ENSÉÑANOS, JOSÉ

Enséñanos, José,
cómo se es no protagonista,
cómo se trabaja sin exhibirse,
cómo se avanza sin pisotear,
cómo se colabora sin manejar,
cómo se ama sin reclamar.
Dinos cómo se vive
siendo número dos… o tres,
cómo se hacen cosas formidables
desde un segundo puesto.
Dinos cómo la inmensa mayoría
de nosotros tenemos que ocupar
estos lugares.
Los segundos lugares,
en los que está nuestra
verdadera y oculta grandeza.
Dinos cómo se vive con elegancia
siendo no importante.
Convéncenos de que se puede
y debe ser útil, fiel, efectivo,
hasta héroe,
siendo «no importante».
Explícanos cómo se es grande sin exhibirse,
cómo se lucha sin aplausos,
cómo se avanza sin publicidad,
cómo se persevera y se muere
sin que nos hagan
estatuas u homenajes.
Cómo se hace para ser útil, positivo, generoso
sin necesidad de ser «importante» y todavía más difícil,
cómo se hace para darlo todo, sin ser protagonista,
y a pesar de ello, sentir por dentro una paz,
una felicidad, un gozo profundos.
¡Enséñanos, José!

San José-padre de Jesús

En el Plan Reconciliador de Dios, San José tuvo un papel esencial: Dios le encomendó la gran responsabilidad y privilegio de ser el padre adoptivo del Niño Jesús y de ser esposo virginal de la Virgen María. San José, el santo custodio de la Sagrada Familia, es el santo que más cerca está de Jesús y de la Santísima de la Virgen María.

Como sabemos no era el padre natural de Jesús, quién fue engendrado en el vientre virginal de la Virgen María por obra del Espíritu Santo y es Hijo de Dios, pero José lo adoptó amorosamente y Jesús se sometió a él como un buen hijo ante su padre. ¡Cuánto influenció José en el desarrollo humano del niño Jesús! ¡Qué perfecta unión existió en su ejemplar matrimonio con María!

Su libre cooperación con la gracia divina hizo posible que su respuesta sea total y eficaz. Dios le dio la gracia especial según su particular vocación y, al mismo tiempo, la misión divina excepcional que Dios le confió requirió de una santidad proporcionada.

Se ha tratado de definir muchas veces las virtudes de San José: «Brillan en el, sobre todo las virtudes de la vida oculta: la virginidad, la humildad, la pobreza, la paciencia, la prudencia, la fidelidad que no puede ser quebrantada por ningún peligro, la sencillez y la fe; la confianza en Dios y la mas perfecta caridad. Guardo con amor y entrega total, el deposito que se le confiara con una fidelidad propia al valor del tesoro que se le deposito en sus manos.»

Desde su unión matrimonial con María, San José supo vivir con esperanza en Dios la alegría-dolor fruto de los sucesos de la vida diaria

PARA LA ORACIÓN
1. ¿Por qué me cuesta tanto aceptar la voluntad de Dios?
2. ¿Vivo como José, siendo justo, dando espacio a Dios en mi vida para que obre milagros?
3. En silencio y humildad, como José, ¿busco servir a mis hermanos?
Mira al corazón de José, sostén al niño Jesús y di: Gracias Señor por este milagro, fruto de tu amor, perdóname por mi falta de fe. San José, ayúdame a creer en silencio, con amor.

 

Consejos del papa Francisco a las familia

Los consejos del Papa a las familias en su magistral discurso en Filipinas

 

