El Evangelio de Hoy san Mateo 2, 13-15


El Evangelio de Hoy san Mateo 2, 13-15. 19-23
La ternura denota apertura al otro.
Del santo Evangelio según san Mateo 2, 13-15. 19-23

Después de que los magos partieron de Belén, el ángel del Señor se le apareció en sueños a José y le dijo: «Levántate, toma al niño y a su Madre, y huye a Egipto. Quédate allá hasta que yo te avise, porque Herodes va a buscar al niño para matarlo».

José se levantó y esa misma noche tomó al niño y a su Madre y partió para Egipto, donde permaneció hasta la muerte de Herodes. Así se cumplió lo que dijo el Señor por medio del profeta: ‘De Egipto llamé a mi Hijo’.

Después de muerto Herodes, el ángel del Señor se le apareció en sueños a José y le dijo: «Levántate, toma al niño y a su Madre y regresa a la tierra de Israel, porque ya murieron los que intentaban quitarle la vida al niño».

Se levantó José, tomó al niño y a su Madre y regresó a tierra de Israel. Pero, habiendo oído decir que Arquelao reinaba en Judea en lugar de su padre, Herodes, tuvo miedo de ir allá, y advertido en sueños, se retiró a Galilea y se fue a vivir en una población llamada Nazaret. Así se cumplió lo que habían dicho los profetas: ‘Se le llamará nazareno’.

Palabra del Señor.

Oración
Señor, en mi oración del día de hoy en el que recordamos a la Sagrada Familia, te ofrezco toda mi vida, mi libertad y mi voluntad. Soy tuyo, a Ti me entrego con todo lo que soy y lo que tengo. Que tu gracia me permita escuchar tu voluntad para que mi testimonio de vida convierta y dé esperanza a mi familia.

Petición
Señor, te pido por mi familia, dale un amor fuerte. Acrecienta mi confianza en Ti y ayúdame a poner todas mis ilusiones en santificarme para alcanzar la gloria eterna.

Meditación El Evangelio de Hoy san Mateo 2, 13-15. 19-23
La ternura denota apertura al otro.

«En el viaje a Belén para el censo y en las horas temblorosas y gozosas del parto; en el momento dramático de la huida a Egipto y en la afanosa búsqueda de su hijo en el Templo; y después en la vida cotidiana en la casa de Nazaret, en el taller donde enseñó el oficio a Jesús. ¿Cómo vive José su vocación como custodio de María, de Jesús, de la Iglesia?

Con la atención constante a Dios, abierto a sus signos, disponible a su proyecto, y no tanto al propio; y eso es lo que Dios le pidió a David, como hemos escuchado en la primera Lectura: Dios no quiere una casa construida por el hombre, sino la fidelidad a su palabra, a su designio; y es Dios mismo quien construye la casa, pero de piedras vivas marcadas por su Espíritu […]

En los Evangelios, san José aparece como un hombre fuerte y valiente, trabajador, pero en su alma se percibe una gran ternura, que no es la virtud de los débiles, sino más bien todo lo contrario: denota fortaleza de ánimo y capacidad de atención, de compasión, de verdadera apertura al otro, de amor. No debemos tener miedo de la bondad, de la ternura» (S.S. Francisco, 19 de marzo de 2013).

Diálogo
«Si ustedes son fieles, experimentarán ampliamente lo que significa aceptar en una familia a Cristo como luz y como camino»

Propósito
Voy a buscar acercarme, y pedir perdón si es necesario, a ese miembro de la familia del que me encuentro alejado.


El Evangelio de Hoy san Mateo 2, 13-15. 19-23
La ternura denota apertura al otro.
Del santo Evangelio según san Mateo 2, 13-15. 19-23

El Evangelio de Hoy san Mateo 2, 13-18

El Evangelio de Hoy san Mateo 2, 13-18
Los santos inocentes
Mi compromiso con las víctimas inocentes.
Del santo Evangelio según san Mateo 2, 13-18

Después de que los magos partieron de Belén, el ángel del Señor se le apareció en sueños a José y le dijo: «Levántate, toma al niño y a su Madre, y huye a Egipto. Quédate allá hasta que yo te avise porque Herodes va a buscar al niño para matarlo».

