Jesús puede lavar tu corazón

Cuantas veces nos han dicho la frase: Ya te lavaron el cerebro!! mas , cuando nos ven que asisitimos seguido a la iglesia,

cuando ven que nos confesamos, pero sobre todos; cuando defendemos a Dios.

Muchos hemos asistido quiza a un retiro y ha transformado nuestra vida, queremos cambiar y hacer las cosas diferentes…

por eso nos han criticado o burlado.

Lo que no saben es que Jesús llegó a limpiar y a lavar tu corazón.

A borrar tu pasado y darte una plena felicidad.

Jesús llegó a lavar tu corazón de las impurezas, del pecado que te arrastraba y que te robaba la paz.

Jesús llegó a lavar tu corazón de los resentimientos, del dolor provocado por personas que te dañaron

que te maltraron y que te ofendieron.

Jesús llegó a lavar tu corazón del daño que talvez tú ocasionastes a un ser querido y que eso no te dejaba  vivir en paz.

Jesús llegó a lavar tu corazón de todo lo que te alejaba de El.

Hoy el te ha perdonado  te invita a seguirle dia a día, minuto tras minuto. te invita que conocerlo y a invitar a otros a seguirlo.

Nadie te la lavado el cerebro   fue Jesús el que llegó a tu corazón y hoy quiere hacer de ti un hmbre o una mujer nueva.

No te alejes de El, que nada te desanime y dá testimonio de su amor y de su misericordia.

Bendiciones

 

Evangelio de hoy 09 Septiembre 2012

Marcos 7, 31-37

En aquel tiempo, Jesús se marchó de la región de Tiro y vino de nuevo, por Sidón, al mar de Galilea, atravesando la Decápolis. Le presentan un sordo que, además, hablaba con dificultad, y le ruegan imponga la mano sobre él. El, apartándole de la gente, a solas, le metió sus dedos en los oídos y con su saliva le tocó la lengua. Y, levantando los ojos al cielo, dio un gemido, y le dijo: «Effatá», que quiere decir: «¡Ábrete!» Se abrieron sus oídos y, al instante, se soltó la atadura de su lengua y hablaba correctamente. Jesús les mandó que a nadie se lo contaran. Pero cuanto más se lo prohibía, tanto más ellos lo publicaban. Y se maravillaban sobremanera y decían «Todo lo ha hecho bien; hace oír a los sordos y hablar a los mudos.» 

Oración introductoria

Señor, así como apartaste al hombre del Evangelio a un lado de la gente, te pido hoy que me separes de las distracciones, de mis vanas preocupaciones, apártame de todo lo que no seas Tú. Toca mi alma con tus manos, mete tus dedos en los oídos de mi corazón para que me abra a tu gracia y a todo lo que me quieres decir en esta oración.

Petición

Señor, ayúdame a escuchar tu Palabra, a guardarla siempre en mi corazón y a ponerla en práctica.

Evangelio de hoy 05 de Septiembre 2012

Lucas 4, 38-44
En aquel tiempo, al salir Jesús de la sinagoga, entró en la casa de Simón. La suegra de Simón estaba con mucha fiebre, y le rogaron por ella. Inclinándose sobre ella, conminó a la fiebre, y la fiebre la dejó; ella, levantándose al punto, se puso a servirles. A la puesta del sol, todos cuantos tenían enfermos de diversas dolencias se los llevaban; y, poniendo él las manos sobre cada uno de ellos, los curaba. Salían también demonios de muchos, gritando y diciendo: Tú eres el Hijo de Dios. Pero Él, conminaba y no les permitía hablar, porque sabían que Él era el Cristo. Al hacerse de día, salió y se fue a un lugar solitario. La gente le andaba buscando y, llegando donde Él, trataban de retenerle para que no les dejara. Pero Él les dijo: También a otras ciudades tengo que anunciar la Buena Nueva del Reino de Dios, porque a esto he sido enviado. E iba predicando por las sinagogas de Judea.

Oración introductoria
Señor, yo también estoy buscándote en mi interior. Ayúdame a ver qué es lo que necesito cambiar para que aprecie y valore más tu presencia en mi vida. Yo también estoy enfermo, te pido que en esta oración te dignes hacer algo por mí. Creo en Ti, confío en Ti y te amo.

Petición
Jesús, dame la humildad para saber reconocer tu presencia en mi vida.

 

Comentario: Rev. D. Antoni CAROL i Hostench (Sant Cugat del Vallès, Barcelona, España)
Poniendo Él las manos sobre cada uno de ellos, los curaba. Salían también demonios de muchos, gritando Continue reading