Durante el multitudinario encuentro del Papa con familias en Manila, Francisco les dio varios consejos para ser felices. El primero de ellos: Que no dejen de soñar.
FRANCISCO
«Toda mamá y todo papá soñó a su hijo durante nueve meses. ¿Es verdad o no? Soñar cómo será el hijo. ¡No es posible tener una familia si no se sueña! Cuando en una familia se pierde la capacidad de soñar los chicos no crecen, el amor no crece, la vida se debilita y se apaga”.
Para no dejar de soñar ni de cultivar sueños les recomendó que siempre, antes de dormir, reflexionen.
FRANCISCO
«Por eso les recomiendo que a la noche, cuando hacen el examen de conciencia se hagan también esta pregunta: ¿Hoy soñé con el futuro de mis hijos? ¿Hoy soñé con el amor de mi esposo, de mi esposa?”.
A los padres y a las madres les recomendó que no pierdan el amor de los comienzos.
FRANCISCO
«Es muy importante recuperar el amor a través de la ilusión todos los días. ¡Nunca dejen de ser novios!”.
Pero también dio consejos para los hijos y los hermanos, sobre todo para que descubran la importancia de los abuelos en la familia.
FRANCISCO
«¿Hoy soñé con mis padres y mis abuelos que llevaron la historia hasta mí? Es tan importante soñar… Por favor, no pierdan esta capacidad de soñar”.
El Papa aconsejó a los padres que encuentren tiempo para rezar, a pesar del trabajo y de las obligaciones cotidianas del hogar.
FRANCISCO
«Si no rezamos, no conoceremos lo más importante de todo: la voluntad de Dios sobre nosotros. Y a pesar de toda nuestra actividad y ajetreo, sin la oración, lograremos muy poco”.
El Papa reconoció que es un gran devoto de San José. Dijo que en su escritorio tiene una imagen de San José durmiendo, porque el ángel le explicó cómo resolver sus problemas cuando estaba descansando.
FRANCISCO
«Y cuando tengo un problema, una dificultad, escribo un papelito y lo pongo debajo de San José ¡para que lo sueñe! Esto significa para que rece por ese problema”.
Francisco también abordó problemas no tan relacionados con la vida cotidiana. Dijo que la familia está sufriendo una colonización ideológica contra la que se debe defender.
FRANCISCO
«Y así como nuestros pueblos, en un momento de su historia llegaron a la madurez de decirle ‘no’ a cualquier colonización política, como familias tenemos que ser muy, muy sagaces, muy hábiles, muy fuertes para decir ‘no’ a cualquier intento de colonización ideológica sobre la familia. Y pedirle a San José, que es amigo del ángel, que nos mande la inspiración para saber cuándo decir sí y cuándo decir no”.
Recordó al recientemente beatificado Pablo VI, quien afrontó en su tiempo eldebate sobre el control de la población.
FRANCISCO
«Vio esta amenaza de destrucción de la familia por la privación de los hijos. Pablo VI era valiente. Era un buen pastor. Y alertó a sus ovejas sobre los lobos que venían”.
Antes de terminar Francisco pidió a los filipinos que cuidaran especialmente de los ancianos y de los niños sin padres.
En el país hay más de 200.000 niños abandonados por sus padres, que son hombres de negocios sin escrúpulos que dejaron una segunda familia en Filipinas cuando estaban de paso.

San Jose ejemplo para los Padres

Que los padres sean capaces de «guardar» el rebaño que les será confiado, o sea, de tener solicitud por todo lo que lo mantiene unido; de «velar» por él, de prestar atención a los peligros que lo amenazan; pero sobre todo capaces de «velar» por el rebaño, de estar en vela, de cuidar la esperanza, que haya sol y luz en los corazones; de sostener con amor y con paciencia los designios que Dios obra en su pueblo.
Pensemos en la figura de san José que vela por María y Jesús, en su solicitud por la familia que Dios le ha confiado, y en la mirada atenta con la que la guía para evitar los peligros. Por ello, que los pastores sepan estar ante el rebaño a fin de indicar el camino, en medio del rebaño para mantenerlo unido, detrás del rebaño para evitar que nadie se quede atrás y porque el rebaño mismo tiene, por así decirlo, el olfato de encontrar el camino.
PAPA FRANCISCO

El Evangelio de Hoy san Mateo 2, 13-15


El Evangelio de Hoy san Mateo 2, 13-15. 19-23
La ternura denota apertura al otro.
Del santo Evangelio según san Mateo 2, 13-15. 19-23

Después de que los magos partieron de Belén, el ángel del Señor se le apareció en sueños a José y le dijo: «Levántate, toma al niño y a su Madre, y huye a Egipto. Quédate allá hasta que yo te avise, porque Herodes va a buscar al niño para matarlo».

José se levantó y esa misma noche tomó al niño y a su Madre y partió para Egipto, donde permaneció hasta la muerte de Herodes. Así se cumplió lo que dijo el Señor por medio del profeta: ‘De Egipto llamé a mi Hijo’.

Después de muerto Herodes, el ángel del Señor se le apareció en sueños a José y le dijo: «Levántate, toma al niño y a su Madre y regresa a la tierra de Israel, porque ya murieron los que intentaban quitarle la vida al niño».

Se levantó José, tomó al niño y a su Madre y regresó a tierra de Israel. Pero, habiendo oído decir que Arquelao reinaba en Judea en lugar de su padre, Herodes, tuvo miedo de ir allá, y advertido en sueños, se retiró a Galilea y se fue a vivir en una población llamada Nazaret. Así se cumplió lo que habían dicho los profetas: ‘Se le llamará nazareno’.

Palabra del Señor.

Oración
Señor, en mi oración del día de hoy en el que recordamos a la Sagrada Familia, te ofrezco toda mi vida, mi libertad y mi voluntad. Soy tuyo, a Ti me entrego con todo lo que soy y lo que tengo. Que tu gracia me permita escuchar tu voluntad para que mi testimonio de vida convierta y dé esperanza a mi familia.

Petición
Señor, te pido por mi familia, dale un amor fuerte. Acrecienta mi confianza en Ti y ayúdame a poner todas mis ilusiones en santificarme para alcanzar la gloria eterna.

Meditación El Evangelio de Hoy san Mateo 2, 13-15. 19-23
La ternura denota apertura al otro.

