Oración de agradecimiento

Señor Jesús

Recorro en mi mente todo lo que mes has dado y la palabra Gracias se queda corta

desde mi niñez has estado cuidadndo mis pasos, cuidando de mi salud y nunca

te separas de mi, en mi adolescencia ; en esos momentos de rebeldia y de querer

hacer mi voluntad, tú me frenabas y mandabas angeles para que yo viera que no era

tu voluntad, en mis desiciones me dabas paz cuando era parte de tu plan en mi vida,

Cuantas veces cai y tu me dabas consuelo a traves de mis padres y hermanos.

Cuantos pecados yo acumulaba , pero tu con tu amor me perdonabas y me dabas otra

oprtunidad para hacer las cosas mejor.

Tú Señor me lo has dado todo y por eso yo quiero darte las gracias, porque hasta hoy

no me abandonas, no llevas cuenta de mis pecados, no vas sumando las veces que

te fallo o que no te he consultado algo.

Te agradezco que no me sueltes de tu mano, que no me dejas solo y sobretodo que

regalas paz.

 

Dale todo al Señor

CINCO GRANOS DE ARROZ.

Hay una historia que cuenta que una vez un limosnero estaba sentado al borde del camino cuando vio a lo lejos venir al rey con su corona, su capa y sus seguidores.
En eso pensó que debía aprovechar la oportunidad para pedirle algo ya que los reyes son generosos y seguramente algo le daría, por lo menos lo necesario para pasar ese día.
Así que cuando el rey pasó cerca, el mendigo dijo: “Su majestad, ¿Podría, por favor regalarme una moneda?” Aunque él creía firmemente que el rey le daría más que de lo que le pedía.
Con gran sorpresa, el rey lo miró y le dijo: “¿Por qué no me das algo tú? ¿Acaso no soy yo tu rey?”
El mendigo no sabía que responder a la pregunta y dijo: Pero su majestad, ¡yo no tengo nada, soy pobre!”.
El rey respondió: “Algo debes de tener. ¡Busca!”.
En su asombro, el mendigo buscó entre las cosas de su pobre morral, y se dio cuenta que solo tenía 5 granos de arroz para comer ese día. Pero se los dio complacido al rey, imaginándose que sus familiares nunca le creerían cuando les dijera que él había socorrido nada menos que al rey.
Complacido el rey dijo: “¡¿Ves como sí tenías?!” Y le dio 5 monedas de oro, una por cada grano de arroz.
El mendigo dijo entonces: “Su majestad, creo que acá tengo otras cosas”, pero el rey le respondió: “Solamente de lo que me has dado de corazón, te puedo yo dar”.
Muchas veces nosotros, al igual que el mendigo, le damos a Dios lo estrictamente necesario, y creemos que con eso le estamos haciendo un favor y esperamos a cambio una gran retribución de su parte.
No importa qué es lo que Dios te está pidiendo, puede ser tiempo, tu trabajo, tu familia, tus sueños o cualquier otra posesión que tengas. Si Él te pide algo es porque tiene un plan mejor que el tuyo.
No le des cinco granos de arroz, entrégale confiadamente, de corazón, aquello a lo que te estás aferrando, pero por sobre todo, dale tu vida, que todos tus pensamientos, tus acciones, sean para agradarle, para servirle.

“Así que, hermanos, os ruego por las misericordias de Dios, que presentéis vuestros cuerpos en sacrificio vivo, santo, agradable a Dios, que es vuestro culto racional” Romanos 12,1

Honras al Señor?

Honrar al Señor trae la gloria, satisfacción,

alegría y una corona de gozo.

Honrar al Señor alegra el corazón,

trae gozo y larga vida.

Al que honrar al Señor, al final le irá bien,

cuando muera todos hablarán bien de él.

La sabiduria comienza por honrar al Señor,

ella acompaña desde el seno materno.

La raíz de la sabiduria es honrar al Señor,

y en sus ramas  se encuentra lara vida.

 

Honrar al Señor es ser sabio e instruido;

él le gusta la fidelidad y la humildad.

No te niegues a honrar al Señor,

ni te acerques a él con hipocresía.

No te eleves demasiado, si no

quieres caer y traer sobre ti mismo la deshonra.

El Señor pondrá al descubierto tus secretos

y te humillará delante de la gente,

por no haberle dado honra y por

tener el corazón lleno de engaños.

 

ECLESIASTICO 1,11-30

Oración terminando el dia

Vengo Señor, cansado del trabajo

cansado de la lucha y de si mismo,

dame Señor,la fuerza de tu brazo,

alivia la fatiga del camino.

 

LLevo en el corazón mis ilusiones

maltrechas en reveses de fortunas,

haz que obras de mis manos torpes por gracia de tu amor sean ventura.

 

Eres Señor de todo lo que existe ,

creado por tu amor para bien nuestro,

nada en el mundo a tu poder impide

me lleves tu donde llegar no puedo

 

Mira Señor, con ojos bondadoos;

la súplica ferviente de tus hijos,

y donde nuestros logros fueron pocos

tu gracia abuende en frutos infinitos.

