El Espíritu del Señor está sobre mí

El Evangelio de Hoy
El Espíritu del Señor está sobre mí
Jesús en la sinagoga de Nazaret
Del santo Evangelio según san Lucas 4, 14-22

En aquel tiempo, Jesús volvió a Galilea por la fuerza del Espíritu, y su fama se extendió por toda la región. Él iba enseñando en sus sinagogas, alabado por todos. Vino a Nazaret, donde se había criado y, según su costumbre, entró en la sinagoga el día de sábado, y se levantó para hacer la lectura. Le entregaron el volumen del profeta Isaías y desenrollando el volumen, halló el pasaje donde estaba escrito: El Espíritu del Señor sobre mí, porque me ha ungido para anunciar a los pobres la Buena Nueva, me ha enviado a proclamar la liberación a los cautivos y la vista a los ciegos, para dar la libertad a los oprimidos y proclamar un año de gracia del Señor. Enrollando el volumen lo devolvió al ministro, y se sentó. En la sinagoga todos los ojos estaban fijos en Él. Comenzó, pues, a decirles: «Esta Escritura, que acabáis de oír, se ha cumplido hoy». Y todos daban testimonio de Él y estaban admirados de las palabras llenas de gracia que salían de su boca. Y decían: «¿No es éste el hijo de José?»

Oración
Padre bueno, yo también digo que «el Espíritu del Señor está sobre mí» porque desde mi bautismo me has regalado la gracia de ser morada del Espíritu Santo. Abre mi mente y mi corazón para que esta oración me dé la sabiduría para comprender, vivir y trasmitir tu verdad.

Petición
Espíritu Santo, hazme dócil a todas tus inspiraciones.

Meditación del Papa Francisco
El Espíritu del Señor está sobre mí
Del santo Evangelio según san Lucas 4, 14-22

el espiritu santo me mueve

En Nazaret todos esperaban a Jesús. Querían encontrarlo porque habían escuchado lo que Jesús había hecho en Cafarnaún y los milagros. Y cuando inicia la ceremonia le piden al huésped que lea el libro. Jesús lo hace y lee el libro del profeta Isaías que era un poco la profecía sobre Él y por ello concluye la lectura diciendo: Hoy se cumple esta escritura que ustedes han escuchado.
Después de una primera reacción positiva alguno movido por la polilla de la envidia comenzó a decir: “¿Dónde estudió éste? ¿No es el hijo de José? Y nosotros conocemos a toda su familia, ¿y en qué universidad estudió?”.
Entonces pretendían que le hiciera un milagro: solamente después habrían creído. Ellos querían el espectáculo, pero Jesús no era un artista. Jesús no hizo milagros en Nazaret y subrayó la poca fe de quien pedía el “espectáculo” (S.S. Francisco, 2 de septiembre de 2013, Misa matutina en la capilla de Santa Marta)..

Reflexión
“Un profeta nunca es bien recibido en su propia casa” Estas palabras, Jesús las dice por la falta de fe de sus compatriotas. En esta ocasión se encuentra en casa. Según su costumbre, dice el pasaje, se levantó para leer en la sinagoga. Usa todos los momentos para poder dar a conocer el mensaje de la salvación que está por llegar. No quiere perder ninguna oportunidad para enseñarles a los hombres un poco más acerca de su Padre.

El Espíritu del Señor está sobre mí. Qué realidad de la vida de Cristo. Siempre ha sido movido por el Espíritu, es más, antes cualquier empresa importante en su vida precede un tiempo magnifico, y bien aprovechado, de oración. Momentos muy preciados en su vida. La oración en Jesús siempre toma un lugar predilecto. Él así lo vive y así nos lo enseña.

Propósito
No ser indiferente a la inspiración del Espíritu Santo que me impulsa a encontrarme con los demás.

Diálogo
Señor, te pido me des la gracia para guiarme en todo por el Espíritu Santo, que Él me inspire lo que debo pensar, lo que debo decir, lo que debo callar, lo que debo hacer, cómo debo obrar para procurar el bien de los hombres y el cumplimiento de mi misión. No puedo hacer nada sin la inspiración del Espíritu Santo, pongo en manos de María mi esfuerzo consciente y firme por trabajar y cooperar con Él sin límite ni reserva alguna.