«En el viaje a Belén para el censo y en las horas temblorosas y gozosas del parto; en el momento dramático de la huida a Egipto y en la afanosa búsqueda de su hijo en el Templo; y después en la vida cotidiana en la casa de Nazaret, en el taller donde enseñó el oficio a Jesús. ¿Cómo vive José su vocación como custodio de María, de Jesús, de la Iglesia?

Con la atención constante a Dios, abierto a sus signos, disponible a su proyecto, y no tanto al propio; y eso es lo que Dios le pidió a David, como hemos escuchado en la primera Lectura: Dios no quiere una casa construida por el hombre, sino la fidelidad a su palabra, a su designio; y es Dios mismo quien construye la casa, pero de piedras vivas marcadas por su Espíritu […]

En los Evangelios, san José aparece como un hombre fuerte y valiente, trabajador, pero en su alma se percibe una gran ternura, que no es la virtud de los débiles, sino más bien todo lo contrario: denota fortaleza de ánimo y capacidad de atención, de compasión, de verdadera apertura al otro, de amor. No debemos tener miedo de la bondad, de la ternura» (S.S. Francisco, 19 de marzo de 2013).

Diálogo
«Si ustedes son fieles, experimentarán ampliamente lo que significa aceptar en una familia a Cristo como luz y como camino»

Propósito
Voy a buscar acercarme, y pedir perdón si es necesario, a ese miembro de la familia del que me encuentro alejado.


El Evangelio de Hoy san Mateo 2, 13-15. 19-23
La ternura denota apertura al otro.
Del santo Evangelio según san Mateo 2, 13-15. 19-23

El Evangelio de hoy san Mateo 1, 18-24

El Evangelio de hoy san Mateo 1, 18-24
docilidad de María y de san José
Disponible al proyecto de Dios, no al propio.
Del santo Evangelio según san Mateo 1, 18-24

Cristo vino al mundo de la siguiente manera: Estando María, su madre, desposada con José, y antes de que vivieran juntos, sucedió que ella, por obra del Espíritu Santo, estaba esperando un hijo. José, su esposo, que era hombre justo, no queriendo ponerla en evidencia, pensó dejarla en secreto.

Mientras pensaba en estas cosas, un ángel del Señor le dijo en sueños: «José, hijo de David, no dudes en recibir en tu casa a María, tu esposa, porque Ella ha concebido por obra del Espíritu Santo. Dará a luz un hijo y tú le pondrás el nombre de Jesús, porque Él salvará a su pueblo de sus pecados».

Todo esto sucedió para que se cumpliera lo que había dicho el Señor por boca del profeta Isaías: ‘He aquí que la virgen concebirá y dará a luz un hijo, a quien pondrán el nombre de Emmanuel, que quiere decir Dios-con-nosotros.

Cuando José despertó de aquel sueño, hizo lo que le había mandado el ángel del Señor y recibió a su esposa.

Palabra del Señor.

docilidad de maria y san jose

docilidad de maria y san jose

Oración
Ven, Espíritu Santo, y dame tu luz y fortaleza para abrir mi mente y mi corazón a tus inspiraciones. Gustar estar contigo, contemplarte, alabarte y darte gracias, sin desear otra cosa que el reconocerte como mi Redentor, es lo que busco en esta oración.

Petición
Dame la docilidad de María y de san José, para saberte escuchar y ser siempre fiel a tu voluntad.

Meditación El Evangelio de hoy san Mateo 1, 18-24
docilidad de María y de san José
Disponible al proyecto de Dios, no al propio.

«Y José es “custodio” porque sabe escuchar a Dios, se deja guiar por su voluntad, y precisamente por eso es más sensible aún a las personas que se le han confiado, sabe cómo leer con realismo los acontecimientos, está atento a lo que le rodea, y sabe tomar las decisiones más sensatas.

En él, queridos amigos, vemos cómo se responde a la llamada de Dios, con disponibilidad, con prontitud; pero vemos también cuál es el centro de la vocación cristiana: Cristo. Guardemos a Cristo en nuestra vida, para guardar a los demás, salvaguardar la creación. Pero la vocación de custodiar no sólo nos atañe a nosotros, los cristianos, sino que tiene una dimensión que antecede y que es simplemente humana, corresponde a todos. Es custodiar toda la creación, la belleza de la creación, como se nos dice en el libro del Génesis y como nos muestra san Francisco de Asís: es tener respeto por todas las criaturas de Dios y por el entorno en el que vivimos» (S.S. Francisco, 19 de marzo de 2013).

Diálogo
«El primer acto del amor auténtico es la entrega incondicional al Amado, es decir, la sumisión dócil a los deseos de aquel a quien se ama, la aceptación generosa de su voluntad»

Propósito
Leer y reflexionar en familia el salmo 95, «que no seamos sordos a tu voz».

El Evangelio de hoy san Mateo 1, 18-24
docilidad de María y de san José
Disponible al proyecto de Dios, no al propio.
Del santo Evangelio según san Mateo 1, 18-24