José se levantó y esa misma noche tomó al niño y a su Madre y partió para Egipto, donde permaneció hasta la muerte de Herodes. Así se cumplió lo que dijo el Señor por medio del profeta: ‘De Egipto llamé a mi hijo’.

Cuando Herodes se dio cuenta de que los magos lo habían engañado, se puso furioso y mandó matar, en Belén y sus alrededores, a todos los niños menores de dos años, conforme a la fecha que los magos le habían indicado.

Así se cumplieron las palabras del profeta Jeremías: ‘En Ramá se ha escuchado un grito, se oyen llantos y lamentos: es Raquel que llora por sus hijos y no quiere que la consuelen, porque ya están muertos’.

Palabra del Señor.

Oración
Dios mío, yo creo en Ti, yo confío en tu bondad y en tu misericordia. Aunque soy un instrumento débil, infiel, quiero que esta oración me convierta en un discípulo y misionero que coopere contigo plenamente. Señor Jesús, sé que Tú puedes hacer grandes cosas con aquellos que esperan en Ti. Corazón de Jesús, en Ti confío.

Petición
Señor, que mi corazón, que te entregó hoy, desde Ti, acoja a todas las personas que amo pero también a las que me han herido o perseguido, incluso a mis enemigos.

Meditación El Evangelio de Hoy san Mateo 2, 13-18
Los santos inocentes
Mi compromiso con las víctimas inocentes.

«Se trata, lo destaco, de personas humanas, que reclaman solidaridad y asistencia, que tienen necesidad de intervenciones urgentes, pero también y sobre todo, de comprensión y de bondad. Dios es bueno, imitemos a Dios. Su condición no puede dejarnos indiferentes.

Y nosotros, como Iglesia, recordemos que, curando las heridas de los refugiados, los desplazados y las víctimas de tráficos, ponemos en práctica el mandamiento de la caridad que Jesús nos dejó, cuando se identificó con el extranjero, con quien sufre, con todas las víctimas inocentes de la violencia y la explotación.

Deberíamos releer más a menudo el capítulo 25 del Evangelio según Mateo, donde se habla del juicio final. Y aquí quiero recordar la atención que cada pastor y cada comunidad cristiana deben prestar al camino de fe de los cristianos refugiados y forzadamente desarraigados de su realidad, así como de los cristianos emigrantes» (S.S. Francisco, 24 de mayo de 2013).

Diálogo
«Mientras más humildes, mientras más avezados en la ciencia de Belén, de Nazareth, del Calvario, más vacíos nos encontraremos del desmedido amor y aprecio de nosotros mismos y más llenos de Dios»

Propósito
Leer el capítulo 25 del Evangelio según san Mateo.

El Evangelio de Hoy san Mateo 2, 13-18
Los santos inocentes
Mi compromiso con las víctimas inocentes.
Del santo Evangelio según san Mateo 2, 13-18

El Evangelio de Hoy san Mateo 1, 18-24

El Evangelio de Hoy san Mateo 1, 18-24
Atención constante a Dios.
Del santo Evangelio según san Mateo 1, 18-24

Cristo vino al mundo de la siguiente manera: estando María, su Madre, desposada con José, y antes de que vivieran juntos, sucedió que ella, por obra del Espíritu Santo, estaba esperando un hijo. José, su esposo, que era hombre justo, no queriendo ponerla en evidencia, pensó dejarla en secreto.

Mientras pensaba en estas cosas, un ángel del Señor le dijo en sueños: «José, hijo de David, no dudes en recibir en tu casa a María, tu esposa, porque ella ha concebido por obra del Espíritu Santo. Dará a luz un hijo y tú le pondrás el nombre de Jesús, porque Él salvará a su pueblo de sus pecados».

Todo esto sucedió para que se cumpliera lo que había dicho el Señor por boca del profeta Isaías: «He aquí que la virgen concebirá y dará a luz un hijo, a quien pondrán el nombre de Emmanuel que quiere decir Dios-con-nosotros»

Cuando José despertó de aquel sueño, hizo lo que le había mandado el ángel del Señor y recibió a su esposa.