El Evangelio de Hoy
El Espíritu del Señor está sobre mí
Jesús en la sinagoga de Nazaret
Del santo Evangelio según san Lucas 4, 14-22

El Evangelio de Hoy San Lucas 2, 36-40

El Evangelio de Hoy San Lucas 2, 36-40
La vejez: la sede de la sabiduría de la vida.
Del santo Evangelio según san Lucas 2, 36-40

En aquel tiempo, había una profetisa, Ana, hija de Fanuel, de la tribu de Aser. Era una mujer muy anciana. De joven, había vivido siete años casada y tenía ya ochenta y cuatro años de edad. No se apartaba del templo ni de día ni de noche, sirviendo a Dios con ayunos y oraciones. (Cuando José y María entraban en el templo para la presentación del niño), se acercó Ana, dando gracias a Dios y hablando del niño a todos los que aguardaban la liberación de Israel.

Una vez que José y María cumplieron todo lo que prescribía la ley del Señor, se volvieron a Galilea, a su ciudad de Nazaret. El niño iba creciendo y fortaleciéndose, se llenaba de sabiduría y la gracia de Dios estaba con Él.

Palabra del Señor.

Oración
Ven, Espíritu Santo, que esta oración me fortalezca para evitar actitudes de indolencia, desidia o pereza y me ayude a comprender el valor del tiempo. Te ofrezco esmerarme por saber aprovechar cada minuto de mi vida para darte gloria, sirviendo con alegría y mucho amor a los demás; con tu gracia, sé que lo voy a lograr.

Petición
Cristo, dame la gracia de sentir el apremio por hacer rendir al máximo el tiempo que Dios me concede.

Meditación El Evangelio de Hoy San Lucas 2, 36-40
La vejez: la sede de la sabiduría de la vida.

«Queridos Hermanos: ¡Ánimo! La mitad de nosotros tenemos una edad avanzada: la vejez es – me gusta decirlo así – la sede de la sabiduría de la vida. Los viejos tienen la sabiduría de haber caminado en la vida, como el anciano Simeón, la anciana Ana en el Templo. Y justamente esta sabiduría les ha hecho reconocer a Jesús.

Ofrezcamos esta sabiduría a los jóvenes: como el vino bueno, que mejora con los años, ofrezcamos esta sabiduría de la vida. Me viene a la mente aquello que decía un poeta alemán sobre la vejez: es el tiempo de la tranquilidad y de la plegaria. Y también de brindar esta sabiduría a los jóvenes. […] A la poderosa intercesión de María, nuestra Madre, Madre de la Iglesia, encomiendo mi ministerio y el vuestro.

Que cada uno de vosotros, bajo su amparo maternal, camine alegre y con docilidad a la voz de su divino Hijo, fortaleciendo la unidad, perseverando concordemente en la oración y dando testimonio de la fe genuina en la continua presencia del Señor» (S.S. Francisco, 15 de marzo de 2013).

Diálogo
«Si la vida es una y sólo la vas a vivir una vez, cada hora, cada minuto, cada segundo de tu vida vale oro y es irrecuperable ahora y en la eternidad»

Propósito
Hacer una visita a Cristo Eucaristía en el Sagrario de una iglesia.

El Evangelio de Hoy San Lucas 2, 36-40
La vejez: la sede de la sabiduría de la vida.
Del santo Evangelio según san Lucas 2, 36-40

El Evangelio de Hoy san Lucas 1, 67-79

El Evangelio de Hoy san Lucas 1, 67-79
Portadores de un mensaje de esperanza.
Del santo Evangelio según san Lucas 1, 67-79

En aquel tiempo, Zacarías, padre de Juan, lleno del Espíritu Santo, profetizó diciendo: «’Bendito sea el Señor, Dios de Israel’, porque ha visitado y redimido a su pueblo, y ha hecho surgir en favor nuestro un poderoso Salvador en la casa de David, su siervo. Así lo había anunciado desde antiguo, por boca de sus santos profetas: que nos salvaría de nuestros enemigos y de las manos de todos los que nos aborrecen, para mostrar su misericordia a nuestros padres y acordarse de su santa alianza»

El Señor juró a nuestro padre Abraham concedernos que, libres ya de nuestros enemigos, lo sirvamos sin temor, en santidad y justicia delante de Él, todos los días de nuestra vida.

Y a ti, niño, te llamarán profeta del Altísimo, porque irás ‘delante del Señor a preparar sus caminos’ y a anunciar a su pueblo la salvación, mediante el perdón de los pecados.

