que las decisiones de hoy tienen consecuencias en el futuro y tú decides lo es mejor para ti.

La vida cambia completamente cuando sales del colegio e inicias tus estudios en la universidad. Nadie te dice qué hacer, no te presionarán para asistir a clases ni podrán quejas a tus padres. Pero sólo aquellos que tienen dominio propio decidirán hacer lo bueno para vencer. Si quieres vivir en santidad ordena tu existencia y conviértete en el jefe que te prohíbe obrar mal. Nadie puede instruir a otra persona si no se instruye a sí mismo primero. No tendrás autoridad para educar a tus hijos si no les das ejemplo de dominio y conducta honorable. Los padres deben inspirar a sus hijos desde pequeños. Conviértete en su héroe para que anhelen ser como tú.

Seguramente tú también has intentado dejar algo que no está bien y debes insistir porque el Señor te ha dado espíritu de dominio propio y poder en el amor. El Espíritu Santo te fortalece para evitar lo que no te conviene. Cuando te enfrentas a situaciones difíciles Él te advierte para que te alejes. El Señor te anhela.  La Biblia dice que cuando estamos con Cristo somos uno solo con Él. Fuimos hechos para ser uno mismo con Dios.

Esfuérzate por imitar a Jesús, cuida tu cuerpo porque le pertenece al Espíritu Santo.

Reconoce que debes dejar todo aquello que no te permite ser santo y que tienes que cambiar para bien.  Busca a tu Padre Celestial que ha sembrado con amor y paciencia en tu camino. Dios es fiel y quiere hacer de ti una mejor persona. Para ser usado por Él dile que sí, entrégale tu vida porque este es el momento justo para hacerlo.

Que es la confesion

¿ QUE ES LA CONFESION ?
No tengas miedo Jesus esta esperando por nostros amorosamente en el sacramento de la confesion

¿ QUE ES LA CONFESION ?– Cuando pecas pierdes la amistad con Dios y se te cierran las puertas del cielo.
– La CONFESIÓN es el sacramento que TE DA EL PERDÓN DE LOS PECADOS que has hecho, reconciliándote con Dios¿ CUÁNDO EMPEZÓ LA CONFESIÓN ?

El mismo día en que resucitó entre los muertos, Jesús nos dejó el sacramento de la Confesión.
– En la tarde del domingo de resurrección, Jesús se apareció a sus apóstoles y les dijo:
¨ Como me envió mi Padre, así les envío yo. Reciban el Espíritu Santo, a quien les perdonen los pecados, les serán perdonados; y a los que nos se los perdonen, no les seràn perdonados ¨

– Como ves, Jesús mismo diò a los sacerdotes el ¨poder¨ para perdonar los pecados.
– Algunas personas de sectas dicen que no se necesita confesarse con el sacerdote, que sólo hay que pedir perdón a Dios directamente. No te dejes confundir, esto no es cierto. En este evangelio ( Jn 20,19-23) vemos muy claro que Cristo da a sus apóstoles ( los primeros sacerdotes ) el poder de perdonar los pecados y no dice que cada persona pida perdón a Dios directamente para que se le perdonen.

QUÉ ES PECAR ?– Pecar es HACER EL MAL , desobedecer a Dios y ofenderlo.
– ¿ Y cómo se cuándo peco ? Pues pecas cuando no cumples los diez mandamientos de Dios. Estos mandamientos acuérdate que te los explicamos en el folleto número 4 y son:
1) Amarás a Dios sobre todas las cosas.
2) No jurarás el nombre de Dios en vano.
3) Santificarás las fiestas.
4) Honrarás a tu padre y a tu madre.
5) No matarás.
6) No cometerás actos impuros.
7) No robarás.
8) No mentirás.
9) No consentirás pensamientos ni deseos impuros.
10) No desearás los bienes ajenos.
– Los pecados, según lo graves que sean pueden ser: pecados mortales o pecados veniales.

Dios, lo que más quiere es que después de esta vida vayamos a gozar con Él en el cielo. Por desgracia los hombres a veces desobedecemos a Dios y hacemos el mal; cada vez que pasa esto perdemos la oportunidad de ir al cielo. Pero Dios ama a sus hijos con un amor tan grande, que quiso dejarles un medio para que pudieran pedirle perdón

 

¿ QUE ES LA CONFESION ?
No tengas miedo Jesus esta esperando por nostros amorosamente en el sacramento de la confesion