Palabra del Señor.

Oración
Dios mío, inicio mi oración con un gran espíritu de fe, de obediencia, de aceptación, de generosidad, al igual que María y José, para dejarme llevar de tu mano, con la seguridad que me alejarás de la mentira que ofrece el mundo y me guiarás siempre hacia la verdad.

Petición
Señor, dame un espíritu generoso y obediente como el de san José, para vivir mi vocación cristiana con esa misma magnanimidad.

Meditación El Evangelio de Hoy san Mateo 1, 18-24
Atención constante a Dios.

«“José hizo lo que el ángel del Señor le había mandado, y recibió a su mujer”. Enestas palabras se encierra ya la misión que Dios confía a José, la de ser custodio. Custodio ¿de quién? De María y Jesús; pero es una custodia que se alarga luego a la Iglesia, como ha señalado el beato Juan Pablo II: “Al igual que cuidó amorosamente a María y se dedicó con gozoso empeño a la educación de Jesucristo, también custodia y protege su cuerpo místico, la Iglesia, de la que la Virgen Santa es figura y modelo”.

¿Cómo ejerce José esta custodia? Con discreción, con humildad, en silencio, pero con una presencia constante y una fidelidad y total, aun cuando no comprende. Desde su matrimonio con María hasta el episodio de Jesús en el Templo de Jerusalén a los doce años, acompaña en todo momento con esmero y amor. Está junto a María, su esposa, tanto en los momentos serenos de la vida como los difíciles» (S.S. Francisco, 19 de marzo de 2013).

Diálogo
«No olviden que en el ámbito sobrenatural hemos de actuar como si todo dependiera de nosotros; y confiar, porque todo depende de Dios»

Propósito
Hoy voy a rezar el padrenuestro más veces, con calma y atención, dejando que el Espíritu Santo me inspire y me deje ver qué es lo puedo hacer para ayudar a la extensión del Reino de Dios.

El Evangelio de Hoy san Mateo 1, 18-24
Atención constante a Dios.
Del santo Evangelio según san Mateo 1, 18-24

El Evangelio de Hoy san Mateo 21, 23-27

El Evangelio de Hoy san Mateo 21, 23-27
Coherencia de la fe.
Del santo Evangelio según san Mateo 21, 23-27

En aquellos días, mientras Jesús enseñaba en el templo, se le acercaron los sumos sacerdotes y los ancianos del pueblo y le preguntaron: «¿Con qué derecho haces todas estas cosas? ¿Quién te ha dado semejante autoridad?».

Jesús les respondió: «Yo también les voy a hacer una pregunta, y si me la responden, les diré con qué autoridad hago lo que hago: ¿De dónde venía el bautismo de Juan, del cielo o de la tierra?».

Ellos pensaron para sus adentros: «Si decimos que del cielo, Él nos va a decir: “Entonces, ¿por qué no le creyeron?”. Si decimos que de los hombres, se nos va a echar encima el pueblo, porque todos tienen a Juan por un profeta». Entonces respondieron: «No lo sabemos».

Jesús les replicó: «Pues tampoco yo les digo con qué autoridad hago lo que hago».

Palabra del Señor

Oración
Señor, creo, confío y te amo. Inicio mi oración desprendiéndome de mis pendientes y de mis preocupaciones; dejo a un lado mis deseos para poder abrir mi corazón y darte gloria, alabarte como mi único Señor y escuchar lo que hoy me quieres decir.

Petición
Jesús, ayúdame a ser ese instrumento que Tú necesitas para que muchas personas puedan encontrarse contigo.

Meditación El Evangelio de Hoy san Mateo 21, 23-27
Coherencia de la fe.

«¿Con qué autoridad hacéis estas cosas? Quieren tender “una trampa” al Señor, tratando de llevarlo contra la pared, hacerle equivocarse. Pero ¿cuál es el problema que esta gente tenía con Jesús? ¿Son quizás los milagros que hacía? No, no es esto. En realidad el problema que escandalizaba a esta gente era el de que los demonios gritaban a Jesús: “¡Tú eres el Hijo de Dios, Tú eres el Santo!”. Este “es el centro”, esto escandaliza de Jesús: “Él es Dios que se ha encarnado”.