Por la entrañable misericordia de nuestro Dios, nos visitará el sol que nace de lo alto, ‘para iluminar a los que viven en tinieblas y en sombras de muerte, para guiar nuestros pasos por el camino de la paz».

Palabra del Señor.

Oración
Estamos por celebrar el misterio de tu encarnación, humildemente inicio mi oración pidiendo la gracia del Espíritu Santo para saber salir a tu encuentro, dejar a un lado mis seguridades, mis afanes, mi mundo interior, que me atrapan y no me dejan gozar de la placentera experiencia de poder gozar de tu amor.

Petición
Señor, que tu Encarnación me cambie radicalmente y me convierta en discípulo y misionero de tu amor.

Meditación El Evangelio de Hoy san Lucas 1, 67-79
Portadores de un mensaje de esperanza.

«“Festejad… gozad… alegraos”, dice el Profeta. Es una gran invitación a la alegría. ¿Por qué? ¿Cuál es el motivo de esta invitación a la alegría? Porque el Señor hará derivar hacia la santa Ciudad y sus habitantes un “torrente” de consolación, un torrente de consolación –así llenos de consolación-, un torrente de ternura materna: “Llevarán en brazos a sus criaturas y sobre las rodillas las acariciarán”. Como la mamá pone al niño sobre sus rodillas y lo acaricia, así el Señor hará con nosotros y hace con nosotros. Éste es el torrente de ternura que nos da tanta consolación. “Como a un niño a quien su madre consuela, así os consolaré yo”.

Todo cristiano, y sobre todo nosotros, estamos llamados a ser portadores de este mensaje de esperanza que da serenidad y alegría: la consolación de Dios, su ternura para con todos. Pero sólo podremos ser portadores si nosotros experimentamos antes la alegría de ser consolados por Él, de ser amados por Él. Esto es importante para que nuestra misión sea fecunda: sentir la consolación de Dios y transmitirla» (S.S. Francisco, 7 de julio de 2013).

Diálogo
«Por amor al hombre, el Padre en sus admirables designios decretó el nacimiento de su Hijo. Por amor al hombre, el Hijo aceptó gozoso el plan redentor del Padre. Y por amor al hombre, el Espíritu Santo llevó a cabo la encarnación del Hijo de Dios»

Propósito
Invitar a mi celebración navideña a esa persona que necesita el consuelo de mi compañía.

El Evangelio de Hoy san Lucas 1, 67-79
Portadores de un mensaje de esperanza.
Del santo Evangelio según san Lucas 1, 67-79

El Evangelio de Hoy san Lucas 20, 27-40

El Evangelio de Hoy san Lucas 20, 27-40
Santo Evangelio según san Lucas 20, 27-40

En aquel tiempo, se acercaron a Jesús algunos saduceos. Como los saduceos niegan la resurrección de los muertos, le preguntaron: «Maestro, Moisés nos dejó escrito que si alguno tiene un hermano casado que muere sin haber tenido hijos, se case con la viuda para dar descendencia a su hermano. Hubo una vez siete hermanos, el mayor de los cuales se casó y murió sin dejar hijos. El segundo, el tercero y los demás, hasta el séptimo, tomaron por esposa a la viuda y todos murieron sin dejar sucesión. Por fin murió también la viuda. Ahora bien, cuando llegue la resurrección, ¿de cuál de ellos será esposa la mujer, pues los siete estuvieron casados con ella?» Continue reading

El Evangelio de Hoy san Lucas 21, 5-19

El Evangelio de Hoy san Lucas 21, 5-19
El hombre tiene necesidad de la verdad, porque sin ella no puede subsistir

En aquel tiempo, como algunos ponderaban la solidez de la construcción del templo y la belleza de las ofrendas votivas que lo adornaban, Jesús dijo: “Días vendrán en que no quedará piedra sobre piedra de todo esto que están admirando; todo será destruido”.

Entonces le preguntaron: “Maestro, ¿cuándo va a ocurrir esto y cuál será la señal de que ya está a punto de suceder?” Él les respondió: “Cuídense de que nadie los engañe, porque muchos vendrán usurpando mi nombre y dirán: ‘Yo soy el Mesías. El tiempo ha llegado’. Pero no les hagan caso. Cuando oigan hablar de guerras y revoluciones, que no los domine el pánico, porque eso tiene que acontecer, pero todavía no es el fin”.