 

Gracias,Señor Padre muy amado,

gracias por Cristo Jesús, que tu enviastes

por él ten compazión de mies pecados,

tu espiritu de amor, todo lo salve.

Amén

El Señor esta cerca

Dios nos hizo capaces de llegar a Él.  Esto significa que es posible encontrarlo, es posible escucharlo, es posible sentirlo.   Sabes que es lo difícil?   TENER LA SENSIBILIDAD PARA DESCUBRIRLO.   Uno esperaría como Elías una aparición extraordinaria, y la mayor parte de las veces aparece en el susurro de una brisa suave.   En el susurro, o sea, algo que se escucha, una suave brisa, o sea, algo que se siente, pero las dos cosas son tan frágiles, débiles,suaves, que pueden pasar desapercibidas y perdernos del encuentro.

Por eso, en todo tiempo y en todo lugar, está cerca del hombre. Le llama yle ayuda a buscarlo, a conocerle y a amarle con todas sus fuerzas. 

El Señor siempre está cerca de nosotros, buscándonos para tener ese encuentro con nosotros que cambiará el sentido de nuestras vidas, con el susurro de una brisa suave.   Cómo hoy la flor de mi jardín, esperando la lluvia, pero siendo saciada su sed por delicadas gotas de rocío.

Has esta oración conmigo

Señor, ayúdame a quedar un momento en silencio y quietud para descubrir el susurro de la brisa, y experimentar como mi ser responde a tú llamado, por que sólo en ti descansa mi alma, sólo en ti recupero las fuerza, sólo en ti regresa la esperanza, porque tú eres mi principio y mi fin.  

Señor necesito descubrirte, Señor necesito encontrarme contigo!…. se que tú estas siempre cerca de mi 

Las pruebas del Señor

Las pruebas del Señor
No conocemos todas las pruebas que Dios nos da, pero podemos anticipar algunas por lo que nos dice
su Palabra. Serás probado mediante cambios drásticos, promesas retrasadas, pruebas difíciles,
oraciones no contestadas, críticas inmerecidas e incluso tragedias sin sentido. He podido comprobar en
mi propia vida cómo Dios prueba mi fe en los problemas, cómo prueba dónde está mi esperanza al ver
cómo uso mis posesiones, y cómo prueba mi amor a través de las personas.
Una prueba muy importante consiste en ver cómo actúas cuando no puedes sentir la presencia de
Dios en tu vida. A veces Dios se aleja intencionalmente y no sentimos su cercanía. Un rey llamado
Exequias pasó por esta prueba. La escritura dice: “Dios se retiró de Ezequías para probarlo y descubrir
todo lo que había en su corazón”. Ezequías había disfrutado de una relación muy cercana con Dios pero
en un momento crucial de su vida el Señor se apartó de él para probar su carácter y revelar una
debilidad, a fin de prepararlo para una responsabilidad mayor.
Cuando entiendes que la vida es una prueba, te das cuenta de que nada es insignificante para ti. Aun
los percances más pequeños tienen significado para el desarrollo de tu carácter. Cada día es importante
y cada segundo es una oportunidad para hacer crecer y profundizar tu carácter, para demostrar amor y
depender de Dios. Algunas pruebas parecen abrumadoras y otras ni siquiera las sientes. Pero todas ellas
tienen implicaciones eternas.

Las pruebas del Señor
Lo bueno es que Dios desea que sobrepases las pruebas de la vida, y él nunca permite que las que
enfrentas sean mayores que la gracia que él te otorga para sobrellevarlas. La Escritura dice: “Pero Dios
es fiel, y no permitirá que ustedes sean tentados más allá de lo que puedan aguantar. Más bien, cuando
llegue la tentación, Él les dará también una salida a fin de que puedan resistir”.
Cada vez que superas una prueba, Dios toma nota y hace planes para recompensarte en la eternidad.
Las pruebas del Señor
Santiago dice: “Dichoso el que resiste la tentación porque, al salir aprobado, recibirá la corona de la
vida que Dios ha prometido a quienes lo aman”.

 

Evangelio Fiesta del Bautismo del Señor

El Evangelio de Hoy
El mejor regalo para tu hijo
Evangelio Fiesta del Bautismo del Señor
Gracias a Dios, también nosotros hemos recibido este don maravilloso.
Del santo Evangelio según san Mateo 3, 13-17

En ese entonces llegó Jesús, que venía de Galilea al Jordán donde Juan, para ser bautizado por él. Pero Juan trataba de impedírselo diciendo: “Soy yo el que necesita ser bautizado por ti, ¿y tú vienes a mí?” Jesús le respondió: “Déjame ahora, pues conviene que así cumplamos toda justicia.” Entonces le dejó. Bautizado Jesús, salió luego del agua; y en esto se abrieron los cielos y vio al Espíritu de Dios que bajaba en forma de paloma y venía sobre él. Y una voz que salía de los cielos decía: “Este es mi Hijo amado, en quien me complazco.”