También a nosotros nos tienden trampas en la vida, pero lo que escandaliza de la Iglesia es el misterio de la Encarnación del Verbo. Y esto no se tolera, esto el demonio no lo tolera. Cuántas veces se oye decir: ´Pero, vosotros cristianos, sed un poco más normales, como las otras personas, ¡razonables!´. Este es un discurso de encantadores de serpientes: ´Pero, sed así ¿no?, un poco más normales, no seáis tan rígidos…´ Pero detrás de esto está: ´Pero, no vengáis con historias ¡que Dios se ha hecho hombre!

La Encarnación del Verbo, ¡ese es el escándalo que está detrás! Podemos hacer todas las obras sociales que queramos, y dirán: ´Pero qué buena la Iglesia, qué buena la obra social que hace la Iglesia´ Pero si decimos que hacemos esto porque aquellas personas son la carne de Cristo, viene el escándalo. Y esa es la verdad, esa es la revelación de Jesús: esa presencia de Jesús encarnado» (cf S.S. Francisco, 1 de junio de 2013).

Diálogo
«La fe se fortalece al transmitirla»

Propósito
Al platicar con los demás, haré referencia a la presencia de Cristo en mi vida, al menos dos veces durante este día.

El Evangelio de Hoy san Mateo 21, 23-27
Coherencia de la fe.
Del santo Evangelio según san Mateo 21, 23-27

El Evangelio de Hoy san Mateo 11, 2-11

El Evangelio de Hoy san Mateo 11, 2-11
Negarse a sí mismo, no apropiarse de la verdad.
Del santo Evangelio según san Mateo 11, 2-11

En aquel tiempo, Juan se encontraba en la cárcel, y habiendo oído hablar de las obras de Cristo, le mandó preguntar por medio de dos discípulos: «¿Eres tú el que ha de venir o tenemos que esperar a otro?»

Jesús les respondió: «Vayan a contar a Juan lo que están viendo y oyendo: los ciegos ven, los cojos andan, los leprosos quedan limpios de la lepra, los sordos oyen, los muertos resucitan y a los pobres se les anuncia el Evangelio. Dichoso aquel que no se sienta defraudado por mí».

Cuando se fueron los discípulos, Jesús se puso a hablar a la gente acerca de Juan: «¿Qué fueron ustedes a ver en el desierto? ¿Una caña sacudida por el viento? No. Pues entonces, ¿qué fueron a ver? ¿A un hombre lujosamente vestido? No, ya que los que visten con lujo habitan en los palacios. ¿A qué fueron, pues? ¿A ver a un profeta? Sí, yo se lo aseguro; y a uno que es todavía más que profeta. Porque de él está escrito: He aquí que yo envío a mi mensajero para que vaya delante de ti y te prepare el camino. Yo les aseguro que no ha surgido entre los hijos de una mujer ninguno más grande que Juan el Bautista. Sin embargo, el más pequeño en el Reino de los cielos, es todavía más grande que él».

Palabra del Señor.

Oración
Dios mío, a medida que se acerca la Navidad los pendientes se multiplican y parece que no queda tiempo para la oración. Te ofrezco hoy esta meditación confiando en que sabrás guiarme para darte el tiempo de calidad que mereces. Abre mi corazón, y el de mi familia, para que sepamos recibir a Jesús en la alegría y hacer siempre lo que Él nos pide: descubrirle en el prójimo.

Petición
Señor, que el espejismo del consumismo no me distraiga de lo verdaderamente importante: reconocerte y alabarte, hoy y siempre.

Meditación El Evangelio de Hoy san Mateo 11, 2-11
Negarse a sí mismo, no apropiarse de la verdad.

«En la cárcel Juan tiene dudas, tenía una angustia y había llamado a sus discípulos para que vayan donde Jesús a preguntarle: “¿Eres Tú, o debemos esperar a otro?”. Este fue justamente la oscuridad, el dolor de su vida. Ni siquiera de esto se salvó Juan.