Luego les dijo: “Se levantará una nación contra otra y un reino contra otro. En diferentes lugares habrá grandes terremotos, epidemias y hambre, y aparecerán en el cielo señales prodigiosas y terribles.

Pero antes de todo esto los perseguirán a ustedes y los apresarán; los llevarán a los tribunales y a la cárcel, y los harán comparecer ante reyes y gobernadores, por causa mía. Con esto darán testimonio de mí.

Grábense bien que no tienen que preparar de antemano su defensa, porque yo les daré palabras sabias, a las que no podrá resistir ni contradecir ningún adversario de ustedes.

Los traicionarán hasta sus propios padres, hermanos, parientes y amigos. Matarán a algunos de ustedes y todos los odiarán por causa mía. Sin embargo, no caerá ningún cabello de la cabeza de ustedes. Si se mantienen firmes, conseguirán la vida”.

Palabra del Señor.

Oración
Señor, creo firmemente en tu existencia y en tu amor de Padre. Creo que me amas y me acompañas en todo momento. Mi vida te es conocida. Sabes cuáles son mis debilidades, los problemas y las circunstancias por las que atravieso en este momento. Señor, lo pongo todo en tus manos. Concédeme hacer verdadera oración y salir de esta meditación más unido a tu voluntad.

Petición
Dios mío, concédeme vivir, crecer y perseverar en mi fe católica hasta el fin.

Meditacion El Evangelio de Hoy san Lucas 21, 5-19
El hombre tiene necesidad de la verdad, porque sin ella no puede subsistir

«El [Evangelio] invita a comprender las vías del Señor, descubriendo en la fidelidad de Dios el plan de sabiduría que gobierna los siglos. San Agustín ha hecho una síntesis de “comprender” y “subsistir” en sus Confesiones, cuando habla de fiarse de la verdad para mantenerse en pie: “Me estabilizaré y consolidaré en ti […], en tu verdad”. Por el contexto sabemos que san Agustín quiere mostrar cómo esta verdad fidedigna de Dios, según aparece en la Biblia, es su presencia fiel a lo largo de la historia, su capacidad de mantener unidos los tiempos, recogiendo la dispersión de los días del hombre.

24. Leído a esta luz, el texto de Isaías lleva a una conclusión: el hombre tiene necesidad de conocimiento, tiene necesidad de verdad, porque sin ella no puede subsistir, no va adelante. La fe, sin verdad, no salva, no da seguridad a nuestros pasos. Se queda en una bella fábula, proyección de nuestros deseos de felicidad, algo que nos satisface únicamente en la medida en que queramos hacernos una ilusión. O bien se reduce a un sentimiento hermoso, que consuela y entusiasma, pero dependiendo de los cambios en nuestro estado de ánimo o de la situación de los tiempos, e incapaz de dar continuidad al camino de la vida» (S.S. Francisco, encíclica Lumen fidei, n. 23-24).

Diálogo
«Sabiduría, ciencia, tecnología, ayudan, deslumbran, pero no resolverán jamás el problema y la necesidad fundamental del hombre, amar y ser amado»

Propósito
Planear lo necesario para que la celebración de la Eucaristía dominical sea el momento más importante del día en mi familia.

El Evangelio de Hoy san Lucas 21, 5-19
El hombre tiene necesidad de la verdad, porque sin ella no puede subsistir

El Evangelio de Hoy san Lucas 11, 47-54

El Evangelio de Hoy san Lucas 11, 47-54
El que no tiene a Cristo construye muros en vez de puentes.
Santo Evangelio según san Lucas 11, 47-54

En aquel tiempo, Jesús dijo a los fariseos y doctores de la ley: “¡Ay de ustedes, que les construyen sepulcros a los profetas que los padres de ustedes asesinaron! Con eso dan a entender que están de acuerdo con lo que sus padres hicieron, pues ellos los mataron y ustedes les construyen el sepulcro.

Por eso dijo la sabiduría de Dios: Yo les mandaré profetas y apóstoles, y los matarán y los perseguirán, para que así se le pida cuentas a esta generación de la sangre de todos los profetas que ha sido derramada desde la creación del mundo, desde la sangre de Abel hasta la de Zacarías, que fue asesinado entre el atrio y el altar. Sí, os lo aseguro que a esta generación se le pedirán cuentas.

¡Ay de ustedes, doctores de la ley, porque han guardado la llave de la puerta del saber! Ustedes no han entrado, y a los que iban a entrar les han cerrado el paso”.