Jueves 13 de Junio 2013

Evangelio según san Mateo 5, 20-26

En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: Les aseguro que si su justicia no es mayor que la de los escribas y fariseos, ciertamente no entrarán ustedes en el Reino de los cielos. Han oído ustedes que se dijo a los antiguos: “No matarás y el que mate será llevado ante el tribunal.” Pero yo les digo: Todo el que se enoje con su hermano, será llevado también ante el tribunal; el que insulte a su hermano, será llevado ante el tribunal supremo, y el que lo desprecie, será llevado al fuego del lugar de castigo. Por lo tanto, si cuando vas a poner tu ofrenda sobre el altar, te acuerdas allí mismo de que tu hermano tiene alguna queja contra ti, deja tu ofrenda junto al altar y ve primero a reconciliarte con tu hermano, y vuelve luego a presentar tu ofrenda. Arréglate pronto con tu adversario, mientras vas con él por el camino; no sea que te entregue al juez, el juez al policía y te metan a la cárcel. Te aseguro que no saldrás de allí hasta que hayas pagado el último centavo.

Oración introductoria

Señor, gracias por recordarme que no quieres ofrecimientos ni una oración alejada de la realidad mi vida. Limpia mi corazón de todo resentimiento y amargura, de todo rencor o envidia, con tu gracia podré ser un instrumento de tu paz.

Petición

Señor, concédeme disculpar de inmediato, con un gesto bondadoso, todas las ofensas y pequeñas molestias del día.

Meditación del Papa

Esto es gratuidad: la disponibilidad a dar el primer paso, a ser el primero en salir al encuentro del otro, a ofrecerle la reconciliación, a asumir el sufrimiento que implica renunciar a tener la razón. No ceder en la voluntad de reconciliación. Dios nos ha dado ejemplo de ello, y ésta es la manera de llegar a ser semejantes a él, una actitud que siempre necesitamos, una y otra vez, en el mundo. Hoy debemos volver a aprender la capacidad de reconocer la culpa, debemos renunciar a la falsa convicción de que somos inocentes. Debemos aprender la capacidad de hacer penitencia, de dejarnos transformar; de salir al encuentro del otro y de pedir a Dios que nos dé el valor y la fuerza para esa renovación. En nuestro mundo actual debemos redescubrir el sacramento de la Penitencia y la Reconciliación. El hecho de que este sacramento en buena parte haya desaparecido de las costumbres existenciales de los cristianos es un síntoma de una pérdida de veracidad respecto a nosotros mismos y a Dios; una pérdida que pone en peligro nuestra humanidad y disminuye nuestra capacidad de paz. Benedicto XVI, 21 de diciembre de 2009.

Reflexión

Jesús habla de la realidad dándole un nuevo sentido, iluminándola con el espíritu de la Ley. Para ejemplificar el amor al prójimo, habla de la historia del buen samaritano y concluye, ahora “ve y haz tú lo mismo”. Y cuando baja a los detalles de la vida cotidiana sabe que la mayoría de sus oyentes podrían ser protagonistas en sus ejemplos…

Si es verdad que el amor es el primer mandamiento ¿cómo se pone en práctica? Jesús nos ilustra con tres casos.

Constituyen el primer grado, lo que hay que evitar. El insulto, la enemistad y la querella contra el prójimo no serán propias de un cristiano. Pero más allá del precepto negativo “no matarás”… se nos abre el horizonte ilimitado del amor al prójimo.

El primer paso es evitar esas tres actitudes, pero Jesús no se detendrá en ellas mas que como un mero paso intermedio, él va más allá. Por tanto es un buen momento para hacer nosotros también nuestro propio examen de conciencia. Para preguntarnos, a la luz de la fe, ¿qué hay de todo esto en mi corazón? Saber perdonar, no guardar rencores e imitar con ello a Jesucristo es exigente, pero al mismo tiempo liberador.

La gracia de Dios nos impulsa a ello, es una obra propia del Espíritu Santo, si le dejamos actuar en nuestra alma.

Propósito

Si estoy distanciado de alguna persona, dar el primer paso para la reconciliación.

Diálogo con Cristo

Lo que cultivo en mi corazón, bueno o malo, va floreciendo y eventualmente se manifiesta en mis acciones. Gracias, Jesucristo, Tú me has enseñado a amar y a buscar la santidad. Me has dado la fe, la esperanza y la caridad para sostenerme y orientarme hacia la fuente de tu gracia, para poder vivir el amor diariamente. María, madre de la misericordia, ayúdame a cultivar un corazón semejante al tuyo