La figura de Juan me hace pensar mucho en la Iglesia. La Iglesia existe para anunciar, para ser la voz de la Palabra, de su esposo, que es la Palabra. Y la Iglesia existe para anunciar esta Palabra hasta el martirio. Martirio precisamente en las manos de los soberbios, de los más soberbios de la Tierra. Juan podía volverse importante, podía decir algo acerca de sí mismo. “Pero yo nunca cuento” sino solamente esto: se sentía la voz, no la Palabra. Es el secreto de Juan. ¿Por qué Juan es santo y sin pecado? Porque nunca tomó una verdad como propia. No ha querido volverse un ideólogo. Es el hombre que se negó a sí mismo, para que la Palabra crezca.

Y nosotros, como Iglesia, podemos pedir hoy la gracia de no convertirnos en una Iglesia ideologizada…» (cf S.S. Francisco, 24 de junio de 2013).

Diálogo
«El cristianismo es la fe, el amor, la adhesión vital y el seguimiento de una Persona: la Persona adorable de Jesús; una Persona viva, presente, cercana a cada uno de ustedes y a cada uno de sus hijos. Ayúdenles a descubrirlo, amarlo, seguirlo. No pueden ofrecerles regalo mejor»

Propósito
Proponerme llevar a cabo mi trabajo de este día con la humildad y el celo apostólico de Juan el Bautista.

El Evangelio de Hoy san Mateo 11, 2-11
Negarse a sí mismo, no apropiarse de la verdad.
Del santo Evangelio según san Mateo 11, 2-11

El Evangelio de Hoy san Mateo 3, 1-12

El Evangelio de Hoy san Mateo 3, 1-12
¡Debemos ir a contracorriente!
misión de san Juan Bautista
Del santo Evangelio según san Mateo 3, 1-12

En aquel tiempo, comenzó Juan el Bautista a predicar en el desierto de Judea, diciendo: «Arrepiéntanse, porque el Reino de los cielos está cerca». Juan es aquel de quien el profeta Isaías hablaba, cuando dijo: ‘Una voz clama en el desierto: Preparen el camino del Señor, enderecen sus senderos’.

Juan usaba una túnica de pelo de camello, ceñida con un cinturón de cuero, y se alimentaba de saltamontes y de miel silvestre. Acudían a oírlo los habitantes de Jerusalén, de toda Judea y de toda la región cercana al Jordán; confesaban sus pecados y él los bautizaba en el río.

Al ver que muchos fariseos y saduceos iban a que los bautizara, les dijo: «Raza de víboras, ¿quién les ha dicho que podrán escapar al castigo que les aguarda? Hagan ver con obras su arrepentimiento y no se hagan ilusiones pensando que tienen por padre a Abraham, porque yo les aseguro que hasta de estas piedras puede Dios sacar hijos de Abraham. Ya el hacha está puesta a la raíz de los árboles, y todo árbol que no dé fruto, será cortado y arrojado al fuego»

Yo los bautizo con agua, en señal de que ustedes se han arrepentido; pero el que viene después de mí, es más fuerte que yo, y yo ni siquiera soy digno de quitarle las sandalias. Él los bautizará en el Espíritu Santo y su fuego. Él tiene el bieldo en su mano para separar el trigo de la paja. Guardará el trigo en su granero y quemará la paja en un fuego que no se extingue».

Palabra del Señor.

Oración
Señor, inicio esta oración con un acto sincero de arrepentimiento de mis pecados. Perdóname, porque soy egoísta; a veces vivo muy centrado en las cosas de todos los días y me olvido de Ti. También te pido perdón por las veces que no sé perdonar, amar y servir a mi prójimo con la atención y el amor que merecen. Confío en tu misericordia.

Petición
Jesús, suscita en mi alma el celo por la misión de san Juan Bautista, que su humildad sea una convicción de mi vida.