Luego que Jesús salió de allí, los escribas y fariseos comenzaron a acosarlo terriblemente con muchas preguntas y a ponerle trampas para ver si podían acusarlo con alguna de sus propias palabras.

Palabra del Señor.

Oración
Cristo, me acerco a este momento de oración consciente de mi debilidad, arrepentido de las veces que he actuado como los fariseos y doctores de la ley, pero confiando en que tu misericordia y tu gracia me pueden transformar, porque mi corazón lo único que necesita es tu amistad. No permitas nunca que me aleje de Ti, ni por las circunstancias, ni por las dificultades, ni por mis egoísmos.

Petición
Dame la gracia, Señor, de ser auténtico(a) y busque el bien desinteresado, en todo lo que haga.

Meditación El Evangelio de Hoy san Lucas 11, 47-54
El que no tiene a Cristo construye muros en vez de puentes.

El que no tiene a Cristo construye muros en vez de puentes

El que no tiene a Cristo construye muros en vez de puentes

«Él no dice: ¡idólatras, iréis al infierno! sino que busca llegar a su corazón; no condena desde el inicio, busca el diálogo: Pablo es un pontífice, constructor de puentes. Él no quiere convertirse en un constructor de muros. Esto nos hace pensar sobre la actitud de un cristiano. Un cristiano debe anunciar a Jesucristo de forma que Jesucristo sea aceptado, recibido, no rechazado, el anuncio de la verdad depende del Espíritu Santo. Pablo es consciente que debe evangelizar, no hacer prosélitos. La Iglesia no crece en el proselitismo, Benedicto XVI nos lo ha dicho; sino que crece por atracción, por el testimonio, por la predicación. Pablo actúa así porque estaba seguro, seguro de Jesucristo. No dudaba de su Señor. Los cristianos que tienen miedo de hacer puentes y prefieren construir muros, son cristianos no seguros de su propia fe, seguros de Jesucristo. Y se defienden alzando muros» (S.S. Francisco, 9 de mayo de 2013).

Diálogo
«Aborrezcan especialmente la hipocresía, asesina de toda verdad y rectitud de vida, que hace al hombre odioso ante Dios y causa la repugnancia de los demás»

Propósito
Participar en una hora eucarística pidiendo a Dios la humildad para todos sus discípulos y misioneros.

El Evangelio de Hoy san Lucas 11, 47-54
El que no tiene a Cristo construye muros en vez de puentes.
Santo Evangelio según san Lucas 11, 47-54

El Evangelio de Hoy san Lucas 17, 11-19

El Evangelio de Hoy san Lucas 17, 11-19
Dios nos espera siempre, aun cuando nos hayamos alejado.
Santo Evangelio según san Lucas 17, 11-19

En aquel tiempo, cuando Jesús iba de camino a Jerusalén, pasó entre Samaria y Galilea. Estaba cerca de un pueblo, cuando le salieron al encuentro diez leprosos, los cuales se detuvieron a lo lejos y a gritos le decían: “Jesús, maestro, ten compasión de nosotros”.

Al verlos, Jesús les dijo: “Vayan a presentarse a los sacerdotes”. Mientras iban de camino, quedaron limpios de la lepra.

Uno de ellos, al ver que estaba curado, regresó, alabando a Dios en voz alta, se postró a los pies de Jesús y le dio las gracias. Ese era un samaritano. Entonces dijo Jesús: “¿No eran diez los que quedaron limpios? ¿Dónde están los otros nueve? ¿No ha habido nadie, fuera de este extranjero, que volviera para dar gloria a Dios?” Después le dijo al samaritano: “Levántate y vete. Tu fe te ha salvado”.

Palabra del Señor.

Oración
¡Gracias Padre, Señor del cielo y de la tierra, por este momento de oración! ¡Gracias por el don de tu amistad, de tu gracia y de tu misericordia! Concédeme que nunca sea un hijo ingrato o indiferente a los innumerables dones que me regalas, como es el poder tener este encuentro de amor contigo en la oración.

Petición
Señor, dame un corazón agradecido, contigo y con los demás.

Meditación El Evangelio de Hoy san Lucas 17, 11-19
Dios nos espera siempre, aun cuando nos hayamos alejado.

«Pensemos en los dos discípulos de Emaús: el rostro triste, un caminar errante, sin esperanza. Pero Jesús no les abandona: recorre a su lado el camino, y no sólo. Con paciencia explica las Escrituras que se referían a Él y se detiene a compartir con ellos la comida.