Rosario de Liberación y Sanidad

Rosario de Liberación y Sanidad
En el Nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

te pido vayas liberándome señor de los traumas, de los vicios, de los odios, de los rencores, de los resentimientos, que vaya huyendo de mi vida la influencia del demonio, a través de tu glorioso nombre Jesús quede atado todo espíritu de perturbación, todo espíritu de envidia, todo espíritu de lujuria, todo espíritu de vicio y de corrupción, todo espíritu de calumnia, todo espíritu de gula, todo espíritu de pereza, todo espíritu de soberbia, que el nombre de Jesús someta todo aquello que esta dañando mi dignidad de hija de Dios para que al nombre de Jesús toda rodilla se doble en el cielo, en la tierra y en los abismos y toda lengua proclame que Jesús es el Señor, Hoy quiero decirte como el ciego de Jericó, Jesús ten piedad de mi, Hoy quiero repetirte aquellas palabras del Evangelio; Jesús sáname. Hoy quiero repetirte aquella petición que te hicieron aquellos poseídos Jesús libérame, Jesús sálvame; Hoy Jesús se levanta mi voz para que con esta oración tu nombre al ser repetido tantas veces sea la espada afilada por la cual caiga el enemigo a tus pies, hoy quiero repetir tu dulce nombre Jesús para que el padre al escuchar tu nombre glorioso, tenga compasión de mi, tenga compasión de mis enfermedades. Bendito seas Jesús, Alabado seas Jesús, Glorificado seas Jesús. Libérame Jesús, libérame Jesús del odio, del vicio, de la apatía religiosa; libérame Jesús de la influencia maligna, ¡rompe las cadenas que me han atado al mal a través de esta alabanza!

Usando un rosario común iniciamos con esta jaculatoria (1 vez):
“Si Jesús me libera, quedo verdaderamente liberado”

Rosario de Liberación y Sanidad

1) PRIMER MISTERIO (Ahora diremos 10 veces estas 4 súplicas):

“Jesús ten piedad de mí”

“Jesús sáname”

“Jesús sálvame”

“Jesús libérame”

 

Gloria al Padre, al Hijo, y al Espíritu Santo. Así como era en un principio, ahora y siempre, y por los siglos de los siglos. Amén.

 

“Si Jesús me libera quedo verdaderamente liberado”.

Por el Santo Nombre de Jesús Padre, te pido que me liberes, por el Santo Nombre de tu Hijo Jesucristo sana mis enfermedades, por el Santo Nombre de tu Hijo Jesucristo libera a mi familia, libera mi casa, por el Santo Nombre de tu Hijo Jesucristo libérame de todos mis enemigos, por el Santo Nombre de tu Hijo Jesucristo, libérame Jesús de la corrupción y los vicios, por el Santo Nombre de tu Hijo Jesucristo, libérame Jesús de la desgracia, de la pobreza, de los fracasos, de los accidentes, de las enfermedades, liberame de la lujuria, de la ira, de la soberbia, de la pereza, de la gula, de la envidia, de la avaricia. Al Nombre de Jesús toda rodilla se doble, en la tierra en el Cielo y los abismos, y toda lengua proclame que Jesús es el Señor.

 

 

2) SEGUNDO MISTERIO (Ahora diremos 10 veces estas 4 súplicas): Continue reading

Señor, he pecado! he levantado falsos testimonios a mi prójimo

Octavo mandamiento: No levantaras falsos testimonios, ni mentir

El octavo Mandamiento enseña como debe usarse la lengua, de forma que sea vehículo de la verdad y no de la mentira. En el se estudia la obligación de practicar la veracidad.

Como enseña el Apóstol Santiago: «La lengua, con ser un miembro pequeño, se gloria de grandes cosas. Ved que un poco de fuego basta para quemar todo un gran bosque. También la lengua es un fuego, un mundo de iniquidad. Colocada entre nuestros miembros, la lengua contamina todo el cuerpo, e inflamada por el infierno, inflama a su vez toda nuestra vida.

 «No darás falso testimonio contra tu prójimo» (Ex20,16).

«No trames calumnias contra tu hermano ni lo hagas tampoco con tu amigo. Proponte no decir mentira alguna, porque acostumbrarse a ellas no es para bien» (Ed 7,12-13)

Y es que la gravedad de la mentira no consiste tanto en ocultar la verdad con el fin de engañar, cuanto en usarla como arma para dañar al prójimo. Es lo que denuncia Jesucristo.

A veces los enojos con nuestro prójimo nos incentivan a inventar cosas desagradables de ellos y nos nos damos cuenta que nosotros mismos nos estamos condenando; si hemos sentido eso y lo hemos hecho no es tarde para pedirle perdón primero a Dios, confesarnos y luego buscar a esa persona que tanto daño le hicimos dañandole su reputación.

Tomemos conciencia que este mandamiento de la ley de Dios es muy importante, busquemos la reconciliación y cuidemos nuestra bca; nada vale la pena como vivir en paz con el prójimo. Por eso entrégale tu molestai con tu prójimo antes de difamarlo.

(Ver video)