Meditación El Evangelio de Hoy san Mateo 3, 1-12
¡Debemos ir a contracorriente!
misión de san Juan Bautista

«Y luego existen muchas personas, cristianos y no cristianos, que “pierden la propia vida” por la verdad. Cristo dijo “yo soy la verdad”, por lo tanto quien sirve a la verdad sirve a Cristo. Una de estas personas, que dio la vida por la verdad, es Juan el Bautista. Juan fue elegido por Dios para preparar el camino a Jesús, y lo indicó al pueblo de Israel como el Mesías, el Cordero de Dios que quita el pecado del mundo. Juan se consagró totalmente a Dios y a su enviado, Jesús. Pero, al final, ¿qué sucedió? Murió por causa de la verdad, cuando denunció el adulterio del rey Herodes y Herodías.

¡Cuántas personas pagan a caro precio el compromiso por la verdad! Cuántos hombres rectos prefieren ir a contracorriente, con tal de no negar la voz de la conciencia, la voz de la verdad. Personas rectas, que no tienen miedo de ir a contracorriente. Y nosotros, no debemos tener miedo.

Entre vosotros hay muchos jóvenes. A vosotros jóvenes os digo: No tengáis miedo de ir a contracorriente, cuando nos quieren robar la esperanza, cuando nos proponen estos valores que están pervertidos, valores como el alimento en mal estado, y cuando el alimento está en mal estado, nos hace mal. Estos valores nos hacen mal» (S.S. Francisco, 23 de junio de 2013).

Diálogo
«Basta ser humildes, pedir perdón, y Dios nos mirará complacido, porque el reconocer nuestra miseria es signo de que reconocemos su grandeza»

Propósito
Que la decoración navideña de mi hogar, aunque sea distinta a la mayoría, se centre en motivos evangelizadores relacionados con la Natividad de Jesús.

El Evangelio de Hoy san Mateo 3, 1-12
¡Debemos ir a contracorriente!
misión de san Juan Bautista
Del santo Evangelio según san Mateo 3, 1-12

El Evangelio de Hoy san Mateo 9, 35–10

El Evangelio de Hoy san Mateo 9, 35–10, 1. 6-8
La evangelización se hace de rodillas.

En aquel tiempo, Jesús recorría todas las ciudades y los pueblos, enseñando en las sinagogas, predicando el Evangelio del Reino y curando toda enfermedad y dolencia. Al ver a las multitudes, se compadecía de ellas, porque estaban extenuadas y desamparadas, como ovejas sin pastor. Entonces dijo a sus discípulos: «La cosecha es mucha y los trabajadores, pocos. Rueguen, por tanto, al dueño de la mies que envíe trabajadores a sus campos».

Después, llamando a sus doce discípulos, les dio poder para expulsar a los espíritus impuros y curar toda clase de enfermedades y dolencias. Les dijo: «Vayan en busca de las ovejas perdidas de la casa de Israel. Vayan y proclamen por el camino que ya se acerca el Reino de los cielos. Curen a los leprosos y demás enfermos; resuciten a los muertos y echen fuera a los demonios. Gratuitamente han recibido este poder; ejérzanlo, pues, gratuitamente».

Palabra del Señor.

Oración
Señor Jesús, soy una oveja perdida que te busca en esta oración. Conoces mi debilidad al pretender ser el único protagonista de mi vida, presumiendo de mi logros al no darme cuenta que todo el bien que hago es resultado de tu gracia. No hice nada para merecerla y tú me la ofreces generosamente, ¡gracias por este privilegio!

Petición
Haz, Jesús, que Tú seas todo para mí y que viva con la inquietud y el ansia de trabajar para llevarte a los desamparados y extenuados que no conocen ni han experimentado tu amor.

Meditación El Evangelio de Hoy san Mateo 9, 35–10, 1. 6-8
La evangelización se hace de rodillas.

«La oración. En el Evangelio hemos escuchado: “Rogad, pues, al dueño de la mies que mande obreros a su mies”. Los obreros para la mies no son elegidos mediante campañas publicitarias o llamadas al servicio de la generosidad, sino que son “elegidos” y “mandados” por Dios. Él es quien elige, Él es quien manda, Él es quien manda, Él es quien encomienda la misión. Por eso es importante la oración.