Éste es el estilo de Dios: no es impaciente como nosotros, que frecuentemente queremos todo y enseguida, también con las personas. Dios es paciente con nosotros porque nos ama, y quien ama comprende, espera, da confianza, no abandona, no corta los puentes, sabe perdonar. Recordémoslo en nuestra vida de cristianos: Dios nos espera siempre, aun cuando nos hayamos alejado. Él no está nunca lejos, y si volvemos a Él, está preparado para abrazarnos.

A mí me produce siempre una gran impresión releer la parábola del Padre misericordioso, me impresiona porque me infunde siempre una gran esperanza» (S.S. Francisco, 7 de abril de 2013).

Diálogo
«La oración te dará la unión con Dios, el convencimiento, la motivación; el sacrificio te dará la constancia, el espíritu de resistencia, ese no hundirse ante la indiferencia, la vigilancia para no ser tragado por el devenir de los acontecimientos»

Propósito
Invitar a la familia a quedarse unos minutos frente al Santísimo, después de la misa dominical, para hacer una oración de agradecimiento a Dios por los dones recibidos.

El Evangelio de Hoy san Lucas 17, 11-19
Dios nos espera siempre, aun cuando nos hayamos alejado.
Santo Evangelio según san Lucas 17, 11-19

El Evangelio de Hoy san Lucas 11, 27-28

El Evangelio de Hoy san Lucas 11, 27-28
«Dichosos todavía más los que escuchan la palabra de Dios y la ponen en práctica»
Fidelidad a Cristo y a su Evangelio.
Santo Evangelio según san Lucas 11, 27-28

En aquel tiempo, mientras Jesús hablaba a la multitud, una mujer del pueblo, gritando, le dijo: «¡Dichosa la mujer que te llevó en su seno y cuyos pechos te amamantaron!». Pero Jesús le respondió: «Dichosos todavía más los que escuchan la palabra de Dios y la ponen en práctica».

Palabra del Señor.

Oración
Padre mío, escuchar y poner en práctica tu Palabra es mi anhelo en este nuevo día en que me das oportunidad de vivir. Te alabo como el dueño y rey de mi existencia, te pido perdón por mis faltas e imploro tu gracia para que sea siempre fiel a tu Evangelio.

Petición
Ven, Espíritu Santo, abre mi entendimiento y llena mi espíritu de amor y generosidad.

practicar la palabra de dios

practicar la palabra de dios

Meditación El Evangelio de Hoy san Lucas 11, 27-28
«Dichosos todavía más los que escuchan la palabra de Dios y la ponen en práctica»
Fidelidad a Cristo y a su Evangelio.

«Esto conlleva no encerrarse en uno mismo, en los propios problemas, en las propias ideas, en los propios intereses, en ese pequeño mundito que nos hace tanto daño, sino salir e ir al encuentro de quien tiene necesidad de atención, compresión y ayuda, para llevarle la cálida cercanía del amor de Dios, a través de gestos concretos de delicadeza, de afecto sincero y de amor.

Fidelidad a Jesucristo y a su Evangelio, para anunciarlo con la palabra y con la vida, dando testimonio del amor de Dios con nuestro amor, con nuestra caridad hacia todos: los santos que hemos proclamado hoy son ejemplos luminosos de esto, y esto nos ofrecen sus enseñanzas, pero también cuestionan nuestra vida de cristianos: ¿Cómo es mi fidelidad al Señor? Llevemos con nosotros esta pregunta para pensarla durante la jornada: ¿Cómo es mi fidelidad a Cristo? ¿Soy capaz de «hacer ver» mi fe con respeto, pero también con valentía? ¿Estoy atento a los otros? ¿Me percato del que padece necesidad? ¿Veo a los demás como hermanos y hermanas a los que debo amar?» (S.S. Francisco, 12 de mayo de 2013).

Diálogo
«Se es fiel sólo por amor, se es auténticamente feliz sólo en el amor, se es idéntico sólo amando»

Propósito
Leer y reflexionar diariamente un pasaje del Nuevo Testamento, iniciando por los Hechos de los apóstoles.

El Evangelio de Hoy san Lucas 11, 27-28
«Dichosos todavía más los que escuchan la palabra de Dios y la ponen en práctica»
Fidelidad a Cristo y a su Evangelio.
Santo Evangelio según san Lucas 11, 27-28