Oración
Señor, yo soy un pecador, no he sabido corresponder a tu amor. Sin embargo, me has llenado de tu gracia y de tus dones. Humildemente te agradezco todo y particularmente este momento de oración que me concedes para encontrarme contigo.

Petición
¡Ven, Espíritu Santo! Que hoy que celebramos el bautismo de Jesús sepa corresponder a las gracias espirituales que he recibido.

Meditación del Papa Francisco
El mejor regalo para tu hijo
Evangelio Fiesta del Bautismo del Señor.

¿Quién puede darnos esto? En el Evangelio escuchamos la respuesta: Cristo. “Éste es mi Hijo, el escogido, escúchenlo”. Jesús nos trae a Dios y nos lleva a Dios, con él toda nuestra vida se transforma, se renueva y nosotros podemos ver la realidad con ojos nuevos, desde el punto de vista de Jesús, con sus mismos ojos.
Por eso hoy les digo a cada uno de ustedes: “Pon a Cristo” en tu vida y encontrarás un amigo del que fiarte siempre; “pon a Cristo” y vas a ver crecer las alas de la esperanza para recorrer con alegría el camino del futuro; “pon a Cristo” y tu vida estará llena de su amor, será una vida fecunda. Porque todos nosotros queremos tener una vida fecunda. Una vida que dé vida a otros.
Hoy nos hará bien a todos que nos preguntásemos sinceramente, que cada uno piense en su corazón: ¿En quién ponemos nuestra fe? ¿En nosotros mismos, en las cosas, o en Jesús? Todos tenemos muchas veces la tentación de ponernos en el centro, de creernos que somos el eje del universo, de creer que nosotros solos construimos nuestra vida, o pensar que el tener, el dinero, el poder es lo que da la felicidad. Pero todos sabemos que no es así. (S.S. Francisco, 25 de julio de 2013).

Propósito
Que cada día vivamos más de acuerdo con nuestra condición y agradezcamos a Dios, con nuestro testimonio, el maravilloso privilegio de ser sus hijos predilectos.

El Evangelio de Hoy
El mejor regalo para tu hijo
Evangelio Fiesta del Bautismo del Señor
Gracias a Dios, también nosotros hemos recibido este don maravilloso.
Del santo Evangelio según san Mateo 3, 13-17

¿ Cuantas veces te ha sorprendido el Señor ?

¿ Cuantas veces te ha sorprendido el Señor ?
El Señor nos ha sorprendido siempre, desde que dió la vida por ti y por mi y se ha quedado en la sagrada Eucaristia. Nos sorprende verlo en la naturaleza en el dia a dia.

No nos cerremos a la novedad que Dios quiere traer a nuestras vidas. ¿Estamos acaso con frecuencia cansados, decepcionados, tristes; sentimos el peso de nuestros pecados, pensamos no lo podemos conseguir? No nos encerremos en nosotros mismos, no perdamos la confianza, nunca nos resignemos: no hay situaciones que Dios no pueda cambiar, no hay pecado que no pueda perdonar si nos abrimos a él.

Cuántas veces tenemos necesidad de que el Amor nos diga: ¿Por qué buscáis entre los muertos al que está vivo? Los problemas, las preocupaciones de la vida cotidiana tienden a que nos encerremos en nosotros mismos, en la tristeza, en la amargura…, y es ahí donde está la muerte. No busquemos ahí a Aquel que vive.

Estoy seguro que estaran de acuerdo que cuando tu menos te lo esperas Dios te sorprende con nuevas oportunidades.
Para nadie es un secreto que en nuestras oraciones mas intimas, pasamos pidiendole a nuestro Creador que nos envie una oportunidad.

“Entonces Jesús dijo: Yo te alabo, Padre, señor del cielo y de la tierra, porque has escondido estas cosas a los sabios y prudentes, y se las has dado a conocer a los sencillos. Sí, Padre, así te ha parecido bien” A veces, tenemos razones para protestar, reclamar, injuriar y clamar por venganza. Jesús también tuvo razón para hacer lo mismo pero venció su corazón y el perdón. Me pasa que quiero aprender del Jesús de los milagros y el éxito, y él me pide aprender cuando es manso y humilde de corazón.

¿ Cuantas veces te ha sorprendido el Señor ?
Acepta entonces que Jesús Resucitado entre en tu vida, acógelo como amigo, con confianza: ¡Él es la vida!

  • Si hasta ahora has estado lejos de él, da un pequeño paso: te acogerá con los brazos abiertos.
  • Si eres indiferente, acepta arriesgar: no quedarás decepcionado.
  • Si te parece difícil seguirlo, no tengas miedo, confía en él, ten la seguridad de que él está cerca de ti, está contigo, y te dará la paz que buscas y la fuerza para vivir como él quiere.

¿ Cuantas veces te ha sorprendido el Señor ?
El Señor nos ha sorprendido siempre, desde que dió la vida por ti y por mi y se ha quedado en la sagrada Eucaristia. Nos sorprende verlo en la naturaleza en el dia a dia.