La Iglesia, nos ha repetido Benedicto XVI, no es nuestra, sino de Dios; ¡y cuántas veces nosotros, los consagrados, pensamos que es nuestra! La convertimos… en lo que se nos ocurre. Pero no es nuestra, es de Dios. El campo a cultivar es suyo. Así pues, la misión es sobre todo gracia. La misión es gracia. Y si el apóstol es fruto de la oración, encontrará en ella la luz y la fuerza de su acción. En efecto, nuestra misión pierde su fecundidad, e incluso se apaga, en el mismo momento en que se interrumpe la conexión con la fuente, con el Señor» (S.S. Francisco, 7 de julio de 2013).

Diálogo
«Es necesario trabajar en profundidad, con conciencia, con reflexión, día a día, hasta llegar a crear nuestros hábitos profundos y echar profundas raíces»

Propósito
Rezar un rosario al Inmaculado Corazón de María por las vocaciones sacerdotales y a la vida consagrada.

El Evangelio de Hoy san Mateo 9, 35–10, 1. 6-8
La evangelización se hace de rodillas.

El Evangelio de Hoy san Mateo 24, 37-44

El Evangelio de Hoy san Mateo 24, 37-44
Corresponder al don del amor recibido.
Del santo Evangelio según san Mateo 24, 37-44

En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: «Así como sucedió en tiempos de Noé, así también sucederá cuando venga el Hijo del hombre. Antes del diluvio, la gente comía, bebía y se casaba, hasta el día en que Noé entró en el arca. Y cuando menos lo esperaban, sobrevino el diluvio y se llevó a todos. Lo mismo sucederá cuando venga el Hijo del hombre. Entonces, de dos hombres que estén en el campo, uno será llevado y el otro será dejado; de dos mujeres que estén juntas moliendo trigo, una será tomada y la otra dejada.

Velen, pues, y estén preparados, porque no saben qué día va a venir su Señor. Tengan por cierto que si un padre de familia supiera a qué hora va a venir el ladrón, estaría vigilando y no dejaría que se le metiera por un boquete en su casa. También ustedes estén preparados, porque a la hora que menos lo piensen, vendrá el Hijo del hombre».

Palabra del Señor.

Oración
Gracias, Jesus, por hacerte hombre para redimirnos. ¿Qué demostración de amor puede haber más grande que ésta? Con tu Encarnación asumiste nuestra carne, ahora quiero ofrecerte mi vida entera. Concédeme, en esta oración, nunca ser indiferente ni mal agradecido a tantos dones y permíteme alcanzar de Ti la gracia de la perseverancia final.

Petición
¡Ven, Señor, no tardes! ¡Ven que te esperamos! ¡Ven pronto, Señor!

Meditación El Evangelio de Hoy san Mateo 24, 37-44
Corresponder al don del amor recibido.

«La vida no se nos da para que la conservemos celosamente para nosotros mismos, sino que se nos da para que la donemos. Queridos jóvenes, ¡tened un ánimo grande! ¡No tengáis miedo de soñar cosas grandes!

Finalmente, una palabra sobre el pasaje del juicio final, en el que se describe la segunda venida del Señor, cuando Él juzgará a todos los seres humanos, vivos y muertos. La imagen utilizada por el evangelista es la del pastor que separa las ovejas de las cabras. A la derecha se coloca a quienes actuaron según la voluntad de Dios, socorriendo al prójimo hambriento, sediento, extranjero, desnudo, enfermo, encarcelado; mientras que a la izquierda van los que no ayudaron al prójimo. Esto nos dice que seremos juzgados por Dios según la caridad, según como lo hayamos amado en nuestros hermanos, especialmente los más débiles y necesitados» (S.S. Francisco, 24 de abril de 2013).

Diálogo
«El misterio de la Navidad nos hace entrever el grande amor que Dios tiene por el hombre y, al mismo tiempo, la fidelidad de ese Dios al plan de salvación»

Propósito
Invitar a mi familia a prepararse espiritualmente para la Navidad: con la corona de Adviento, participando en familia en la Eucaristía, etc.

El Evangelio de Hoy san Mateo 24, 37-44
Corresponder al don del amor recibido.
Del santo Evangelio según san Mateo 24, 37-44